Que no los exterminen: la siguiente ‘pelea’ de las Farc en Cuba

Superado el acuerdo de justicia, uno de los temas que más preocupa a la guerrilla que negocia en Cuba, es cómo se hará para garantizar su seguridad.

Por PUBLIMETRO
Camino en el Congreso
Acto legislativo para la paz

Mientras en Cuba se discute el tema de las garantías de seguridad para la guerrilla una vez se firme el acuerdo final, en Colombia comenzará, este martes, el trámite en el Congreso del proyecto de acto legislativo para la paz, cuya ponencia fue radicada la semana pasada en la Comisión Primera del Senado.

Este proyecto incluyen garantizar la refrendación del acuerdo final de paz, así como mecanismos para agilizar la implementación de los acuerdos de La Habana, tales como las facultades al Presidente y una comisión legislativa especial (el llamado ‘Congresito’).

Además, el proyecto busca, asegurar a 20 años el presupuesto para financiar la ejecución de los acuerdos de paz que se firmen en Cuba, es decir, para financiar la primera fase del posconflicto.

En medio de la satisfacción que produjo el acuerdo de justicia para la paz sellado por el presidente Juan Manuel Santos y el comandante de las Farc Timoleón Jiménez –‘Timochenko­’–, un pedido del máximo líder de guerrillero pasó un poco desapercibido, pero a partir de este lunes, será uno de los temas centrales de las discusiones en Cuba. Tal vez, el más importante que quede por resolver.

Ese jueves 23 de septiembre, ‘Timochenko’ fue enfático en la necesidad de desmontar el fenómeno del paramilitarismo en el país. Insistió en ese específico punto y lo repitió días después, cuando concedió una entrevista a la exsenadora Piedad Córdoba.

Pero, ¿por qué esto es tan importante? Aunque no aparece específicamente en la agenda de negociaciones de La Habana, para las Farc, acabar con este fenómeno sería el primer paso para garantizar su seguridad, para garantizar que no los exterminen.

Lea también: “Gobierno quiere ‘sustituir’ acuerdo de justicia”: Farc

“Uno de los más grandes objetivos del proceso de paz es que las Farc abandonen las armas para convertirse en un movimiento político, pero para lograr eso, se debe garantizar que no los van a asesinar. Lastimosamente, en el país hay un antecedente muy reciente y muy sangriento en torno a este tema”, señala al respecto el politólogo de la Universidad Nacional, Julián Méndez.

El antecedente al que se refiere es al exterminio de la Unión Patriótica, movimiento político que surgió tras la desmovilización del M-19 en los 90, y que, producto del fenómeno paramilitar, tuvo que ver cómo cerca de 5000 de sus militantes fueron asesinados de forma sistemática.

Por eso, el tema de la garantía de la vida a los demovilizados de las Farc, una vez se firme el acuerdo final, es tal vez el más importante de los que queda por acordar en la mesa de Cuba.

Lea también: Gobierno colombiano y FARC enfrentados por alcances de acuerdo de justicia

Así lo cree el coordinador del Observatorio de la Fundación Paz y Reconciliación, Ariel Ávila, quien si bien reconoce que la firma de la paz es inminente, este será uno de los temas más espinosos.

“Son tres puntos importantes: Seguridad para los miembros de las Farc, es decir, que tras la firma del acuerdo no pase lo mismo que con la Unión Patriótica que fue exterminada; garantías de que los acuerdos de La Habana sí se van a cumplir; y cómo se va a hacer la verificación del cumplimiento de los acuerdos”, explicó Ávila.

“Pero de esos tres, creo que el más importante es el primero. De hecho, el éxito del proceso de paz y de un camino armonioso en el posconflicto, depende en gran medida de que los miembros de las Farc sigan con vida; y esa es en estos momentos, la preocupación más grande de los jefes guerrilleros que están en Cuba, pero también de los combatientes que hay en Colombia”, agrega el experto.

Lea también: Encuesta: El perdón, indispensable para lograr la paz en Colombia

En este punto coindice el director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), Jorge Restrepo, quien considera que, además del método de refrendación de los acuerdos, el de las garantías de seguridad es el más importante. “Hay una preocupación en la guerrilla y en eso se van a centrar las discusiones en las próximas semanas”.

Ahora bien, la preocupación, expresada por Timochenko y avalada por los expertos, no solo es de ese lado, pues en el Gobierno también existe la misma inquietud. El mismo jefe negociador del Gobierno, Humberto de La Calle, la ha manifestado (aunque no con esas palabras): se debe encontrar el modo de garantizar la vida de los desmovilizados.

Por eso, en el presente ciclo de negociaciones en Cuba (42), que se extiende hasta el próximo jueves, ya se discuten los mecanismos para que, después del 23 de marzo, día límite para firmar el acuerdo final, y tras los 60 días que los guerrilleros tienen de plazo para entregar las armas, estos puedan estar tranquilos de que no los van a exterminar.

Encuentre más información de Colombia aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo