Imputan a colaborador de Nisman por prestar el arma que mató al fiscal

Por Publimetro Colombia

Buenos Aires, 26 ene (EFE).- Una fiscalía argentina imputó hoy a Diego Lagomarsino, colaborador de Alberto Nisman, por prestarle su arma, una pistola de calibre 22 que causó la muerte del fiscal la víspera de comparecer en el Congreso para detallar su denuncia contra el Poder Ejecutivo por presunto encubrimiento de terroristas.

“Se encuentra imputado por facilitar el arma Bersa calibre .22 hallada en el departamento de Alberto Nisman”, indicó la Fiscalía encabezada por Viviana Fein a través de un comunicado.

El Código Penal prevé penas de entre uno y seis años de prisión al que “entregare un arma de fuego por cualquier título a quien no acreditare su condición de legítimo usuario”.

Lagomarsino relató a Fein que prestó su arma a Nisman cuando el fallecido fiscal le contó que temía por su seguridad.

La fiscal que investiga la muerte de Nisman dictó el pasado domingo una restricción para evitar que Lagomarsino abandone el país y actualmente “está evaluando las pruebas recolectadas y los testimonios para saber hasta dónde podría extenderse la imputación”.

Lagomarsino, experto informático y uno de los más estrechos colaboradores de Nisman en la investigación del atentado contra la mutual judía AMIA, es el primer imputado en la causa por el fallecimiento del fiscal federal, que continúa caratulada como “muerte dudosa”.

Nisman fue hallado muerto de un tiro en la cabeza el pasado 18 de enero, sólo cuatro días después de haber denunciado a la presidenta, Cristina Fernández y al canciller, Héctor Timerman por los delitos de “encubrimiento agravado, incumplimiento de deber de funcionario público y estorbo del acto funcional”.

Según sostenía Nisman, la denuncia se basa en evidencias reunidas mediante escuchas telefónicas sobre las maniobras del Gobierno argentino para “librar de toda sospecha a los imputados iraníes” y “fabricar la inocencia de Irán” en el atentado contra la AMIA en 1994, que causó 85 muertos.

Buenos Aires, 26 ene (EFE).- El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, aseguró hoy que en el país “hay plena seguridad para todos los periodistas” y justificó la difusión de los datos del viaje del cronista que adelantó la muerte del fiscal Alberto Nisman, tras denunciar que dejaba Argentina por sentirse amenazado.

En rueda de prensa, Capitanich reconoció que “es cierto que existe fuerte tensión en términos de opiniones y disparidad de análisis” en Argentina, pero aclaró que eso sucede “en el marco de la más absoluta libertad de expresión”.

El jefe del Gabinete rechazó las duras críticas recibidas por la publicación del billete de Aerolíneas Argentinas del periodista Damián Pachter y señaló que su difusión respondió al “estrépito ocasionado por un hecho de conmoción pública”.

“Se dice que un periodista se siente amenazado, no se sabe su paradero, no hay notificación a la empresa a la que pertenece. Entonces es muy importante publicar la información para que exista conocimiento público respecto a su paradero. Esa es la condición por la que el Gobierno ha informado”, afirmó Capitanich.

El jefe de Gabinete instó a Pachter a publicar la fotografía del supuesto espía que le siguió en Argentina “para que se tomen cartas en el asunto y verificar si es o no es un agente de inteligencia en virtud de la desclasificación de toda la información correspondiente”.

Pachter, periodista del diario argentino en lengua inglesa Buenos Aires Herald, abandonó el país el pasado sábado y un día después informó “estar a salvo en Tel Aviv” a través de la red social Twitter.

Pachter fue el primero en informar de la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman, cuyo cadáver fue hallado con un tiro en la cabeza en su casa de Buenos Aires el pasado domingo.

Nisman falleció la víspera de su comparecencia en el Congreso para detallar la denuncia contra la presidenta argentina, Cristina Fernández, y algunos de sus colaboradores por supuesto encubrimiento de los presuntos terroristas iraníes que atentaron contra la sede de la mutual judía AMIA en 1994 y causaron la muerte de 85 personas.

Buenos Aires, 26 ene (EFE).- El Gobierno argentino volvió a descalificar hoy la denuncia presentada por el fiscal fallecido Alberto Nisman contra la presidenta, Cristina Fernández, por presunto encubrimiento de los autores del atentado contra la mutual judía AMIA y vaticinó que terminará “en el tacho (cubo) de basura”.

“Él no puede haber escrito semejante cosa. Leyendo el sms que le manda a sus amigos, él habla de la denuncia de su vida. Nadie puede llamar a esa denuncia bochornosa la denuncia de su vida”, dijo el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, a periodistas en la sede del Gobierno argentino.

Fernández volvió a poner en duda la autoría de la denuncia y se mostró convencido de que “va a terminar como tiene que terminar: en el tacho (cubo) de basura”.

El funcionario defendió también la publicación de los datos de viaje del periodista Damián Pachter, el primer periodista en haber publicado la muerte de Nisman, después de que este abandonase el país porque temía por su vida.

“El artículo 10 de la Ley de Datos Personales dice con claridad que los datos personales los puede hacer conocer por decisión judicial y cuando medien razones fundadas de preocupación pública. Este caso es una de ellas. Se ve un miedo infundado y se la hace conocer de la mejor manera que se puede”, justificó Fernández.

Nisman fue hallado muerto de un tiro en la sien en la noche del pasado 18 de enero, la víspera a su comparecencia en el Congreso para detallar la denuncia contra la mandataria argentina y algunos de sus colaboradores por presuntamente encubrir a los autores del atentado contra la mutual judía AMIA que causó 85 muertos en 1994.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo