Colombia está perdiendo la batalla contra la obesidad

Por Monica Garzón

La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible, que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo; es decir, cuando la reserva natural de energía de los humanos—almacenada en forma de grasa corporal— se incrementa hasta un punto en que pone en riesgo la salud o la vida. 

Los índices de obesidad en Colombia y el mundo están aumentando, y el cuadro tiende a empeorar pues, según un reciente reporte publicado en la revista The Lancet, a nivel mundial entre 1980 y 2013 la prevalencia de sobrepeso y obesidad incrementó en un 27.5% en adultos y en 47.1% en niños y adolescentes, por lo que se calcula que para el 2013 existían 2.100 personas con sobrepeso y obesidad en todo el mundo.

Según cifras oficiales, la realidad colombiana es más  devastadora: En solo cinco años, entre 2005 y 2010, el sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes aumentó un 25,9% y en adultos aumentó un 11.9%. Además, la última Encuesta Nacional de Situación Nutricional en Colombia realizada en 2010, muestra una de las caras de la moneda: los malos hábitos de alimentación: el 15,2% de los colombianos entre 5 y 64 años consume diariamente alimentos de paquete, un 22,1% gaseosas o refrescos y un 36,6% golosinas o dulces, en tanto que  apenas el 22% consume frutas enteras diariamente, según el Ministerio de Salud y Protección Social.

Esto lleva a los expertos a preguntarse  dónde radica la falla para que hoy el país se enfrente a una seria amenaza de tipo social y económica a causa de  los kilos de más de buena parte de la población, mientras que los pacientes con este cuadro clínico están perdiendo años de vida productiva.

Para el médico especialista Iván Darío Escobar, presidente de la Fundación Colombiana de Obesidad, mientras no haya en los individuos un cambio de hábitos de vida y de mentalidad que las haga conscientes de los riesgos que trae consigo el sobrepeso para la salud; mientras no exista un compromiso que favorezca la actividad física y una alimentación saludable; será muy difícil cerrarle la puerta a la larga lista de  enfermedades asociadas a la obesidad, entre ellas diabetes, hipertensión, enfermedades ateroescleróticas coronarias y de arterias periféricas, depresión, problemas de artrosis de rodillas y de columna, e inclusive cáncer.

“Una alimentación balanceada, donde las frutas y verduras hagan parte del plato diario de los colombianos, más  la práctica regular de actividad física, al menos 150 minutos semanales, son hoy por hoy el principal medicamento contra esta epidemia, pero se requieren programas efectivos que le enseñen a la gente a ocuparse y preocuparse más por su salud”,asegura el especialista Escobar.

Lea también

Errores que nos impiden bajar de peso

Estudio: Comer antes de esta hora ayuda a perder peso

¿Qué alimentos ayudan a nuestra salud según nuestro signo?

MÁS DE VIDA CON ESTILO ACÁ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo