Volver a motivarse

Por Camila Chaín

Se va a acabar octubre y vuelvo a pensar en todo lo que dije que cumpliría este año. Sí, me sigo fallando a mí misma y eso me lo recuerda el contrato que hice para ir a un gimnasio hasta enero de 2015. La última vez que fui con juicio fue como en mayo y aunque me llena de rabia entender que no he hecho nada para mantenerme en forma, lo único que se me ha ocurrido es seguir en las mismas.

Veo a miles de personas disciplinadas planeando cada día para que les rinda, así las cosas, se despiertan muy temprano, entrenan, comen de manera saludable, trabajan, hacen diligencias, juegan con sus hijos, pasean a sus mascotas y duermen.

Yo no tengo hijos ni mascota, tengo un horario que me permitiría hacer todo, incluido ejercicio, pero no, no lo logro, me acostumbré a despertar, trabajar y dormir y ha sido muy difícil que alguien me convenza.

He ido donde los mejores, me he entusiasmado por días y he llegado a pensar que hay algo dentro de mí, algo que no me ha dejado cambiar mis hábitos sedentarios. A veces me desespero porque vuelvo a mis años de colegio y recuerdo que practicaba todos los deportes, entrenaba juiciosa y hoy nada de eso pasa.

Como no me doy por vencida, ya me regañé por enésima vez y he decidido volver a empezar de cero, como dicen que nunca es tarde, voy a pensar positivo, a ser consciente de los riesgos que trae consigo el no cuidar mi cuerpo y espero, al llegar diciembre, estar lista para mis vacaciones.

No sé si a ustedes les pase como a mí, o si es que el bicho raro soy yo, pero hay días en los que me levanto y no encuentro la razón por la cual me siento desmotivada, aunque, al ver un sancocho, una bandeja paisa, una hamburguesa con tocineta, siento más claridad. Como mal, siempre estoy ansiosa, amo el chocolate, la comida rápida, los platos típicos… Soy un verdadero desastre.

Lo peor de todo es que estoy rodeada de gente atlética, con excelentes hábitos y mucha motivación. Sí, la única responsable soy yo y si no cambio mi forma de actuar, me expongo a enfermedades coronarias, mal funcionamiento de algunos órganos y mucho más.

Prometan conmigo que ustedes, al igual que yo, vamos a asumir el tema de salud con toda la seriedad que se merece ¡¡¡y que haremos lo que tengamos que hacer para vernos y sentirnos bien!!! Podemos empezar ya, así que manos a la obra, agua fría en la cara, miremos fijamente el espejo y nos hablemos, reaccionemos y salgamos a la calle con la firme intención de no dejar que el año se acabe teniendo que admitir el 31 de diciembre que nada hicimos.

Feliz fin de semana.

OTRAS COLUMNAS DE CAMILA CHAÍN:

¿Dónde está la autoridad?

Un poco de prudencia, por favor

Aún no sé comer

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo