Emergencia sanitaria en Bogotá por crisis en servicios de urgencias

La emergencia podría prorrogarse

Por PUBLIMETRO

Debido a los críticos problemas que se están presentado en los Hospitales de Bogotá, por la mala atención y el colapso en algunas centrales de urgencias, el distrito anunció que se declara la emergencia sanitaria en la ciudad.

“La mala gestión nos llevó a que tengamos un hacinamiento en las salas de urgencias del sur hasta de 250%. Aquí estamos parados hoy a lo que es un monumento que podría ser el equivalente a la calle 26 de la salud” aseguró el alcalde.

Según el burgomaestre con la emergencia sanitaria se hace posible avanzar al máximo para que los hospitales del sur funcionen como debe ser.

“La situación es grave cuando se tiene en cuenta que los hospitales de Meissen, Kennedy y Tintal atienden el 60 % de los bogotanos que viven en el sur de la ciudad”, afirmaron a través de un comunicado.

El Hospital de Kennedy, por ejemplo,   es uno de los más importante y diariamente se atienden cerca de 200 personas con solo seis médicos, por lo que los usuarios deben enfrentarse a largas filas y a no ser atendidos como debe ser.

Aunque el decreto estará vigente durante los próximos seis meses, el Distrito espera que entre tres y cinco meses los problemas más críticos sean solucionados.

“Nosotros necesitamos decretar la emergencia sanitaria para tomar serias medidas administrativas, trasladar los servicios de unos hospitales a otros sitios y acelerar los procesos de contratación”.

Con el decreto se permite que el Ministerio de Salud y Protección Social expida una resolución para que, entre otras cosas, los hospitales amplíen sus áreas de urgencias mientras se toman soluciones de fondo.

La administración distrital actual pretende poner en marcha el primer Centro de Atención Prioritaria de Salud (CAPS), para de esa forma atender unos 150 pacientes al día que no tengan ninguna urgencia vital. Así se ayudará a descongestionar espacios en los hospitales.

Y es que Bogotá necesita alrededor de 4.000 y 5.000 camas más para toda su red pública de urgencias.

En el Hospital de Kennedy, por nombrar un ejemplo puntual, solo funcionan 80 camas, por lo que se necesitan unas 250 para que logre ser la Central de Urgencias del Sur de Bogotá.

Las fallas en el sistema derivan, no solo de falta de recursos, sino de un problema de corrupción, puesto que en 10 años no se hace actualización de las camas y las obras de ampliación del servicio de urgencias, en las que se han invertido 24.000 millones de pesos en seis años, llevan solo un 22% de avance.

Lea también

Las 5 prioridades del Distrito para los primeros meses de Gobierno

Recorte de presupuesto de hospitales de Bogotá

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo