Así se reconocerá el trabajo de los recicladores en Medellín

En la capital antioqueña hay cerca de 2000 personas que se dedican al reciclaje, un oficio que cada día es más importante para el bienestar de los ciudadanos y del medio ambiente.

Por Ariadne Agamez Lombana

Luis Alfonso Patiño es un hombre que lleva cerca de 38 años como reciclador. Recuerda que cuando terminó el servicio militar, a los 24 años, sintió que había tocado el cielo con las manos y que su destino ya no era San Gerónimo, Antioquia; la tierra que lo vio nacer, sino la capital antioqueña.

Quería mejorar su vida y la de su familia. Cuando su padre murió Luis Alfonso tenía solo 9 años y desde ese entonces le tocó hacerse responsable por su madre y sus 8 hermanos menores. “Me tocó coger la obligación, me puse a trabajar al jornal. Hacía trabajos a cambio de una libra de arroz, de un racimo de plátanos, de lo que fuera para poder llevarle comida a mi mamá y mis hermanos, porque yo los veía llorando de hambre y a mí se me partía el alma”.

Pasó el tiempo y le llegó la hora de prestar el servicio militar, al conocer Medellín decidió que su futuro estaría en la ciudad y no en el campo, sin embargo no fue fácil, de hecho fue mucho más difícil de lo que se imaginó.

“Como no tuve estudio, trabajé un año en una empresa y me tuve que retirar por un problemita que tuve. Cuando me quedé sin trabajo fue muy difícil, porque no era suficiente tener la libreta militar, ni el buen comportamiento que quedaba certificado. Mi problema era no tener estudio porque nadie me daba trabajo. Yo no sabía ni leer ni escribir”.

Aunque muchos de sus superiores durante el año del servicio militar le dijeron que lo mejor para él era quedarse, Luis Alfonso no aceptó. Se dejó llevar por los comentarios de sus compañeros que lo retaron al decirle que no podría sobrevivir en la ciudad.

Un día, cuando estaba en Manrique Oriental sin trabajo, le pidió a un amigo que le regalara plata para comprar un cigarrillo y la sorpresa fue cuando este le contestó que no. “Me dijo que si quería un cigarrillo que me fuera a reciclar con él y así fue como empecé”.

Ese fue el primer día que Luis Alfonso conoció el proceso del reciclaje. En su primera experiencia, recuerda que a él le regalaron una chatarra que costó $300, pero el amigo solo le dio $40, lo que no le pareció justo. “Eso no era así, porque la chatarra me la habían dado a mí. Y desde ese momento fui y alquilé una carreta para mí solo y me puse a trabajar”.

Dijo que después de buscar por mucho tiempo una oportunidad laboral y no encontrarla, le apareció el reciclaje, oficio que descubrió era lo suyo y que fue el trabajo con el que podría mantener a su familia, con quienes también había llegado a Medellín.

Al poco tiempo de estar trabajando con el reciclaje logró ahorrar y comprarse un solar en el barrio Manrique Oriental, que en ese entonces le costó $15. Él mismo construyó una casa de tablas para no seguir pagando arriendo.

Sus ocho hermanos crecieron y ninguno quiso reciclar porque les daba pena, “decían que este trabajo no era para ellos”. Pero Luis Alfonso sí estaba seguro que este oficio era con el que podría conseguir todo lo que necesitaba para vivir.

El próximo 10 de septiembre cumplirá 38 años dedicado al reciclaje, levantándose entre la 1:00 y las 3:00 de la madrugada para poder llegar al centro de Medellín y recorrerlo todo el día para recoger todo lo que a muchas personas ya no les sirve, pero que a él le representa el sustento diario.

Luis Alfonso dice que todo lo que tiene se lo debe al reciclaje y que además con su trabajo también ayuda al medio ambiente. “Yo reciclo todo lo que resulte, menos papel higiénico”.

Actualmente tiene varias administraciones de unidades residenciales con las que trabaja haciendo cambalache, pide que le den el reciclaje a cambio de sacar la basura y de esa manera tener suficiente material para poder llevarlo a las chatarrerías y a la cooperativa a la que pertenece desde hace varios años.

Hace 8 años se vinculó con la cooperativa de la Fundación Grupo Familia, a través de la cual ha logrado mantener una casa para su familia y ofrecerles una mejor vida a sus tres hijos.

Luis Alfonso no dejó que ninguno de sus hijos se involucrara con el reciclaje porque considera que es un trabajo muy duro, el horario no es para todo el mundo y depende mucho de la buena voluntad de las demás personas que le tengan consideración.

“Mi proyecto de vida es seguir hasta que Dios me diga: ‘Hasta aquí llegaste’. Este trabajo no soy capaz de dejarlo, porque me ha dado todo lo que tengo: mi casa, el estudio de mis hijos y la comida para mi mamá”.

Mabel Sánchez, coordinadora Fundación Grupo Familia, explicó que el trabajo con los recicladores de Medellín inició desde hace 9 años y en Medellín se realiza a través de una cooperativa, para que el beneficio sea equitativo.

“A través de la cooperativa buscamos que los recicladores se formalicen y tengan un trabajo más digno, que aumenten sus ingresos, que la gente los vea de una mejor manera, incentivando la inclusión y trabajamos el componente de calidad de vida”, indicó Sánchez.

El trabajo que realiza la cooperativa les permite trabajar de manera solidaria y colectiva para tener beneficios individuales y fortalecer su entorno familiar.

“En este momento trabajamos la Política Pública, que es única en Latinoamérica y es que los recicladores van a poder participar de la tarifa de aseo si cumplen las condiciones que el Estado determinó. Entonces estamos ayudando a estas organizaciones para que cumplan estas condiciones y puedan estar al mismo nivel que las empresas de aseo” Mabel Sánchez, coordinadora Fundación Grupo Familia.

La cooperativa actualmente en Medellín cuenta con 300 recicladores activos de los 2000 que se estima que operan en la ciudad.

_______________________________________________________________

Las tarifas

Emvarias indicó que a partir de julio la tarifa de Aseo incluirá el Valor Base de Aprovechamiento, con la que se reconocerá la labor de los recicladores.

El valor percibido se distribuirá entre las empresas de recicladores que cumplan con los requisitos legales para acceder al incentivo.

Las tarifas que se incluirán en la factura serán:

Estrato 1      $212,42
Estrato 2      $283,22
Estrato 3      $401,23
Estrato 4      $472, 03
Estrato 5      $873, 26
Estrato 6      $944,07
Comercial     $708,05
Industrial     $613,65

_______________________________________________________________

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo