Trump amenaza con responder con "fuego y furia" a Corea del Norte

Por EFE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, advirtió a Corea del Norte de que podría responder a sus amenazas con "un fuego y una furia nunca vistos en el mundo", tras surgir informes de que Pyongyang ha fabricado una cabeza nuclear reducida que puede ser colocada en uno de sus misiles balísticos.

"Más le vale a Corea del Norte no hacer más amenazas a Estados Unidos. Se encontrarán con un fuego y una furia nunca vistos en el mundo", dijo Trump en declaraciones a los periodistas desde Bedminster (Nueva Jersey, EE.UU.).

"Después de muchos años de fracaso, los países se están uniendo para abordar finalmente los peligros que presenta Corea del Norte. Debemos ser duros y decididos", escribió hoy en su cuenta de Twitter.

El mandatario, que está de vacaciones en su club de golf de Bedminster (Nueva Jersey), publicó este mensaje después de retuitear una noticia de la cadena Fox de ayer sobre que Corea del Norte desplazó dos misiles antibuque en un buque patrullero en la costa este del país hace unos días.

Según la cadena conservadora, que atribuye la información a fuentes oficiales estadounidenses no identificadas, se trata de la primera vez que ese tipo de misiles han sido desplegados en ese tipo de plataforma desde 2014.

Mientras Trump lanza mensajes de presión desde su Twitter, su secretario de Estado, Rex Tillerson, hace lo propio en su gira asiática, donde sus homólogos de China, Rusia y Corea del Sur le han reiterado el apoyo a las recientes sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU a Pyongyang.

Tras un mes de negociaciones, los quince países del organismo adoptaron el sábado por unanimidad una resolución para vetar las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro, plomo y mariscos, además de otras medidas contra empresas y entidades que apoyen los programas armamentísticos del país.

En su habitual ola de mensajes matutinos, Trump aprovechó para anunciar que hoy mantendrá una importante reunión informativa en Bedminster sobre la crisis de los opioides, que calificó de "grave problema" para el país.

Casi 1,3 millones de estadounidenses necesitaron atención médica por problemas vinculados a los opioides en 2014, un 64 % más que en 2005, según un estudio reciente de la Agencia para la Investigación y Calidad de la Salud (AHRQ) del Gobierno.

El Gobierno y el Congreso trabajan para atajar lo que consideran una "epidemia nacional": las muertes por sobredosis de opioides sintéticos, como el potente fentanilo, aumentaron en un 79 % de 2013 a 2014, de 3.097 a 5.544.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo