NOTA DE NO SUICIDIO

Por Metro

Por Marcela Alarcón

@MarcelaAlarcon

Conozco lo que sientes. Sé que la fe en lo que más se ama se va perdiendo, imagino que sientes que no puedes mas con el mundo. Lo más difícil es que a las personas que hacen menos que tu, la vida les da más. Ves cómo los demás avanzan y tu no entiendes por qué a ti la oportunidad no te llega. Y justo ahí tu familia te falla, alguien se olvida de cumpleaños, peleas con tu pareja y pareciera que ya no le importas tanto como antes.

Entonces lloras en la cama, como un niño chiquito y ruegas volver a esos días felices cuando tu abuelo te hacía sonreír, cuando no conocías la maldad de la gente, cuando tenías un triciclo y soñabas que paseabas por el mundo.

Y llega ese sentimiento de irse. De dejar todo. De hacerse notar con la ausencia. Y te preguntas: “Qué pasa si hoy me muero?” “Qué pasa si hoy dejo de existir?” ¿Por qué no me muero de una vez?”

Te diré qué pasa.

He aprendido que es valioso todo lo que tenemos, sea poco o sea mucho, por el simple hecho de ser nuestro, ya es grande. Si te mueres hoy, todos te van a llorar y seguro tu espíritu sentirá placer de ver a los que no te valoraron, llorarte. Tu puesto lo cogerá otra persona, harán una misa y en un año alguien dirá “Como que ya pasó un año desde que se mató” y solo tu mamá, tu papá o tu hermanito con el que peleabas por una camisa, se acordarán de ti. El mundo seguirá con o sin ti.

También puedes intentarlo y fallar. Y ahí empezarás a valorar lo que tenías, tu cuerpo sano, la amistad y no la compasión de los demás, tu trabajo, tu amor propio.

 

Sé por lo que pasas. Y la salida no la tengo. No puedo decirte que tu pareja te ama más hoy. No puedo darte el trabajo que sueñas, pero si puedo decirte que debes valorar todo lo que te dio la vida. Agradecer que tienes fuerza para pelear con la vida, la sensibilidad que tienes para que te duela cada detalle, guarda tus lágrimas para momentos de alegría, cambia la decepción por la ilusión de ser cada día mejor.

 

No te voy hablar de religión, ni estoy basada en libros de sicología,  ni en estudios científicos, esto es al vida real. Esto es de verdad. Ser tan románticos y dramáticos a veces nos hace mal. 

Para qué gastar una noche llorando para estar al día siguiente con la peor cara, cansado y que la gente diga “pobrecito, qué le pasará?” en serio quieres ser el “pobrecito”? Eso no arregla tus dolencias.

No es mejor ser ese ser que causa sensación al llegar? Ese que todos digan “esperemos a que llegue,  a ver qué idea trae?” Ese personaje que siempre esta sonriendo y que deja el mejor recuerdo en los demás?

Se de hombres que se refieren a sus exnovias como “era una loca, vivía deprimida, una mamera” Eso quieres? No es mejor que piense: “Ha sido mi mejor novia, lastima que la deje ir, la vi en Facebook y esta divina”

Tu depresión no ayuda a mejorar nada. Una persona quejándose todo el tiempo, no es agradable. 

Una mujer llorando y rogando amor y compasión, es poco agradable y de sexy ni hablemos.

Pero una persona positiva, que se detiene solo para encontrar soluciones, que es capaz de enfrentar sus relaciones, es mas provocativa que la modelo mas linda del país.

Esta es una nota de NO suicidio:  la vida no nos pesa tanto como para dejarla.

Por Marcela Alarcón

@MarcelaAlarcon

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo