Proceso de paz llega a su tercer aniversario con un acuerdo final cerca

Entre ires y venires se han desarrollado las negociaciones entre las Farc y el Gobierno desde 2012, pero se espera que el acuerdo final se firme en marzo de 2016

Por Giovanny Serrano
Tres de cinco
Los Acuerdos

La agenda de negociaciones de La Habana la componen cinco puntos principales: Desarrollo agrario, narcotráfico, participación política, reparación a las víctimas y el fin del conflicto. Los tres primeros de estos ya fueron acordados por las partes (aunque tienen detalles que afinar) y los dos últimos, actualmente, son materia de discusión en la mesa de negociaciones y que, por lo expresado por las delegaciones, están cerca de ser finalizados.

En la discusión de la agenda en general se han pactado otros ítems que han contribuido a destrabar los acuerdos en los puntos principales y a desescalonar el conflicto. Entre estos están la configuración de una Comisión de la Verdad sobre el conflicto armado, el cese de reclutamiento infantil, el desminado humanitario, las treguas unilaterales, la suspensión de los bombardeos, una justicia   especial para la paz y en días pasados, el de la búsqueda e identificación de los desaparecidos del conflicto.

Cese al fuego
Apoyo del Consejo de seguridad de la ONU

Este miércoles, un día antes de que se cumplan tres años de iniciado el proceso, se conoció que los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas han dado su apoyo a la solicitud del presidente Santos de que la ONU siga y verifique el cese al fuego con las Farc, una vez se llegue a ese acuerdo.

Así lo anunció el propio mandatario al señalar que “esto va viento en popa, esperando que podamos acordar con las Farc dar el mensaje a Naciones Unidas para que inicien el proceso”.

En el marco del APEC, Santos se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, de quien obtuvo un respaldo explícito a un eventual mandato del Consejo de Seguridad de la ONU para monitorear y verificar el cese. “Me dijo que haría todo lo que fuese necesario para que ese mandato se diera, está apoyando totalmente la solicitud de Colombia”, aseguró Santos.

Colombia también mantiene conversaciones con Estados Unidos y Rusia, así como con los mandatarios de países que son miembros temporales de este órgano, como España y Nueva Zelanda.

“Todos, he recibido el apoyo de todos los países y además un apoyo entusiasta. Todos me dicen: ‘mire, necesitamos en este mundo tan convulsionado un caso de éxito. Su país, Colombia, es ese caso de éxito, por eso, cuenten con todo nuestro apoyo’”, indicó el presidente.

El Gobierno colombiano y las FARC destacaron hoy los importantes logros de tres años de diálogos de paz en La Habana, proceso que entra en su recta final con el reto de consensuar complejos asuntos como los términos del alto el fuego, el modelo de justicia o el mecanismo de refrendación del acuerdo final.

“El proceso ha tomado más tiempo de lo esperado. Ya es hora de terminar. Nos encontramos en la recta final, aunque tampoco podemos negar que estamos ante los temas más complejos y no los vamos a acordar de cualquier manera”, afirmó hoy el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, en una intervención a la prensa con motivo del tercer aniversario del proceso de paz.

De la Calle indicó que dirimir las diferencias que mantienen las partes en materia de justicia transicional o definir las condiciones del cese el fuego son asuntos “determinantes” que requieren “la toma de decisiones políticas de gran envergadura”.

El relevante acuerdo para la creación de una jurisdicción especial para la paz, anunciado el 23 de septiembre en La Habana con la inédita presencia del presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño alias “Timochenko”; se vio empañado posteriormente por las diferentes interpretaciones que las partes hicieron del mismo.

Con el fin de resolver ese asunto, una subcomisión de juristas trabaja para acercar posturas y presentar el contenido completo del acuerdo sobre la jurisdicción especial para delitos de lesa humanidad y graves crímenes de guerra, con competencia sobre todos los actores implicados en el conflicto y que incluye beneficios para quienes reconozcan su responsabilidad.

“Está reunida en estos momentos la subcomisión de juristas y seguramente, en ese ciclo de diálogos de paz, podremos informar con detalle sobre dicha reunión y, a ser posible, publicar el texto completo del acuerdo de justicia”, señaló a la prensa el comandante de las FARC “Carlos Antonio Lozada” (alias de Luis Antonio Losada).

Lea también: Proceso de paz: Santos pedirá a la ONU revisión de cese al fuego

Cerrar definitivamente ese acuerdo de justicia -a partir del cual empieza a contar el plazo de seis meses que se pusieron las partes para firmar la paz-, es un paso fundamental para concluir el punto de la agenda referido a la reparación de las víctimas, que las partes discuten desde hace más un año y medio.

“Estamos a las puertas de lograr un trascendental acuerdo sobre la reparación de las víctimas”, adelantó el jefe negociador de la guerrilla “Iván Márquez” (alias de Luciano Marín Arango).

Las partes también coincidieron en resaltar los avances de la subcomisión técnica para definir las condiciones de un alto el fuego bilateral definitivo, “acordado ya en un 90 %” según Losada, por lo que “podría anunciarse pronto”.

A la espera de que llegue el cese el fuego definitivo, las partes han anunciado en los últimos meses medidas relevantes para “desescalar” el conflicto: desminado de tierras, búsqueda de desaparecidos, el anuncio de las FARC de que no reclutarán a menores y saldrán de sus filas los menores de 15; la tregua unilateral de la guerrilla o la suspensión de los bombardeos a sus campamentos por parte del Gobierno.

Lea también: Santos insiste en fecha límite para firmar paz

“La intensidad del conflicto ha disminuido (…) El último mes es el de más baja confrontación militar en décadas. Estos son avances concretos y significativos. Eso es innegable”, subrayó el jefe negociador del Gobierno.

A pesar de estos avances, las dos delegaciones mantiene ahora discrepancias sobre la fórmula para refrendar los eventuales acuerdos de paz, para lo que el Congreso colombiano promueve una ley que de validez a un plebiscito, opción rechazada por la insurgencia, que lo considera una imposición “unilateral” del Gobierno.

Márquez insistió hoy en el que el tema de la refrendación aún no se ha discutido en la mesa de negociación y que el “método más idóneo”, según el criterio de la guerrilla, es una asamblea constituyente porque “entraña la opinión del pueblo soberano”.

El “número dos” de la guerrilla se pronunció así después de que las comisiones primeras del Senado y la Cámara de Representantes de Colombia aprobaran ayer por mayoría la realización del plebiscito como mecanismo de refrendación, proyecto de ley que pasa ahora a las plenarias de las dos cámaras para ser validado definitivamente.

Según ese proyecto de ley, el plebiscito será vinculante y el umbral mínimo para que sea válido será del 13 % del censo electoral, es decir, se necesitarán alrededor de 4,4 millones de votos para que los acuerdos sean aceptados por la ciudadanía.

Encuentre más información de Colombia aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo