El suicidio asistido que encendió el debate en Gran Bretaña

Por Adriana García

Un hombre británico de 54 años decidió terminar con su vida en una clínica de Suiza tras haber sido diagnosticado con un tumor en la columna vertebral que amenazaba con dejarlo paralítico.

Jeffrey Spector eligió morir por el miedo que le causaba el tumor, que según él lo convertiría en una carga para su familia.

Después de comer por última vez con su familia el jueves pasado, se dirigió a la clínica especial en Zurich, Dignitas para morir el viernes por la noche.

Unas horas antes de su muerte Spector dijo: “mi familia no está de acuerdo, pero creo que es en el mejor de sus intereses”.

Aunque su esposa y sus hijas tenían la esperanza de convencerlo de no ir a Suiza respetaron su decisión. Spector dejó desoladas a Elaine de 53 años, y sus tres hijas, Keleigh, de 21 años, Courtney, de 19 años y Camryn de 15.

El suicidio asistido es ilegal en Gran Bretaña y cualquiera que ayude a morir alguien puede enfrentar un juicio, por esa razón decidió viajar a Suiza.

Su caso ha reabierto el debate sobre la muerte asistida, ya que escogió el suicidio antes de vivir bajo la amenaza constante de que su tumor pudiese dejarlo paralizado en cualquier momento, informó el periódico británico “Daily Mail”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo