El emblemático parque de los hippies ¿foco de inseguridad?

Por ÁNGELA PÉREZ-PUBLIMETRO

Sí se ha logrado algo, antes era peor, pero creo que se necesita más control, en especial en las horas de la madrugada cuando el licor y las drogas hacen estragos y las personas no tienen control de si mismos”, Mariano Pernía, residente de Chapinero.

Dato
1969

Durante este año este parque se convirtió en un espacio donde confluían diferentes culturas.

En 1969, este parque era el centro de atención de muchos jóvenes de la ciudad. “Ahí se organizaban conciertos, por primera vez podíamos ver hijos de papi y mami junto con la generación de hippies que queríamos salvar el mundo con canciones”, aseguró Mateo Padilla, bogotano, quien añadió que “disfrutábamos mucho y no había diferencias de clases”.

Sin embargo, estos conciertos fueron suspendidos por unos buenos años porque el espacio se empezó a deteriorar, los residentes de la zona se quejaban constantemente por el alto consumo de sustancias psicoactivas, del uso del parque para consumir drogas sin que nadie lo pudiera controlar.

“Era normal que uno llegara allá y comprara un cacho de marihuana, si quería, se lo fumaba allá o si no lo llevaba para la casa. Era un expendio, para algunos algo muy normal pero para otros era un foco creciente de inseguridad y violencia”, afirmó Padilla.

La llegada del CAI ¿la solución?

Mariano Pernia, residente de Chapinero desde hace más de 20 años, aseguró que, tras pedir constantemente a las entidades locales un poco más de control, se construyó el CAI.

“Este espacio de Chapinero no es del todo seguro, para nadie es un secreto que en esta zona funcionan diferentes bares gay, que no son realmente una molestia para nosotros, pero si se conjuga con el parque y los que lo visitan, vemos un desfile de travestis, drogadictos y hasta cabezas rapadas que forman conflictos podría decirse que diariamente”, afirmó Pernía.

Con la llegada del CAI esperaban que esto parara y que se pudiera mejorar la seguridad, pero, dicen los residentes, el cambio ha sido muy mínimo. “No decimos que no haya cambio, es un poco más seguro, sin embargo, muchas veces vemos que se vende droga, que se reúnen para pelear o para salir a formar problemas y los del CAI ignoran por completo la situación”.

El arte quiere volver a ser el centro de atención

A pesar de los problemas de inseguridad que manifiestan sentir los residentes de la zona, las entidades locales han abogado por mejorar el aspecto del parque para que los ciudadanos estén más tranquilos y puedan transitar tranquilamente por allí.

Por ejemplo, la tarea de la Secretaría de Cultura y la de Desarrollo Económico ha sido la de abrir diferentes opciones como mercados de artesanías y realizar conciertos culturales con el objetivo de salvar este parque.

Sobre los problemas de inseguridad, las entidades encargadas de manejar este aspecto aseguran que se han hecho diferentes operativos como el control por cuadrantes que han servido para mitigar esta problemática.

“Sí se ha logrado algo, antes era peor, pero creo que se necesita más control, en especial en las horas de la madrugada cuando el licor y las drogas hacen estragos y las personas no tienen control de si mismos”, concluyó Pernia.

Lea también:

Habitantes de Chapinero demandan arreglo de la Zona G

De la granja a la mesa, en Chapinero se cultivan alimentos orgánicos

¿Fanático de las cosas viejas? En Chapinero las consigue

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo