La brecha entre Estados homófobos y tolerantes aumentó en el 2019

Por EFE

El informe anual presentado por la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA) dibuja un mapa cada vez más polarizado. En este se evidencia que la brecha entre Estados homófobos y tolerantes aumentó en el 2019.

El informe, presentado con ocasión del Día Internacional de los Derechos Humanos, indica que 70 países criminalizan en 2019 las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, los mismos que en 2018 después de que Botsuana saliera de la lista pero otro país africano, Gabón, volviera a entrar en ella.

"En muchas partes del mundo se está avanzando en pro de la protección de las personas LGBTI, pero vemos que en otras regiones la tensión va en dirección contraria y la situación está empeorando", resumió en unas declaraciones a Efe el investigador argentino de ILGA, Lucas Ramón Mendos, autor del informe.

Avances y retrocesos en América Latina

La región latinoamericana ejemplifica esta cuestión, ya que ha habido progresos en Ecuador, donde se ha legalizado el matrimonio entre personas del mismo sexo, mientras se ha perdido terreno en lugares como Brasil, con la llegada de un presidente con discursos públicamente homófobos como Jair Bolsonaro.

"Lamentablemente hay una legitimación de discursos hostiles de odio y discriminatorios muy preocupantes, sobre todo cuando vienen de un presidente", subrayó Mendos, quien afirmó que esto se ha traducido en "un incremento exponencial en los actos de violencia" por parte de grupos que se sienten potenciados.

En Brasil esto también se ha traducido en la retirada de apoyos económicos a iniciativas artísticas en torno al colectivo LGBTI e intentos de censura, aseguró el experto.

Vulnerabilidad en el éxodo migrante

Mendos también señaló que homosexuales, lesbianas y transexuales son personas especialmente vulnerables en los flujos migratorios que está habiendo desde Centroamérica hacia EEUU o desde Venezuela a países vecinos, al ser víctimas en ocasiones de abusos o sufrir discriminación tanto en la ruta como en el lugar de destino.

"Hay homofobia y transfobia entre el personal fronterizo, las fuerzas de seguridad y las armadas, también existe vulnerabilidad ante maras (denominación de las pandillas en Centroamérica) y bandas criminales organizadas", explicó.

En el otro lado de la balanza, un Gobierno en el pasado denunciado por su intolerancia a gais y lesbianas como fue Cuba dio en 2019 un paso positivo al incluir en su nueva Constitución una cláusula prohibiendo la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

"La cláusula no implica automáticamente que se reconozcan matrimonios igualitarios o la adopción, pero abre la puerta y favorece procesos de discusión, y es sumamente significativo que se haya logrado", valoró el investigador argentino.

Qué pasa con Taiwán

En el resto del mundo, las mejores noticias llegaron desde Taiwán, primer territorio de Asia que autorizó los matrimonios entre personas del mismo sexo, lo que según Mendos podría tener consecuencias beneficiosas para el resto del continente.

"Cuando se logran estas conquistas, en países circundantes ello impacta y genera debates, lo que a veces puede impulsar a que otros sigan el mismo camino", señaló, explicando que ya hay avances en Japón y China en materia de protección legal de parejas del mismo sexo, aunque aún no esté legalizado su matrimonio.

Estados que castigan la homosexualidad

En la parte más negativa, seis países (Irán, Arabia Saudí, Yemen, Sudán, Somalia y Nigeria) aún consideran las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo un delito condenable con la muerte, y este año se sospecha que al menos hubo seis ejecuciones en este sentido, aplicadas a cinco hombres saudíes y un iraní.

Además, en el sultanato de Brunei se introdujeron reformas penales que imponen la pena de muerte por lapidación a toda relación sexual fuera del matrimonio, lo que incluía aquellas entre personas del mismo sexo, aunque la condena internacional forzó al país a dictar una moratoria de la pena capital.

Por otro lado, en Marruecos 170 personas fueron detenidas y juzgadas por lo que ellos denominan 'delito de homosexualidad', y en Zambia una pareja gay fue condenada a 15 años de prisión, según relató Mendos. EFE

PARA MÁS INFORMACIÓN DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ 

Loading...
Revisa el siguiente artículo