Republicanos reivindican su mayoría invitando a Netanyahu a espaldas de Obama

Por Publimetro Colombia

Washington, 24 ene (EFE).- En pleno resurgimiento de Barack Obama y apenas unas horas después de su discurso del Estado de la Unión, la oposición republicana hizo su propia declaración de intenciones con la invitación al Congreso, a espaldas del presidente estadounidense, del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

La visita de “Bibi”, como se conoce popularmente a Netanyahu, a Washington se materializará de la mano del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

Boehner, sin consultar al inquilino de la Casa Blanca y saltándose el protocolo, propuso al líder israelí intervenir en una sesión plenaria en el Capitolio el próximo 3 de marzo.

Los índices de popularidad del mandatario estadounidense han mejorado considerablemente desde noviembre, cuando ante las elecciones legislativas los legisladores demócratas que se jugaban sus escaños no querían siquiera hacerse una foto a su lado.

Los republicanos ganaron con contundencia la mayoría en ambas cámaras, recuperando el control completo del Congreso y, con él, un argumento contra las políticas del presidente.

Sin embargo, como si le quitaran un fuerte peso de encima, Obama levantó de nuevo el vuelo con el uso de su autoridad ejecutiva, tomando medidas en materia migratoria, haciendo el histórico anuncio de un nuevo aperturismo hacia Cuba y registrando los mejores datos de crecimiento económico del país desde hace más de una década.

Con esas armas acudió esta semana al discurso del Estado de la Unión, donde desafió a los conservadores con un mensaje optimista y ambicioso, además de despreocupado, como si no le importara que el Legislativo estuviera completamente en manos de sus rivales.

De hecho, Obama advirtió al Congreso de que vetará cualquier propuesta legislativa que apoye nuevas sanciones para Irán, pues esa medida podría dar al traste con las actuales negociaciones internacionales sobre el polémico programa nuclear de Teherán

Ante esta nueva demostración de poder, Boehner respondió unas horas después dirigiéndose a uno de los puntos clave más delicados de la política interna y externa de Estados Unidos: Israel.

“Este es otro ejemplo de un Congreso republicano que está en completo desacuerdo con el presidente y con una creciente confianza en su posición”, declaró a Efe Christopher Larimer, profesor de Ciencia Política de la Universidad Nothern Iowa.

“En cuanto a la opinión pública estadounidense, me pregunto si el votante medio está prestando atención a la cuestión de las sanciones contra Irán, pero el hecho de que esta invitación fuese enviada sin notificación a la Casa Blanca, algo que al parecer no tiene precedentes, sólo añadirá frustración con el Gobierno federal”, explicó Larimer.

“A pesar de toda la retórica, parece que hay poca evidencia de que las dos partes deseen trabajar juntas”, aseveró el experto.

El Gobierno de Netanyahu y el grueso de los legisladores republicanos están de acuerdo en incrementar las sanciones contra Teherán aprovechando esta nueva mayoría en el Congreso, después de que las negociaciones entre el Grupo 5+1 (EE.UU., Reino Unido, Francia, China y Rusia más Alemania) e Irán no hayan logrado todavía ningún acuerdo sobre el programa nuclear del país islámico.

El éxito de las conversaciones con el Gobierno iraní es uno de los objetivos estratégicos más importantes de Obama, tras una histórica y larga relación de enemistad entre las dos naciones.

La también profesora de Ciencias Políticas, Donna Hoffman, observa que la última vez que Netanyahu se dirigió a una sesión conjunta del Congreso (24 de mayo de 2011), los medios de Estados Unidos compararon su recepción con la que el propio Obama había tenido en el discurso del Estado de la Unión de ese mismo año.

“Una de las formas (de medir esa reacción) fue contar el número de ovaciones en pie que recibieron en sus respectivos discursos. Netanyahu logró más”, añade la experta sobre el viaje del líder israelí.

El primer ministro no se reunirá con el propio Obama, ya que, según aclaró la Casa Blanca, el mandatario norteamericano no quiere influir en los resultados electorales que se celebrarán en Israel apenas dos semanas después.

El discurso de Netanyahu ante el Congreso, previsto inicialmente para el 11 de febrero, tendrá lugar el 3 de marzo para que el mandatario pueda asistir además a la conferencia anual de AIPAC, el principal grupo de presión proisraelí en Estados Unidos.

De este modo, el viaje supondrá una oportunidad perfecta para sacar músculo político tanto para los conservadores como para “Bibi”, quien a unos días de buscar su reelección podrá dirigirse a uno de los Parlamentos más poderosos e influyentes del mundo.

Jerusalén, 24 ene (EFE).- Los exministros israelíes Yair Lapid y Tzipi Livni, antiguos titulares de Finanzas y Justicia, respectivamente, acusaron hoy al jefe del Ejecutivo, Benjamin Netanyahu, de poner en peligro las relaciones de Israel con EEUU.

“Soldados del Ejército israelí son arrastrados a La Haya (sede de la Corte Penal Internacional) por crímenes de guerra que no cometieron. La única barrera para evitar esto es EEUU, que está ayudando a Israel a bloquear este ataque. Por eso nuestros lazos con EEUU son vitales para la seguridad de Israel”, denunció hoy Livni en declaraciones recogidas por el diario “Haaretz”.

Sus palabras hacían referencia a la decisión anunciada el pasado viernes por la Corte Penal Internacional de abrir un examen preliminar por crímenes cometidos desde junio de 2014 en los territorios palestinos ocupados, medida que fue respondida con firmeza por Netanyahu, quien aseguró que no permitirá que ningún soldado israelí sea juzgado por tribunales internacionales.

Por su parte Lapid, quien fue destituido de su cargo por Netanyahu al mismo tiempo que Livni el pasado diciembre tras varias divergencias con el primer ministro, afirmó que varios diplomáticos norteamericanos le habían trasmitido su “estupefacción” ante la visita que hará Netanyahu al Congreso norteamericano el próximo marzo.

“Esta semana hablé con varios funcionarios de EEUU. Estaban estupefactos. La conducta en torno a este discurso va contra el protocolo”, criticó Lapid en un comunicado difundido entre la prensa.

El primer ministro “conoce la relación con EEUU, conoce el protocolo en el ámbito internacional. Si ha decidido romperlo para ofrecer un discurso en el Congreso dos semanas antes de las elecciones, solo puede ser por una razón: cree que le ayudará en las elecciones en Israel incluso si el precio es dañar nuestra relación estratégica con EEUU”.

El pasado jueves el jefe del Gobierno israelí anunció su intención de viajar a EEUU para pronunciar un discurso ante el Congreso norteamericano como respuesta a una invitación emitida por su presiente John Boehner.

La confirmación se produjo al día siguiente de que saltaran a los medios las primeras informaciones sobre la convocatoria norteamericana, provocando una protesta de la Casa Blanca por considerar que “viola el protocolo”, al no haber estado al tanto de la invitación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo