Algo huele mal en la campaña de Vargas Lleras

Posible trasfuguismo, vicios en la recolección de firmas y contratistas y funcionarios involucrados

Por Publimetro Colombia

Desde el pasado 29 de agosto PUBLIMETRO anunció que la campaña de recolección de firmas de Germán Vargas Lleras no olía tan bien como todos creía. Luego de que diera la sorpresa de salirse del partido que fundó, del que es líder y por el que aspiró a la Presidencia en el año 2010, y anunciara que inscribiría un comité para recoger rubricas con las cuales aspiraría a la Casa de Nariño, muchas han sido las irregularidades que se han presentado y que, al parecer, a las autoridades, no les interesan.

¿No hay trasfuguismo?

El analista político y abogado, Héctor Riveros, en dialogo con PUBLIMETRO, aseguró que, en primera instancia, el hecho de que Vargas Lleras decida recoger firmas, es un golpe para el sistema electoral, en cuanto a que este mecanismo es el que se usa cuando no se tiene una plataforma política que avale una candidatura, pero en este caso “la campaña presidencial solo se puede hacer con cuatro o cinco meses de anticipación, es decir, que deberían empezar en diciembre o en enero, si no se puede hacer campaña, no se pueden recoger fondos o gastar plata. Entonces, lo que deciden los candidatos es empezar a recoger firmas para recibir donaciones para la publicidad. Y eso no es nuevo, eso se presentó en las elecciones locales de 2015”, afirma.

La ley 1475, en su artículo 2, prohíbe la doble militancia, es decir ningún candidato elegido popularmente por un movimiento, podrá presentarse como candidato a otra elección con otro partido o por un grupo significativo de personas, como pretende Vargas Lleras.

“Al final, eso lo tiene que investigar el CNE, pero sí es cierto que no podría presentarse por firmas si no renunció antes del 26 de enero. En ese caso, serían los magistrados del CNE quienes decidirían sobre la forma en la que se lanza a elecciones”, aseguran fuentes del Consejo Nacional electoral, que prefirieron no revelar su nombre.

La directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), Alejandra Barrios, asegura que “sí es transfuguismo, pero en la realidad él se va a excusar en que aunque fue elegido por un partido, representaba los intereses ciudadanos. Sin embargo, habría que esperar cuál es su argumentación, pero conn leguleyadas esto terminará sucediendo”.

Queda la pregunta de cuándo se va a pronunciar el Consejo Nacional Electoral sobre este hecho y si tomará medidas correspondientes.

¿Quién le sigue el camino a cómo se recogen las firmas?

Múltiples denuncias sobre irregularidades en el proceso de recolección de firmas se han hecho virales en redes: supuestos funcionarios de la Registraduría recogiendo firmas; funcionarios del Sena en Santader, y funcionarios de la Gobernación del Tolima.

Sin embargo, ningún proceso se ha establecido en contra del comité, sin saberse si se violan topes o si se está usando clientelismo para llegar pronto a los cuatro millones de firmas que planean recoger, para demostrar el poder político con el que cuenta en el país.

¿La recolección de firmas no es un mecanismo digno de ser revisado por los entes competentes para establecer si son legales o no?

¿Hizo campaña con dineros del Estado?

Luego de la bomba que estalló con la entrevista en Noticias Caracol en donde el precandidato aseguró que había hecho campaña durante siete años, mientras fungió como ministro y vicepresidente, pero la Procuraduría fue laxa con el candidato y se fue contra contratistas: “Aquí los contratistas financiados con recursos del estado no pueden hacer política y por eso estamos iniciando las investigaciones”, señaló Fernando Carrillo.

Por ahora, queda la duda de cuándo se va a pedir cuentas al precandidato sobre una campaña que inició antes, con posible trasfuguismo y con vicios claros en la recolección de las rúbricas, que tejen un manto oscuro para lo que viene.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo