Los tatuajes de los narcos colombianos y su significado

Por Publimetro

En los últimos meses, investigaciones de la Policía Nacional han revelado una práctica entre las personas insmiscuidas en el negocio del narcotráfico que antes no era tan familiar, pero que, de una u otra manera, se ha vuelto popular entre los narcos actuales: los tatuajes.

Bien sea sobre su propia piel, o en la piel de personas que consideran de “su propiedad”, estas marcas que antes no eran usadas, han llegado al punto que se han convertido en piezas esenciales de las investigaciones de las autoridades para dar con el paradero de los narcos en Colombia.

Lea también: Las mujeres y lujos de ‘Pijarbey’, el ‘capo de los Llanos’

Esas investigaciones han revelado que los capos ‘tradicionales’ no se tatuaban porque eso permitía identificarlos de manera más fácil, pero esto no parece importarles demasiado a los nuevos jefes narcotraficantes del país, que en su mayoría iniciaron su vida en el crimen en la base de la pirámide delincuencial y que se tatuaron en su juventud.

Según ha encontrado la Policía, esos tatuajes de la juventud tienen que ver, sobre todo, con motivos religiosos, usados por los delincuentes a manera de ‘protección divina’: crucifijos, vírgenes o rostros de Jesús son los que más se repiten en estos casos.

A propósito de protección, en los últimos días se conoció el curioso caso de ‘Pijarbey’, el ‘capo de los Llanos’, dado de baja por la Policía: quien se había hecho un tatuaje a modo de talismán.

Vea también: Fotos: Él es ‘Megateo’, el narco que marca a sus amantes con tatuajes

Se trataba de un dibujo de un gato negro que hacía parte de un ritual de santería recomendado por una de sus pitonisas de confianza.

De ‘Pijarbey’ también se supo que le mandaba a poner tatuajes a las mujeres que eran sus amantes para que nadie se atreviara a siquiera cortejarlas. La ‘marca’, por lo general, se ubicaba en la nuca y tenía la forma de una araña acompañada de la inscripción ‘Pija’.

Una práctica similar ha descubierto la Policía con alias Megateo, quien le manda tatuar a sus amantes su rostro.

Estos son apenas algunos ejemplos de esta práctica que se ha popularizado entre los narcos colombianos y que la Policía apenas está empezando a descubrir.

Encuentre más información de Colombia aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo