La OTAN pasa al "apoyo decidido" en Afganistán consciente de los problemas

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 31 dic (EFE).- La OTAN inicia mañana su nueva operación “Apoyo Decidido” en Afganistán con la que pasa de la misión de combate a la de instrucción, asesoramiento y asistencia a las fuerzas de seguridad afganas, muy consciente de los “muchos retos” que aún afrontan Kabul y la Alianza en el país centroasiático.

La nueva misión, que no es de combate, arrancará con la presencia de 12.000 soldados de los aliados y socios de la OTAN, de los cuales EEUU aportará 10.800, que operarán desde un centro principal en Kabul-Bagram y desde Mazar-i-Sharif, en el norte de Afganistán, Herat (oeste), Kandahar (sur) y Jalalabad (este).

El personal estará ya completamente listo mañana, dijeron a Efe fuentes de la OTAN sobre el plan de operación.

El adiestramiento, el asesoramiento y la asistencia se efectuarán en los ministerios responsables de la seguridad y en otras instituciones, así como a alto nivel del Ejército y la Policía.

Los 28 países aliados contribuyen de diferentes maneras a la misión, junto con otros 14 socios.

EEUU encabezará las labores de la misión en el sur y el este, Alemania en el norte, Italia en el oeste y Turquía en la capital.

Para España, la misión “Apoyo Decidido” implica el mantenimiento de 485 militares en el país centroasiático.

El Estatus de las Fuerzas Armadas, SOFA, firmado en Kabul en septiembre, proporciona el marco legal para la misión.

Tras el fin oficial hoy a medianoche de la misión de combate de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán de la OTAN, ISAF, tras 13 años de presencia en el país centroasiático y con 3.485 soldados muertos, la seguridad quedará completamente en manos de los 350.000 soldados y policías afganos.

La Alianza también se ha comprometido a seguir apoyando financieramente a las fuerzas e instituciones de seguridad afganas y ha acordado con Kabul una “Alianza Duradera” para consultas políticas a largo plazo y cooperación práctica después de 2014.

Pero la nueva misión comienza su andadura en uno de los momentos más violentos del conflicto, y además del reto en materia de seguridad que afrontan la OTAN y Kabul existen otros problemas, como la elevada producción de drogas, la gran corrupción y la complicada gobernanza.

el presidente Ashraf Gani encabeza un Gobierno de unidad en el que su contrincante electoral, Abdulá Abdulá, ocupa el nuevo cargo de jefe del Ejecutivo, pero aún deben formar el gabinete de ministros.

Además, Afganistán sigue siendo uno de los países más corruptos del mundo, según el índice de Transparencia Internacional, y el cultivo y la producción del opio en el Estado afgano, que produce aproximadamente el 90 % de los opiatos ilícitos del mundo, aumentaron un 7 % y un 17 %, respectivamente, en 2014, según la ONU.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha declarado que, con la nueva misión, la Alianza y Afganistán “abren un nuevo capítulo” en sus relaciones, pero admitió que “quedan muchos retos” y “mucho trabajo” por hacer.

También el presidente de EEUU, Barack Obama, ha dicho que Afganistán “continúa siendo un lugar peligroso”.

El número de víctimas civiles (que incluye a muertos y heridos) en Afganistán aumentó casi un 20 % en 2014, según el último informe de la ONU, que prevé que la cifra supere la barrera de 10.000 por primera vez desde que se inició el registro en 2008.

Bruno Lété, experto del German Marshall Fund de EEUU, aseguró a Efe que se trata del año “más mortífero” desde que comenzó la insurgencia después de la invasión internacional que acabó con el régimen talibán en 2001.

Los talibán han clamado victoria con motivo del fin de la misión de combate aliada en el país. Stoltenberg les ha respondido que sus esfuerzos por desestabilizar el país “son en vano”.

Pieter Cleppe, del centro de estudios Open Europe, apuntó a Efe que el éxito a la hora de estabilizar el país ha sido en el mejor de los casos “mixto” y “es una lección a tener presente”.

No hay aún una decisión sobre la duración de la nueva misión, pero la OTAN sabe que, si EEUU pone en algún momento un límite a su participación en la misión, lo más probable es que los demás aliados también quieran salir de Afganistán.

Lété cree que la cumbre de la Alianza de 2016 en Varsovia evaluará el resultado de la nueva misión, momento por tanto crucial para el nuevo rol que asume mañana la OTAN en Afganistán.

Madrid, 31 dic (EFE).- En torno a 435 militares españoles participarán en la primera fase de la nueva misión de la OTAN en Afganistán, que comienza oficialmente este jueves, primer día del año, y que se prolongará a lo largo de todo 2015.

La misión, denominada “Resolute Support” (RSM), da relevo a la realizada hasta ahora por ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad) en apoyo del Gobierno afgano, informó hoy el Ministerio español de Defensa en un comunicado.

El objetivo es proporcionar entrenamiento, asesoramiento y asistencia a las instituciones de seguridad afganas, hasta que éstas puedan hacerse plenamente cargo de los cometidos asignados, sin apoyo internacional.

Durante la primera fase, las fuerzas de la OTAN aún estarán presentes en las diversas regiones del país y, posteriormente, la presencia se reducirá a la ciudad de Kabul, concentrando su esfuerzo en el apoyo de las instituciones a nivel nacional.

España contribuirá manteniendo su participación en el Cuartel General de la misión en Kabul.

Además, hasta finales de 2015 y dentro de la primera fase, mantendrá un contingente en la provincia de Herat.

Allí, en colaboración con fuerzas italianas, los efectivos españoles continuarán prestando servicio en la FSB (Forward Support Base) para conservar operativo el aeropuerto internacional de Herat, hasta la transferencia de responsabilidades a las autoridades afganas a final de año.

Igualmente, los militares españoles permanecerán durante el próximo año en el cuartel general de la región Oeste.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo