“Sería mezquino pensar en este momento difícil en la Alcaldía”: Francisco Santos

Por Gabriel Murillo/ Editor de Noticias

¿Por qué votar por el ‘sí’ en la revocatoria?

Por una ciudad con futuro y movilidad, donde no se improvisen las decisiones y lleguen los técnicos a hacer lo técnico. Por una ciudad en la que haya más seguridad, se respete a los ciudadanos y no se les impongan agendas políticas que no quieren.  

En críticas puntuales a la gestión del alcalde háblenos de seguridad.

Él (Gustavo Petro) redujo el monto que se le da a la Policía en cerca de la mitad, el 50%, y el monto de seguridad creo que el 40%. Eso se refleja en menos posibilidad de que los policías se muevan, etcétera. No hay ninguna estrategia que tenga algún efecto; por ejemplo, Kennedy tiene un índice de homicidios del 32,5%, eso es casi lo mismo que tenía Colombia en 2002.

No hay ninguna iniciativa en materia de seguridad que permita que mejore la situación. Por el contrario, lo que está demostrado, de acuerdo con estudios, es que cuando se genera invasión de espacio público se crean escenarios de inseguridad.  

Malla vial:

En huecos no hay nada. Acaban de entregar un contrato a dedo, donde no se presentó nadie, por 12.000 millones de pesos. Lo advirtió la veedora (Adriana Córdoba), no hay una política, hay una bajísima ejecución presupuestal. Lo cierto es que usted no entrega un contrato a dedo, eso es prohibido.

Esta administración está haciendo una cantidad de contratos a dedo que es aterradora. La transparencia no es una de sus características.

Educación:

No solo quiere acabar con los colegios concesionados, sino que no hay espacio para meter la gente que sale de la educación contratada. Hay hacinamiento y en estos momentos tenemos más de 65.000 muchachos que están sin acceso al colegio. Del año pasado a hoy han aumentado en 8000 los jóvenes sin cupo y hay cerca de 60 colegios sin acabar, entonces ¿eso es una buena gestión?

¿Y en gestión?

Improvisación, improvisación, improvisación. Bogotá es una ciudad que se necesita manejar técnicamente, esto no puede ser que me provocó hacer esto y lo hago, no.

¿Sí va a ganar el ‘sí’?

Vamos a hacer todo el esfuerzo de una manera pedagógica. No vamos a dejar llevar al debate político de la paz. Nosotros queremos hablar de los huecos, de los colegios no concluidos, de la educación, calidad en salud, zonas de inseguridad, de movilidad. Vamos a llevar a los bogotanos a que se pregunten (el 6 de abril): ¿mi vida está mejor que hace dos años? Si la respuesta es sí, pues que Petro se quede; y si es no, pues que se vaya.

¿No cree que la sanción del procurador lo que hizo fue elevar a Petro como mártir?

Obviamente sí, pero él tenía que tomar decisiones. Ese es un tema distinto en el que no nos vamos a meter.

¿Cuál es su top tres de los peores alcaldes de Bogotá?

Primero Samuel Moreno, por ladrón. El segundo, Gustavo Petro; y el tres, Luis Eduardo Garzón. Bogotá hace diez años era un referente mundial de ciudad moderna. Queremos retomar el buen rumbo, el de Mockus y Peñalosa.

¿Cuándo fue la última vez que le ‘cantó la tabla’ a Petro?

Se la vivo cantando todo el día. Personalmente no lo veo hace mucho tiempo.

¿Y luego de la revocatoria qué sigue para usted?

No sé. Descansar, me imagino, y dedicarme al sector privado, que es lo que quiero. Pensar en Bogotá y prepararme más.

¿Pero no quiere la Alcaldía?

Todo el mundo lo plantea, pero no estoy pensando en eso; solo en este proceso de revocatoria, que es difícil.

Luego de la reunión con el Partido Liberal, el choque con Simón Gaviria pareció como un ‘pataleo’ suyo…

Yo no tuve reunión ni con Simón Gaviria ni con el Partido Liberal.

Pero se dijo que usted estuvo buscando el aval para usted.

Eso no es cierto. Yo estuve chateando con Simón Gaviria para ver qué estaba pensando. También con Ómar Yepes, del Conservador… Con La U; con el senador Jimmy Chamorro, que es amigo personal, averiguando qué estaba pasando. No era un sondeo para un aval, sino una discusión política. Pensar en alcaldías en este momento difícil es mezquino.

¿Cómo quedó su relación con el expresidente Uribe?

Buena. Yo lo quiero mucho. Soy gran admirador y una persona con una deuda de gratitud inmensa con él, como la debe tener todo el país.

Mirando entonces para adelante, ¿cómo ve la campaña de Óscar Iván Zuluaga?

El 9 de marzo creo que el uribismo va a dar un gran salto cualitativo en materia de Congreso y eso va a generar un viento de cola que si lo captura, puede revertir la situación de las encuestas.

Usted dijo que el presidente Santos y la canciller Holguín dejan un país más pequeño y un vecino peligroso. ¿Por qué lo dice?

Porque estoy muy preocupado por lo que está pasando en Venezuela y nosotros en un silencio brutal. Lo de Venezuela va a ser un desastre y Santos ya debería haber sumado todos los países de la cuenca del Pacífico. La diplomacia es eso, no solo hacer algo individual, sino buscar mecanismos en los que los derechos de la oposición y de la libertad de prensa se garanticen. ¿Allá se van a acabar los periódicos y nosotros callados? Gravísimo.

¿Según usted la respuesta de Santos fue tibia?

Muy tibia. Debe asumir posiciones. Maduro está ayudando en el tema de la paz, ¿pero en las libertades del continente qué? Él (Santos) fue periodista, ¡por Dios!

¿Cómo analiza la detención de Leopoldo López?

Gravísimo. Sin el carisma de Chávez, lo único a lo que puede recurrir Maduro es a la fuerza y medidas arbitrarias. Allá no existe separación de poderes. No tengo duda de que esta decisión judicial es por cuenta de un Gobierno que pone a los jueces a hacer lo que él quiere.

Y según usted, ¿cuál es la diferencia del movimiento estudiantil venezolano y el colombiano?

Tienen bases similares. El tema de fondo es que uno estaba luchando por un proceso de concertación que al final no se dio. No nos digamos mentiras, no servía para nada (la reforma a la educación superior), en diez años los estudiantes van a estar educándose en internet y el futuro de la universidad es centros de investigación. Creo que estamos viendo los últimos pataleos de la universidad tradicional y la que no se adapte al mundo virtual, va a desaparecer.

Y los estudiantes venezolanos están luchando por las libertades. Allá es un tema muy difícil, los apalean, torturan y arrestan. Es un tema de supervivencia de las libertades   y la democracia.

¿Se sacrificaron seis generales con este escándalo de corrupción revelado por la revista Semana?

Yo creo que sí. Se sacrificaron sin fórmula de juicio.

¿Hay desmoralización en la tropa?

Yo creo que sí. Brutalmente. Esto se hace por eliminar piedras en el zapato, generales que tienen una visión distinta al proceso de paz.

¿Pero usted como periodista no cree que un escándalo como este ameritaba acciones drásticas y rápidas?

Ameritaba tomar medidas, pero previa investigación seria; no unas medidas que están al vaivén de lo que dicen los medios. Estos son hombres que han entregado 40 años de su vida sacrificándose por nuestra seguridad y por eso merecían el mínimo respeto y un debido proceso.

Por último, ¿no extraña los micrófonos y la tinta?

Sí, claro. Ese es el mundo en que viví 30 años. Pero por ahora estoy dedicado a la revocatoria, aunque claro que me gustaría volver, porque uno ve hoy en los medios de comunicación colombianos un análisis muy pandito frente a lo que está pasando. Creo que a los medios les hace falta volver a tomar distancia.

Críticas a la movilidad

Santos, promotor del sí.

•           LA SÉPTIMA. “Se improvisa. Saca del sombrero un tranvía cuando estaba diseñada con TransMilenio, que liberaba la Caracas. Dos años después no ha pasado nada”.

•           SITP. “El 30% del sistema es empresas que ya el alcalde ha debido revocarles la licencia. El 30% del sistema está en crisis y no se hace nada dos años después”.

•           LA ALO. “Es la única vía que aumenta la movilidad, le quita carga a la Autopista, a la Boyacá y la 68. Él la paró”.

•           Velocidad. “En movilidad no solo hay parálisis sino retroceso. La ciudad anda 18,3 km/h, la más baja en su historia”.

•           ‘Pico y Placa’. “La improvisación de los ‘Picos y placa’. Lo del centro es apenas un ejemplo”.

Vea también:

¿Por qué Vargas Vil imita a Álvaro Uribe en los comerciales de la campaña?

“Bogotá está en crisis”: Clara Rojas

Carlos Guevara: “soy hijo de la educación pública”

Rodolfo Arango: del aula al Congreso con solo 20 millones

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo