Termina la campaña electoral de las presidenciales croatas

Por Publimetro Colombia

Zagreb, 9 ene (EFE).- Croacia cierra hoy una enardecida campaña electoral de cara a la decisiva vuelta de las presidenciales de este domingo entre el actual presidente, el socialdemócrata Ivo Josipovic, y la conservadora Kolinda Grabar-Kitarovic, que casi empataron en la primera ronda.

En la primera vuelta, el 28 de diciembre, Josipovic, un profesor de Derecho y músico, candidato del gobernante partido socialdemócrata (SDP) y de otros 16 partidos del centro-izquierda, ganó con un mínimo margen al obtener un 38,5 % de los votos.

En contra de todo pronóstico, Grabar-Kitarovic, una exministra de Exteriores y actual secretaria general adjunta de la OTAN para Relaciones Públicas, candidata de ocho partidos conservadores, encabezados por la Unión Democrática Croata (HDZ), logró un 37,2 %.

Después de que los institutos de demoscopia se equivocaran al pronosticar una ventaja de al menos diez puntos para Josipovic, ante esta segunda ronda no han publicado encuestas ni estimaciones.

En todo caso, los analistas coinciden en que los resultados serán muy ajustados y que la votación del domingo será la más incierta en la historia democrática de Croacia, una república que se independizó de Yugoslavia en 1991.

La pugna por cada voto entre los dos candidatos, secundados por los partidos que los apoyan, han agudizado al máximo los ataques y acusaciones mutuas.

Ante la virulencia de los ataques, algunos analistas han llegado a hablar de una “satanización” del rival político y de “retórica de guerra civil”.

La candidata conservadora promete “mostrar el puño” y forzar elecciones anticipadas si el Gobierno actual, del socialdemócrata Zoran Milanovic, no toma medidas urgentes para una rápida recuperación económica, al haberse cumplido en 2014 el sexto año consecutivo de recesión económica.

Asegura que “Josipovic ha callado en los cinco años” de su mandato presidencial, mientras el gobierno de Milanovic “el peor en la historia de Croacia”, arrastraba el país “al descalabro”.

Ante estos anuncios grandilocuentes, muchos analistas recuerdan que el cargo presidencial en Croacia tiene un carácter más bien protocolario, sin competencias en la política económica y menos aún para destituir al ejecutivo.

Josipovic, por su parte, se ha lanzado a recordar los casos de corrupción en la HDZ, que llevaron en 2012 a la cárcel al antiguo líder de este partido y ex primer ministro Ivo Sanader, con quien fue ministra Grabar-Kitarovic durante varios años.

Durante los Gobiernos de Sanader se robaron unos 12.000 millones de euros, lo que dejó el país en una situación económica lamentable, ha destacado el presidente en funciones.

La tensión se ha manifestado también en una acampada de protesta que han mantenido grupos de veteranos de guerra que el semanario progresista “Nacional” ha llegado a tachar de “minigolpe militar”.

Estas agrupaciones nacionalistas y cercanas a la HDZ se dedicaron a acusar diariamente al gobierno y a Josipovic de “pisotear sus derechos y su dignidad”, aunque sin concretar con argumentos las razones de su protesta.

A pesar de ello, Grabar-Kitarovic ha apoyado a los veteranos y no ha dudado en calificar como su “amigo” al polémico exgeneral croata Ante Gotovina, juzgado y luego absuelto por el tribunal de La Haya de los cargos de crímenes de guerra.

Por otro lado, ni la candidata conservadora ni nadie de la dirección de la HDZ asistió esta semana en Zagreb a la recepción que la importante minoría serbia organiza con motivo de la Navidad ortodoxa, a diferencia de Josipovic y el SDP.

Sectores ultranacionalistas que “coquetean” con el pasado pronazi croata de la Segunda Guerra Mundial apoyan en las redes sociales a Grabar-Kitarovic, entre ellos, el controvertido cantante “Thompson”, cuyos conciertos fueron prohibidos en países europeos.

“Las elecciones nos ofrecen otra oportunidad de derrotar finalmente a la política que destruye sistemáticamente el Estado croata y los valores croatas”, afirma “Thompson” en su página de “Faceook”, que tiene unos 180.000 seguidores.

También la Iglesia católica croata, a la que pertenece un 90 % del electorado, ha dejado claro que prefiere una victoria de Grabar-Kitarovic.

Mientras, decenas de organizaciones de derechos humanos, de minorías nacionales, homosexuales, ecologistas y feministas, hicieron campaña a favor de Josipovic.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo