El Congreso de EE.UU. recibe el primer proyecto de ley para aliviar el embargo a Cuba

Por Publimetro Colombia

Washington, 29 ene (EFE).- El Congreso de Estados Unidos recibió hoy el primer proyecto de ley destinado a aliviar parte del embargo a Cuba, en concreto una propuesta para levantar las restricciones sobre los viajes de los ciudadanos estadounidenses a la isla.

Un grupo bipartidista de senadores presentó hoy la propuesta con el objeto de eliminar esos obstáculos a la luz del acercamiento entre La Habana y Washington anunciado el pasado diciembre.

El texto legislativo, la Ley de Libertad para Viajar a Cuba, pondría fin a las restricciones legales sobre los viajes a la isla para los ciudadanos estadounidenses y residentes legales, así como a las transacciones bancarias relacionadas con dichos viajes.

Aunque la Administración del presidente Barack Obama anunció alguna relajación de las restricciones sobre los viajes hace unas semanas, es el Congreso el que debe votar para acabar con el marco legal sobre el que se sustenta el embargo.

Los senadores que apoyan el proyecto de ley son los republicanos Jeff Flake, Jerry Moran, Michael Enzi y John Boozman (Arkansas), así como a los demócratas Patrick Leahy, Richard Durbin, Tom Udall y Sheldon Whitehouse.

En una rueda de prensa conjunta, Leahy, uno de los legisladores que más han trabajo a favor de la distensión de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, aseguró que tanto él como sus colegas entienden que la situación no se va a solucionar “de la noche a la mañana”, pero insistió en que proyectos de ley como éste son un paso más hacia la normalización.

Leahy y Flake viajaron a Cuba en diciembre para recoger al excontratista estadounidense Alan Gross, encarcelado en la isla durante cinco años y liberado por las autoridades cubanas como parte del acuerdo alcanzado entre los dos países, que incluyó la entrega a La Habana de tres cubanos condenados por espionaje en EE.UU.

“Demos a nuestra gente la oportunidad de viajar, de llevar dinero que gastar, nuevas ideas, nuevos valores y un cambio real”, argumentó el senador Durbin, al reiterar que las sanciones económicas vigentes durante más de 50 años no han sido una política exitosa.

Los senadores que respaldan el texto creen “que el intercambio de ideas y valores entre la gente cuando viaje (a la isla) puede tener un gran y positivo impacto mucho mejor que las décadas de la vieja política fallida de aislamiento”.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su par cubano, Raúl Castro, anunciaron el 17 de diciembre la intención de ambos países de normalizar las relaciones después de más de medio siglo de disputas, iniciadas tras la victoria de la revolución de Fidel Castro.

Varios congresistas, especialmente los vinculados al exilio cubano, están ejerciendo una fuerte oposición al acercamiento entre Washington y La Habana, encabezados por el senador republicano Marco Rubio y el demócrata Robert Menéndez.

“Es increíble que mis colegas quieran dar concesiones a un gobernante que ha pedido aún más a Estados Unidos”, dijo Menéndez en referencia a las nuevas demandas de Raúl Castro sobre la devolución del territorio actual de la isla donde ahora se encuentra la Base Naval estadounidense de Guantánamo.

“La realidad es que facilitar los viajes a Cuba, para que se pueda gastar allí tanto dinero como ellos quieran, lo único que hace es potenciar el régimen”, agregó Menéndez.

Respecto a la demanda sobre Guantánamo hecha por Castro en la cumbre de la CELAC de Costa Rica, Flake fue claro y respondió que el mandatario cubano no puede inmiscuirse en los textos legislativos que emita el Congreso estadounidense.

Además del proyecto presentado hoy, se espera que la semana que viene el legislador republicano Mark Sanford y el demócrata Jim McGovern introduzcan un texto paralelo en la Cámara de Representantes.

Mientras tanto, en las próximas semanas se celebrará en Washington una segunda ronda de contactos entre los Gobiernos de ambos países, tras la visita de la semana pasada a La Habana de una delegación estadounidense encabezada por la secretaria de Estado para Latinoamérica, Roberta Jacobson.

Raquel Godos

Miami (EE.UU.), 29 ene (EFE).- La incertidumbre sobre un posible cambio de la política migratoria de EE.UU. hacia Cuba ha disparado hasta un 60 % la llegada de inmigrantes de la isla a este país, ya sea en balsas, cruzando la frontera en México o por terceros países.

La Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CPB) informó hoy a Efe de que ha habido un incremento del 60 % de cubanos que llegan a Estados Unidos, si se compara el último trimestre de 2014, cuando llegaron 8.624, con el mismo periodo de 2013, cuando fueron 5.221.

La CPB además precisó que durante el año fiscal 2013-2014 (octubre-septiembre) llegaron 22.162 cubanos, de ellos 17.459 por la frontera con México y 4.703 por el área de Miami, que incluye principalmente el puerto y aeropuerto de la ciudad.

A estos inmigrantes se suman los hallados por la Guardia Costera en aguas del Atlántico o que alcanzaron tierra en botes o precarias balsas, el número de los cuales se incrementó un 117 % en diciembre pasado con respecto al mismo mes de 2013, con un total de 481 contabilizados.

“Hemos visto un gran incremento, desgraciadamente, de llamadas y de personas que están muy asustadas con lo que está pasando”, expresó hoy a Efe Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia en Miami.

Sánchez se mostró alarmado por los más de 17.000 cubanos que entraron por la frontera mexicana el año fiscal que terminó el 30 de septiembre pasado, y señaló que a esa cifra se suma un “éxodo silencioso” que “generó en el año fiscal 2012-2013 la llegada de unos 40.000 cubanos” a Estados Unidos.

Nelis Rojas, directiva de la organización Presidio Político Cubano, aseguró que los cubanos están “apurando” los viajes en caso de que “quiten la Ley de Ajuste Cubano” de 1966 y su política de “pies secos/pies mojados”.

Dicha legislación establece que los cubanos que llegan a suelo estadounidense pueden quedarse, mientras que los interceptados en el mar, aunque sea a pocos metros de la orilla, son devueltos a Cuba.

Rojas es partidaria de que la ley siga vigente, pero señaló que debería “restringirse porque algunos cubanos se están aprovechando”, al legalizar su situación en Estados Unidos como perseguidos políticos y luego regresar a la isla “para llevar insumos a los mismos cubanos”, lo que considera que “alienta al régimen”.

Sánchez explicó que el repentino anuncio del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de regularizar las relaciones diplomáticas con Cuba, rotas desde 1961, generó en diciembre una primera “ola de pánico” entre los cubanos a raíz de los rumores sobre cambios migratorios.

Enseguida, las autoridades migratorias salieron al paso y declararon que la nueva política de Obama no altera las actuales leyes migratorias hacia Cuba, las cuales permiten a estos ciudadanos ser elegibles para obtener la residencia legal en Estados Unidos al año de alcanzar suelo norteamericano.

La CPB aseguró que las autoridades migratorias, entre ellas la Guardia Costera, continuarán un patrullaje “agresivo” en las fronteras del país y en las zonas costeras, especialmente en el estrecho de la Florida y el Caribe en general.

Sin embargo, según Sánchez, los rumores y las alarmas se dispararon de nuevo la semana pasada cuando la Legislatura del condado de Miami-Dade solicitó al Gobierno federal enmendar la Ley de Ajuste Cubano.

La petición se hizo en el marco de las discusiones de la nueva política que el presidente Obama inició al considerar que las medidas de aislamiento de las últimas décadas fracasaron.

Los temas de inmigración y el establecimiento de embajadas en Cuba y Estados Unidos centraron precisamente las primeras conversaciones entre ambos gobiernos, en la primera ronda de reuniones que se llevaron a cabo la semana pasada en La Habana.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo