La vacuna rusa Sputnik V que intenta eliminar el nuevo coronavirus fue probada en 300 voluntarios, de los cuales, 42 sufrieron efectos secundarios, como dolores musculares y fiebre, comunicó el ministro de Sanidad, Mijail Murashko.