Según la academia Oxford, el inglés es el segundo idioma más hablado en el mundo después del mandarín; cerca de 400 millones de personas lo tienen como lengua nativa y más de 600 millones como segunda lengua. Alrededor del mundo, más de 80 países lo incluyen entre sus lenguas oficiales. También es el idioma oficial de entidades internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización Tratado Atlántico Norte (OTAN). El hecho de poder hablarlo es una ventaja indiscutible alrededor del mundo.

No obstante, muchas personas se rinden a la hora de aprender inglés cuando descubren que la sintaxis y el vocabulario varían notablemente en comparación con el español, aspectos que no son tan diferentes al aprender otros idiomas como el francés, portugués o italiano.

1.Saber para qué se desea aprender el idioma:

Para la líder del programa UNAD English, se debe pensar primero en las necesidades de cada persona y sus motivaciones para aprender inglés, ya que existen tres intereses principales: turístico, laboral o por cultura general.

Por eso instituciones como la UNAD cuentan con un área especializada en la enseñanza de este idioma enfocándose en el objetivo del estudiante. Es así como además del programa UNAD English también ofrecen cursos especializados como Business English y el UNAD TOEFL Preparation Course. Esta oferta académica es virtual, lo que permite manejar el tiempo para aprender a conveniencia del estudiante.

Además, sugiere tener en cuenta el uso que se le planea dar al idioma (largo o corto plazo), el presupuesto con el que cuenta la persona, la reputación de la institución donde se va a aprender y el tiempo en el que el estudiante espera lograr fluidez en el idioma.

2. Leer en inglés y tomar nota de nuevas palabras: como consejo general, la persona debe familiarizarse con la manera como se escribe en el idioma, para lo cual se aconseja buscar revistas, libros u otras publicaciones (con diccionario en mano) que le permitan enriquecer el vocabulario.

3. Escuchar programas radiales o televisivos en inglés: es una excelente manera de aprender la pronunciación de una infinita cantidad de palabras. Además, es la oportunidad de escuchar expresiones, dichos e incluso gestos comunes en inglés.

4. Hablarlo con frecuencia: a pesar del temor común por expresarse en un idioma del cual no se conoce mucho, o que apenas se comienza a hablar, es fundamental que el estudiante se arriesgue a hablar en inglés. Solo así entenderá qué aspectos necesita fortalecer y podrá poner a prueba su nuevo vocabulario. La líder del programa UNAD English sugiere: “arriesgarse, dejar el miedo a un lado y lanzarse a comunicarse en el idioma”

5. Pensar en inglés: para finalizar, también explica que uno de los errores más frecuentes a la hora de intentar aprender el idioma es querer traducir todo al español, pues la idea es que el estudiante piense en inglés. Para evitarlo, la persona debe entender la cultura del idioma, aprender expresiones comunes e imaginarse cuáles frases le serían útiles en situaciones cotidianas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo