El partido Likud busca a miles de infiltrados del movimiento colonizador

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 28 dic (EFE).- El partido del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, busca a miles de infiltrados de la formación rival procolonizadora “Hogar Judío” que se habrían afiliado también al Likud para influir en el resultado de las primarias del próximo miércoles.

El Likud cree que entre 3.000 y 4.000 de sus militantes están afiliados a las dos formaciones en una clara violación de la ley electoral, y con el único objetivo de conseguir una lista de candidatos más derechista y acorde a los intereses del movimiento colonizador, informa hoy el diario Yediot Aharonot.

“Es una clara expresión de la voluntad de una parte de los colonos de determinar también la lista del Likud al parlamento”, se quejó al diario un alto directivo de la formación gobernante israelí.

El Likud, que según las encuestas se ha debilitado en los últimos meses, celebrará sus primarias el próximo miércoles para elegir la lista de candidatos a diputados en las elecciones anticipadas del 17 de marzo, en el que será el primer eslabón del proceso electoral.

En los comicios preelectorales pueden votar todos los militantes que hayan hecho efectivo el pago de la cuota de 2014.

Fuentes de la formación likudista han expresado el temor de que, por influencia de los topos del movimiento colonizador, la lista quede constituida por políticos ultraderechistas, lo que mermaría aún más las aspiraciones de Netanyahu de formar gobierno por cuarta vez.

Por ello el Likud ha pedido al partido “Hogar judío”, del ministro de economía, Naftalí Bennet, que le entregue su lista de militantes para contrastar y descalificar a todos aquellos que hayan incurrido en la doble afiliación, a lo que este se ha negado.

“No tenemos que disculparnos por el hecho de que militantes de otros partidos se hayan pasado a nosotros, actuaremos de acuerdo a la ley”, se excusaron desde esta formación.

El dominio del movimiento colonizador sobre el Likud comenzó hace más de una década cuando uno de sus líderes, Moshé Feiglin, consideró que desde esta formación podría defender mejor los intereses de los colonos en Cisjordania, y trajo consigo a miles de militantes.

Desde entonces los resultados de las primarias benefician más a los candidatos ultranacionalistas, en detrimento de los derechistas moderados y pragmáticos.

Este creciente poder, sumado a rivalidades internas, fraccionó por primera vez el Likud en dos formaciones en 2005, con la creación del Kadima por el ex primer ministro Ariel Sharón, y este año se ha producido una nueva escisión de la mano del ex ministro Moshé Kajlón.

Identificado con el Likud de Menahem Beguin, su dirigente histórico y quien firmó la paz con Egipto en 1979, Kajlón sostiene que bajo el mando de Netanyahu el partido se ha derechizado hasta dejar de ser una formación “pragmática” con capacidad de hacer concesiones a sus vecinos árabes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo