Gobernanza ¿Y eso?

Por Metro

Lo bueno de escribir en un medio que llega a sus lectores en papel y de manera digital es que podemos contar las cosas diferente. Así que, me gustaría arrancar invitándolos a ver este video:
 

Bueno, ahora que ya saben por qué es que este es un tema urgente, entremos en materia.

 

Tal vez nunca se hayan preguntado quién o qué dicta las pautas de Internet. Es decir… ¿acaso hay alguien que gobierne Internet? ¿Hay gente encargada de hacer que las cosas funcionen en la web que usamos a diario? ¿Quién toma las decisiones?

Curioso, ¿no?: la aprovechamos todos los días, desde el sitio en que nos encontremos, y nos sirve para el trabajo, el ocio, la educación, la salud, la religión… Pero lo que ocurre detrás de la pantalla puede que sea un gran misterio. Solucionar la duda es fácil gracias, obviamente, a la web. Esta red de redes, abierta y colaborativa, sin un centro definido, ha permitido que todos nos beneficiemos con su existencia. Al expandir su presencia, con los años, ha generado su propio modelo de gestión, uno que no exige membresías y que permite que todos (investigadores, negocios, sociedad civil, academia y gobiernos) participemos basados en nuestros conocimientos. Un entorno que se autorregula, de abajo hacia arriba (en inglés, bottom-up). Y, un punto clave, al ser global es trans-jurisdiccional. Desde sus inicios se entendió “Internet governance” basados en el concepto de “gobierno sin gobiernos”. Así que, para ser parte de la web hay que habitarla. La manera como lo hagamos mostrará nuestra forma de apropiación. Y, como todos los territorios, lo que necesitamos en ella son «colonos» activos e interesados. Gente que construya y eduque a otros, con intereses tan variados como se quiera pero con la capacidad de entablar conversaciones que generen progreso. La organización de gobierno de la web se ha propuesto independiente, lo que permite que no sean las naciones solamente (o la industria) quienes tomen decisiones. Y para que Internet siga siendo un espacio de innovación hay que proteger tres características de ella: apertura, acceso y transparencia.

Puede que el sistema tenga fallas, pero la alternativa que se está proponiendo es mucho más complicada.

El tema adquiere relevancia cada vez mayor pues muchos actores de la industria y la sociedad adelantan conversaciones que pueden alterar el futuro de la web. Puntualmente, el 3 de Diciembre arranca en Dubai una reunión en donde, a puerta cerrada, una organización llamada la International Telecommunication Union (ITU), parte de la ONU, busca definir puntos que son muy delicados para el futuro de Internet. Intentarán darle más poder a los países para regular la web, abriendo la posibilidad de fragmentarla o regularla exageradamente, de manera que pierda su asombrosa capacidad para expresión, movimiento de ideas, innovación y desarrollo global. Por ello, los ciudadanos debemos ejercer nuestro derecho a participar en el proceso: que nuestra voz sea escuchada.

Empresas como Google han iniciado campañas en las que se ilustra sobre las posibles consecuencias de estos hechos. Y también invitan a tomar parte hablando de #freeAndOpen.

Expertos dicen que ser «indiferentes ante temas como la neutralidad de la red, la privacidad, los temas de seguridad y protección de datos no es una opción». Eso dice Sebastián Bellagamba, miembro de la Internet Society.

 

Si para ustedes estos temas son interesantes, o sienten que es importante preocuparse por la web y participar en las conversaciones en lo referente a su gobernanza (palabra adaptada del inglés que espera definir algo diferente a «gobierno»), creo que les puede interesar la charla de mañana jueves 22 de Noviembre en InternetActiva.net. A las 7 pm, en línea, se podrá participar en directo en este evento de acceso libre y gratuito en el que el mismo Bellagamba estará para compartir el tema con los asistentes. Los que no puedan asistir entonces lo podrán hacer luego, pues el evento quedará en línea para consulta posterior.

 

Es la apropiación lo que nos hace realmente dueños de algo. Y para entender algo, hay que aprender de los que saben. Triste sería que en el futuro habrá quienes nos miren como la generación que entregó un territorio precioso sin saber el valor que este pudo tener. La historia se repite sobre todo cuando no se la conoce. Hoy que comprendemos duramente la consecuencia de perder un territorio, es importante actuar para defender el que aún tenemos.

 

El futuro de la web está en manos de todos… los interesados. Aprendamos pues, hay muchas rutas para hacerlo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo