Aplazan las negociaciones de Minsk en una jornada negra con casi treinta muertos

Por Publimetro Colombia

Moscú, 30 ene (EFE).- Kiev y los separatistas prorrusos aplazaron hoy las negociaciones de paz de Minsk, que podrían reanudarse en los próximos días, en una jornada negra en el este de Ucrania con al menos 25 civiles muertos bajo fuego de artillería.

Los representantes rebeldes acudieron puntualmente a la cita, pero el Gobierno ucraniano se negó a enviar a sus representantes aduciendo que sólo negociará con los líderes de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

“Lamentablemente, la parte ucraniana no se presentó. De nuevo, Ucrania rehúsa el diálogo”, afirmó Vladislav Deinego, representante de los separatistas de Lugansk, quien tenía pensado abandonar de inmediato la capital bielorrusa.

Los separatistas habían instado a Kiev a enviar a un representante plenipotenciario y no al expresidente ucraniano Leonid Kuchma, signatario de los acuerdos de paz de Minsk de septiembre de 2014.

Mientras, el ministro de Exteriores de Ucrania, Yevgueni Perebinis, aseguró que todos los miembros del Grupo de Contacto (Ucrania, Rusia y la OSCE) abogan por que los separatistas sean representados por sus líderes.

El propio Kuchma aseguró tras el aplazamiento que aún confía en reunirse mañana con los separatistas para firmar un nuevo documento que desarrolle el Memorándum de Paz de Minsk suscrito el 19 de septiembre, en el que ambos bandos declararon un alto el fuego.

Pero descartó su relevo como representante gubernamental e insistió en que en Minsk deben comparecer los dirigentes de las repúblicas separatistas, ya que fueron ellos los que firmaron personalmente los acuerdos de paz.

El representante de los separatistas de Donetsk, Denís Pushilin, advirtió de que las milicias continuarán con su ofensiva para hacerse con el control total de las regiones de Donetsk y Lugansk si Kiev sigue atacando con armamento pesado las plazas fuertes prorrusas.

“Si el proceso negociador se interrumpe y Kiev continúa con los bombardeos, nos reservamos el derecho de continuar con la ofensiva”, indicó.

A su vez, subrayó que han cambiado las condiciones que los separatistas plantearán en las negociaciones de Minsk, en particular en lo que se refiere a la línea de separación de fuerzas, tras el reciente avance de las milicias rebeldes.

“La línea de separación ha cambiado significativamente. A día de hoy, nuestras repúblicas de Donetsk y Lugansk están dispuestas a hablar de un alto el fuego inmediato en base a la línea de separación real”, dijo, en alusión a los cambios registrados en el frente de batalla.

Según los acuerdos de paz de Minsk, ambos bandos se comprometieron a mantener intactas sus posiciones y a crear una zona de seguridad de 30 kilómetros, de donde debían retirar el armamento pesado.

Al respecto, los rebeldes se manifestaron hoy a favor de ese repliegue tras establecer una fecha para el cese del empleo de ese tipo de armamento, pero sólo sobre la base de la nueva situación en la zona de conflicto.

Mientras, la región hullera de Donetsk vivió hoy una jornada negra con bombardeos indiscriminados que costaron la vida a al menos 25 civiles, los principales afectados por la intensificación de los combates.

Al menos siete personas murieron debido al impacto de un proyectil cuando hacían cola para recibir ayuda humanitaria frente al edificio de la Casa de la Cultura de la capital regional, Donetsk.

“Los civiles que habían acudido a recibir ayuda humanitaria fueron víctimas de un ataque terrorista”, afirmó un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania.

Otras cinco personas murieron cuando el trolebús en el que viajaban fue alcanzado por un obús, ataque similar al perpetrado la pasada semana contra una parada de transporte público, y cinco civiles más perdieron la vida en el barrio periférico de Azotni.

Además, siete civiles murieron en el bombardeo de Debáltsevo, importante nudo de comunicaciones en la región de Donetsk que es objeto desde hace varios días de una fuerte ofensiva de las milicias prorrusas.

Los separatistas tratan de hacerse con el control de esta localidad situada a medio camino entre Donetsk y Lugansk, donde resisten miles de soldados ucranianos hostigados por los rebeldes, combates en los que murieron cinco efectivos gubernamentales en las últimas 24 horas, según el Ejército.

Como es habitual, ambas partes se acusaron mutuamente de los ataques, que han costado la vida ya a varios centenares de civiles y soldados desde principios de año y más de 5.100 desde abril pasado.

El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, abordó hoy el recrudecimiento del conflicto con la canciller alemana, Angela Merkel, y ambos abogaron por unas prontas negociaciones de paz para lograr un inmediato cese de las hostilidades.

Mientras, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, tiene previsto visitar Kiev a finales de la próxima semana después de que la OTAN, EEUU y la Unión Europea acusaran a los separatistas y a Rusia del reinicio de los combates a gran escala en Ucrania.

Viena, 30 ene (EFE).- La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) dijo hoy que ha estado esperando para poder reunirse en Minsk con los representantes prorrusos del este de Ucrania, pero que le ha sido imposible contactar con ellos.

La OSCE tenía previsto participar hoy en la capital bielorrusa en la negociaciones de paz entre el Gobierno ucraniano y los separatistas prorrusos sublevados en el este del país, pero este encuentro no ha llegado a producirse.

En un comunicado, el organismo internacional informó de que sus representantes “han estado esperando en Minsk desde ayer por la mañana” para preparar el encuentro del llamado Grupo de Contacto -integrado por Ucrania, Rusia y la OSCE- con “representantes de ciertas áreas de (las regiones separatistas de) Donetsk y Lugansk”.

Sin embargo, los intentos no han tenido éxito, agregó la OSCE, que reiteró su disposición a celebrar esa reunión “en cualquier momento”.

Los separatistas argumentaron que la reunión no tuvo lugar porque la delegación ucraniana no se presentó, mientras que el Gobierno de Kiev precisó que sólo acepta que participen en la negociación los líderes máximos de las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo