Detrás de cámaras de las animaciones de Google

Por Metro

A todo el mundo les gustan: las extravagantes imágenes y animaciones que adornan la página de búsquedas de Google. 
 
Y es que los famosos diseñadores son impredecibles. Hacen énfasis en distintos temas: desde Halloween hasta el aniversario del cubismo. METRO conoció al cerebro artístico de estos ‘dibujos’. 
Hace unos días Ryan Germick y sus colegas se reunieron para conversar sobre materiales que no hubieran trabajado. ‘Suciedad’ dijo uno, y los demás estuvieron de acuerdo.
 
Germick y sus compañeros trabajan en Google. De hecho, la labor que estos talentosos artistas realizan es lo que la mayoría de personas asocian con el buscador. Ellos son el equipo de los garabatos (‘doodles’), los artistas que diseñan las estrafalarias imágenes que aparecen en el buscador de Google. 
 
“Los doodles son una forma de humanizar a Google” dijo Germick, de 31 años y antiguo ilustrador. “Es una forma de sorprender a las personas cuando visitan la página”, añadió. Uno de los primeros ‘doodle’ apareció el 14 de julio de 2000, el día de la conmemoración de la toma de la Bastilla, durante la Revolución Francesa.
 
Aunque la consigna del gigante de internet es ‘no hagas el mal’, los ‘doodles’ no son solamente para la satisfacción de los usuarios. De acuerdo a estimaciones, los ‘doodles’ han hecho crecer un 15% del valor de la marca Google.
 
Una animación de este estilo surge primero de una sesión de lluvia de ideas que genera el primer boceto. El equipo de Germick, de seis antiguos artistas, ilustradores para libros infantiles y diseñadores gráficos desarrollan ideas individualmente, que posteriormente evalúan colectivamente. 
 
¿De dónde viene la inspiración? “Yo leo Popeye, la revista de caricaturas. También estoy leyendo cuentos de hadas ilustrados y un libro de carteles de propaganda”, explicó. “Me encantan los cómics. Las librerías de San Francisco son una buena fuente”, añadió Germick.
 
Otros empleados de Google y los usuarios también hacen sugerencias. “Tratamos de buscar un ángulo distinto para ver las cosas. Por ejemplo, queríamos hacer un ‘doodle’ de Johan Sebastian Bach. Investigamos sobre qué libros le gustaban y los artistas en los que estaba interesado”, comentó Germick. Incluso el ‘doodle’ de un aniversario de Charlie Chaplin.
 
Aunque Google ahora vende sus ‘doodles’, incluso plasmados en lienzo, las obras probablemente no terminen nunca en ningún prestigioso museo de arte. “Sé que los ‘doodles’ son cosas temporales, pero queremos hacer felices a las personas. Es como poner un centavo en el bolsillo de un millón de personas” concluyó Germick.
 
Y una vez definido el ‘doodle’, ¿cómo se desarrolla la idea? El equipo, establecido en la sede de Google en Mountain Valley, California, dibuja bocetos y toma una decisión. Algunas veces el ‘doodle’ puede empezar como una pintura: Mike Dutton, colega de Germick pintó a los impresionistas franceses en lienzo antes de que fuera convertido en ‘doodle’. “Planeamos, pero no con un año de anticipación. Creemos en la espontaneidad, en lo sorpresivo y en lo maravilloso. Cuando dijeron que habían descubierto agua en la luna, nos demoramos unas horas en crear el ‘doodle’. Las personas acusaron a Google de tener información privilegiada de la NASA”. 
 
Elisabeth Braw / mwn

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo