Unicef pide 3.100 millones de dólares, la mayor cantidad jamás solicitada

Por Publimetro Colombia

Ginebra, 29 ene (efe).- Unicef pidió hoy 3.100 millones de dólares para 2015, el mayor monto jamás solicitado, para poder asistir a 62 millones de niños que se encuentran en situación de riesgo en diversas crisis humanas de todo el mundo.

Esta petición representa un aumento de 1.000 millones de dólares en las necesidades de financiación con respecto al llamamiento humanitario de la institución del año pasado.

Un número cada vez mayor de niños hacen frente a conflictos complejos y destructivos, a desastres naturales y a otras situaciones de emergencia, incluida la epidemia del ébola.

Todo ello les ha situado en una extraordinaria situación de peligro debido a la violencia, el hambre, la enfermedad y el abuso, y cada vez son necesarios más recursos para abordar la situación, argumenta la agencia humanitaria de Naciones Unidas.

Algo más de 1 de cada 10 niños del mundo -lo que en números absolutos representan 230 millones- viven en países y zonas afectadas por conflictos armados.

En total, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) quiere ayudar a 98 millones de personas, de las cuales alrededor de dos terceras partes (62 millones) son niños, en 71 países distintos.

La proporción mayor del llamamiento es para Siria y los países colindantes.

Unicef solicita 903 millones de dólares para la respuesta regional dirigida a proteger a los niños en situación de riesgo y ofrecer asistencia vital como vacunas, agua y saneamiento, y educación.

Asimismo, Unicef pide 500 millones de dólares para acelerar sus labores en el corazón de las comunidades afectadas por el ébola.

El dinero será utilizado para ampliar los esfuerzos dirigidos a aislar y tratar todos los casos rápidamente, evitar nuevos brotes, y seguir promoviendo comportamientos saludables para prevenir la propagación de la enfermedad.

En Nigeria, donde los ataques de grupos armados se han intensificado en los últimos años, lo que ha provocado que más de 1 millón de personas en el noreste hayan tenido que huir de sus hogares, Unicef pide 26,5 millones.

Un año después del inicio del conflicto en Ucrania, Unicef hace un llamamiento por 32,45 millones de dólares debido a que el país hace frente a una crisis humana, ya que 5,2 millones de personas viven en zonas de conflicto, hay más de 600.000 desplazados internos y unos 1,7 millones de niños están afectados.

El llamamiento incluye también otras graves crisis olvidadas que no reciben fondos suficientes, pero que han puesto a los niños y las niñas en una situación de necesidad desesperada, entre ellas la de Afganistán (solamente financiado en un 35 % en 2014), los Territorios Palestinos Ocupados (solamente financiado en un 23 % en 2014) y Níger (solo financiado en un 35 % en 2014).

En 2014, Unicef vacunó a 16 millones de niños contra el sarampión; distribuyó tratamientos a 1,8 millones de niños desnutridos; dio apoyo psicológico a casi 2 millones de niños; y abasteció de agua potable a 13 millones de personas.

Dos millones de niños recibieron también una mejor educación, un elemento crucial de la respuesta de emergencia de Unicef, ya que ayuda a restablecer una sensación de normalidad entre los niños y les ofrece una esperanza para el futuro, según la organización.

Madrid, 29 ene (EFE).- Unicef ha lanzado hoy el mayor llamamiento de su historia para atender las necesidades humanitarias de millones de niños que sufren las consecuencias del ébola, “un monstruo con varias cabezas”, en Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona, la violencia en la República Centroafricana o el conflicto en Siria.

Hoy, en los tres países africanos afectados por el brote de ébola, lograr cero caso de infección por el virus se ha convertido en “una meta alcanzable”, pero hay que seguir luchando hasta mucho más allá del último caso, ha señalado por videoconferencia Laurent Duvillier, especialista en Comunicación de la oficina de Unicef para África Central y Occidental, con sede en Senegal.

El ébola “destrozó” la vida de millones de niños, que perdieron a sus padres, dejaron de ir a la escuela durante meses y no fueron vacunados contra enfermedades evitables como la polio, la rubeola o la malaria, por lo que pueden morir como consecuencia de esas dolencias, ha explicado Duvillier, que ha viajado a distintos países afectados por el brote.

Ahora, ha subrayado, las organizaciones humanitarias, en colaboración con las comunidades y los gobiernos, tienen que revitalizar y fortalecer los sistemas de salud, de protección y de educación de estos países que fueron “derrumbados” por el ébola y que ya se encontraban en una situación de fragilidad y debilidad antes de la crisis.

“El ébola es mucho más que una enfermedad. Es un monstruo que tiene varias cabezas, que aterrorizan a los niños de varias formas, y, para derrotarlo, hay que cortar todas las cabezas”, ha resaltado Duvillier.

Yolanda Romero, que trabajó en Unicef Sierra Leona en los últimos seis meses de 2014, ha destacado en una rueda de prensa la importancia de la labor de Unicef para enviar materiales médicos, informar a las comunidades sobre el ébola para cortar los contagios, formar al personal sanitario y poner en marcha de centros de observación para comprobar que los niños huérfanos no tenían ébola.

En aquel contexto de “confusión, angustia e incomprensión” ante la enfermedad, Romero ha recordado el trabajo de Unicef con dos niños huérfanos de 4 y 5 años, que fueron aceptados por su abuela. La mujer tenía un puesto de venta de tomates y otros productos, pero los vecinos dejaron de comprarle por temor al contagio hasta que se dieron cuenta que no había riesgo y volvieron a hacerlo.

Otro de los objetivos de Unicef este año es el trabajo con niños reclutados como soldados por grupos armados y niñas a las que les asignan labores domésticas y son víctimas de violencia de género.

En la República Centroafricana, la organización estima que hay entre 6.000 y 10.000 niños en este tipo de situaciones, donde los grupos armados aprovechan el caos, la violencia y la confusión para incorporar a sus filas a niños que están solos en campos de refugiados y traumatizados porque han perdido todas sus referencias.

Pablo de Pascual, especialista en Emergencias en la oficina de Unicef para África Central y Occidental, con sede en Senegal, ha detallado por videoconferencia la labor de Unicef para identificar a los niños reclutados por las milicias y negociar con los comandantes para organizar una liberación, en un proceso “complejo” que puede durar varias semanas.

En 2015, el conflicto en Siria, que entra en su quinto año sin que haya un final a la vista, será otro de los escenarios donde Unicef desplegará su actividad humanitaria.

Berta Travieso, jefa de la oficina de Unicef Zalhe, en Líbano, ha expuesto la “enormidad” del problema de miles de refugiados sirios que viven en tiendas de campaña instaladas en carreteras y espacios vacíos en Líbano, en medio del frío y la nieve.

Travieso ha precisado que Unicef ofrece a los refugiados sirios ayuda para protegerse del frío mediante la distribución de ropa y calzado, gasóleo, mantas y herramientas para limpiar la nieve y el lodo de los campos, además de facilitar la escolarización de los pequeños, así como el acceso a servicios médicos, agua y saneamiento.

Unicef ha hecho hoy el mayor llamamiento de su historia para destinar más de 3.100 millones de dólares (2.700 millones de euros) con el fin de llegar a 62 millones de niños que necesitan ayuda de emergencia en 71 países de todo el mundo.

El presidente del Comité Español de Unicef, Carmelo Angulo, ha manifestado que los niños de todo el planeta hacen frente a una nueva generación de crisis, que van desde conflictos a desastres naturales y otras situaciones de emergencia.

Ximena Hessling

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo