Rock al Parque tuvo la asistencia más baja en sus 19 años de historia

Por Diego Hernán Pérez Serrano

El que se denominó el “festival de rock más importante de Latinoamérica”, languideció. Los tres días de presentaciones de las 65 bandas que estuvieron en tarima durante el fin de semana pasado, no convocaron sino a unos 72 mil espectadores, de acuerdo con las autoridades. Parecía más un bazar de barrio que el mítico Rock al Parque de otros años.

Pese a que el cierre estuvo acompañado por los argentinos Illya Kuryaki & The Valderramas, la gente que se esperaba en el parque Simón Bolívar no llegó. En las graderías y por los corredores, con poca afluencia, varios culparon al cartel: “las bandas no son conocidas”, comentaban. Los baños, por ejemplo, que siempre están llenos, permanecieron vacíos.

Las desilusión fue evidente desde todos los ángulos: vendedores, público en general y hasta las mismos miembros de las bandas se quejaron. Mireya Escobar, quien se dedica a guardar elementos como correas de hebillas grandotas (las típicas de los amantes del metal) y demás artículos que no son permitidos ingresar en estos eventos de gran asistencia de público, dijo que “en 10 años que llevo trabajando en el oficio, este ha sido el día más malo”. Después solo atinó a decir: “Necesitamos tres ‘Evento 40’, ahí sí viene gente”.

La culpa tal vez se debió al puente festivo del San Pedro, la lluvia quizá o la inclusión de grupos como Pescao Vivo, que, según varios de los asistentes, desentonan con los ritmos originales de Rock al Parque.

Cierto o no, lo que se reflejó en la décimo novena versión de Rock al Parque no estuvo a la altura de los otros años, donde la gente hacía fila durante horas para ver las presentaciones de Manu Chau (en 2006 con una asistencia de 300.000 personas en los tres días), Café Tacuba, Molotov, Fito Páez, Andrés Calamaro, Toreros Muertos o la de nacionales como las 1280 Almas, Kraken y Aterciopelados.

Muy pocas almas

Aglomeraciones no hubo, salvo el primer día (sábado) donde la asistencia fue de 47.000 almas, casi todas vestidas de negro, para presenciar todo el estruendo del death metal estadounidense propuesto por Cannibal Corpse.

Se atendieron a 499 personas en el lugar por cefaleas y lipotimias. De esas, 16 tuvieron que ser trasladadas a centros asistenciales, ninguna de gravedad. También se capturaron a cinco personas que se dedicaban a la venta de licor. Para el alcalde local de Teusaquillo, Iván Marcel Fresneda, el “balance fue espectacular”, en este sentido.

El otro año Rock al Parque celebrará sus 20 años y habrá que esperar qué sorpresa dará el Distrito a los amantes de este evento. Ojalá y no vaya a descuidarse el que por casi dos décadas ha sido el evento gratuito al aire libre más grande de Latinoamérica.

Lea también

El metal y unos clásicos reventaron Rock al Parque

Cae el telón del Festival de Rock al Parque en Bogotá

Así se vivió el primer día de Rock al Parque

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo