Dynamo: un mago que no se deslumbra con ningún truco

Por Metro

Dynamo dice no admirar a nadie por su magia, según él, le gustan David Coperfield y David Blaine por sus logros, pero no por su trabajo. Según cuenta, la nueva serie ‘Dynamo: magia imposible’, no solo cuenta el trabajo que este ilusionista hace, los trucos sorprendentes, sino también su historia real, el cómo llegó a ser mago después de pasar una infancia en la que sus compañeros de colegio lo matoneaban: “Era acosado por unos chicos en la escuela y solían meterme en una papelera para rodarme por una colina todos los días”.

Dice que no cree en nadie ni en nada, que la magia le empezó a gustar por algunos trucos que su abuelo acostumbraba a hacer. Poco a poco fue cogiendo fama entre los niños del colegio como aquel que tenía habilidades raras porque su abuelo, también, le enseñó a quitarles la fuerza a sus enemigos, a quienes lo molestaban en el colegio. Así que aprovechó esa popularidad para dedicarse a perfeccionar sus trucos y, sin quererlo, volverse ilusionista.

No es una estrella, parece distinto a todos los magos. Está concentrado en su trabajo y parece disfrutarlo.

¿Cree que la magia es universal o hay diferencias entre lugares?

La magia en general es universal, pero las reacciones siempre son diferentes. En Inglaterra las personas son más conservadoras, pero cuando ven algo asombroso no tienen pena en demostrarlo. En Estados Unidos las personas son abiertas, así que si se hace algo que los impresiona lo harán saber.

¿Qué truco le tomó más tiempo en preparar?

Mentalmente, fue caminar sobre el río Támesis, ya que me tomó seis años desde que empecé a pensar en ello. Quiero que la gente lo vea como algo espontáneo. Cuando toqué el agua habían casi 50 personas, pero cuando iba por la mitad del camino volteé a ver y había como 2000.

¿Cuál es su truco favorito?

Cuando moví los lentes de Tinie Tempah en la tapa de su álbum musical. Ese es un ejemplo de cómo todos los astros se alinearon para que saliera bien.

¿El truco favorito de otro mago?

Me encanto ver a David Copperfield volar y hacer desaparecer la Estatua de la Libertad. Es increíble. Quisiera lograr algunos de sus objetivos. No la misma magia, pero ha ganado 21 premios Emmy y ha logrado más que cualquiera. David Blaine también, en su último show, atrapó una bala con su boca.

Publimetro

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo