La elección del jefe de Estado italiano fracasa por tercera vez

Por Publimetro Colombia

Roma, 30 ene (EFE).- Nueva “fumata negra” en el Parlamento italiano, después de que ninguno de los aspirantes a jefe del Estado consiguiera los apoyos necesarios en la tercera votación, por lo que habrá que proceder mañana a una cuarta.

Tal como estaba previsto, la tercera votación concluyó sin un nombre para sustituir en la presidencia de la República a Giorgio Napolitano, quien dimitió del cargo el 14 de enero.

Como ya ocurriera en las dos primeras ocasiones, la mayor parte de los 1.009 “grandes electores” (senadores, diputados, representantes de las regiones y senadores vitalicios que votan estos días al nuevo jefe del Estado) depositó en blanco su papeleta en el Parlamento

La votación y el recuento se prolongaron alrededor de cuatro horas, con un resultado parecido al de las dos sesiones anteriores, en esta jornada con 513 papeletas en blanco.

Hoy de nuevo el político y magistrado Ferdinando Imposimato, candidato del Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo, fue el más votado, al conseguir 126 sufragios.

El jurista y varias veces ministro procedente de la Democracia Cristiana (DC) Sergio Mattarella -propuesto por el Partido Democrático (PD) que lidera el jefe del Gobierno italiano, Matteo Renzi- obtuvo solo 4 apoyos.

Y ello pese a que Renzi, exalcalde de Florencia, volvió a pedir el respaldo unánime del PD a Mattarella, durante una reunión con los miembros de su formación, en la que dijo: “Espero que haya la mayor convergencia posible (con el candidato) por el bien común de Italia”.

Se prevé que no sea hasta mañana en la cuarta votación, hacia las 09.30 hora local (08.30 GMT), cuando Mattarella empiece recibir más apoyos, hasta conseguir incluso ser elegido presidente.

Hoy la votación volvió a tener como protagonista a Forza Italia (FI) del ex primer ministro Silvio Berlusconi, que no ha cejado en su empeño por demostrar el malestar que siente después de que Renzi decidiese presentar ayer a Mattarella sin contar con su beneplácito.

Renzi y Berlusconi mantuvieron una serie de reuniones en enero de 2014, cuando el primero aún era alcalde de Florencia, que dieron lugar a una alianza verbal conocida como el “Pacto del Nazareno”, por el nombre de la calle donde tiene su sede el PD.

Este acuerdo tenía como objetivo que Renzi, cuando se pusiera al frente del Gobierno, pudiera aprobar algunas reformas constitucionales y el nuevo sistema electoral, gracias al apoyo de FI.

Por ello, el partido de Berlusconi se muestra ahora molesto y acusa a Renzi de no haber respetado ese pacto.

Tampoco el principal aliado en la coalición gobernante, el Nuevo Centro Derecha (Ncd) del ministro de Interior, Angelino Alfano, ha aplaudido la elección de Mattarella y ha anunciado que votará en blanco, aunque ha asegurado que su decisión no afectará al pacto de Gobierno.

Según los medios de comunicación, los líderes de FI y del Ncd se reunirán hoy para acordar cómo actuar en la cuarta votación, que se considera definitiva.

La Constitución italiana de 1947 establece que la elección del jefe de Estado requiere dos tercios de los apoyos en las tres primeras votaciones (673), mientras que en la cuarta basta la mayoría absoluta (505).

De acuerdo con los cálculos que hoy publica la prensa, Mattarella será elegido presidente mañana con alrededor de 550 votos, al sumar los de los parlamentarios del PD (444), los centristas de Elección Cívica (32), Izquierda, Ecología y Libertad (33) y los de otras formaciones de centro.

Renzi confía en el apoyo de su partido, aunque no pierde de vista el peligro de los llamados “francotiradores”, como se conoce a los miembros de una fuerza política que primero dicen seguir a su líder y luego votan una cosa distinta.

El PD se enfrentó a esta situación en abril de 2013, cuando Romano Prodi no salió elegido presidente al recibir 101 votos menos de las filas de ese partido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo