Los yihadistas derriban un avión militar jordano en Siria y capturan a su piloto

Por Publimetro Colombia

El Cairo, 24 dic (EFE).- Miembros del grupo Estado Islámico (EI) derribaron hoy en Siria el primer avión de la coalición internacional que lidera EEUU y capturaron a su piloto, de nacionalidad jordana, después de tres meses de bombardeos en los que un millar de yihadistas ha perdido la vida.

El Ejército de Jordania confirmó que uno de sus aviones militares que participaba en la alianza encabezada por Estados Unidos contra el EI fue abatido en la ciudad de Al Raqa, bastión de ese grupo extremista ubicado en el noreste de Siria.

El piloto, identificado como Muaz Kasabeh, fue capturado por combatientes del Estado Islámico.

Este grupo tiene “la responsabilidad total de la seguridad” del militar, advirtió el portavoz de las Fuerzas Armadas de Jordania, Mamduh al Amri, en unas declaraciones difundidas por la agencia oficial jordana Petra.

El avión fue derribado por artillería antiaérea cuando participaba en unos bombardeos de la coalición contra posiciones de los radicales en Al Raqa.

Distintas páginas de yihadistas en internet mostraron fotografías en las que se observa a un grupo de hombres armados llevando al supuesto piloto en una zona que parece ser un lago.

Al Raqa y su periferia han sido escenario habitual de bombardeos aéreos desde que la coalición comenzó sus operaciones en territorio sirio, el pasado 23 de septiembre.

Entre ayer y hoy, aviones internacionales atacaron ese feudo de los extremistas y otros puntos del país como la localidad de Kobani, de mayoría kurda y fronteriza con Turquía.

En esos bombardeos en Siria, están participando países árabes como Baréin, Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, que integran la coalición contra el EI, compuesta de unos sesenta socios.

Por su parte, el régimen sirio también continuó hoy sus ataques contra posiciones radicales en Al Raqa, causando la muerte de al menos 26 personas, entre ellas cinco mujeres y nueve menores, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que tiene una amplia red de colaboradores sobre el terreno.

El derribo del avión jordano se produce después de que el pasado 16 de septiembre un caza del Ejército sirio corriera la misma suerte también en Al Raqa, donde se estrelló contra una vivienda, lo que causó varios muertos y heridos entre los miembros de una misma familia.

En tres meses, la alianza contra el EI ha matado al menos a 1.046 combatientes radicales, la mayoría de ellos extranjeros, según cálculos que difundió ayer el Observatorio.

A esa cifra de fallecidos, se suman al menos 52 civiles, entre ellos ocho menores de edad y cinco mujeres, y un prisionero rebelde que perdieron la vida en ataques internacionales en las provincias de Al Hasaka, Deir al Zur, Al Raqa, Alepo e Idleb, situadas en el norte y este del país.

Por ahora, los bombardeos se han centrado en destruir cuarteles y sedes del EI y del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, al tiempo que han afectado a refinerías y yacimientos de crudo y otras instalaciones industriales.

Pese a la ofensiva aérea, los extremistas siguen controlando extensas zonas de Siria e Irak, por lo que Estados Unidos ya ha advertido de que se necesitarán esfuerzos a largo plazo y no ha descartado “retrocesos”.

En Jordania, la participación en la alianza ha despertado fuertes reticencias entre la opinión pública y la case política, sobre todo por el temor a las posibles represalias ante la interferencia en los asuntos internos de terceros países.

El EI proclamó un califato a finales de junio en Siria e Irak, donde ha conquistado amplias zonas e impuesto una interpretación radical de la ley islámica.

Más de 200.000 personas han fallecido desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, según la ONU.

Washington, 24 dic (EFE).- Estados Unidos, junto con los países que forman parte de la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), lanzaron hoy 17 ataques contra sus posiciones en Irak y Siria, informó la Fuerza Combinada de Operaciones estadounidense.

La coalición continuó su campaña de bombardeos contra el EI, mientras el Ejército jordano confirmó que el grupo yihadista ha derribado uno de sus aviones militares que participa en la coalición y su piloto ha sido capturado.

En Siria, cerca de la ciudad de Kobani, ocho ataques destrozaron cinco posiciones de combate del EI, un edificio y causaron daños en una unidad táctica, un vehículo y otra posición de combate del grupo yihadista.

Cerca de Deir ez Zor, un ataque impactó un punto de recolección de petróleo y cerca de Al Raqa, otra incursión destrozó un almacén de armas del EI.

En Irak, cerca de Al-Qa’im, en la provincia de Al Anbar tres ataques destrozaron ocho vehículos tácticos del EI y un almacén de suministros.

Además, en las inmediaciones de la ciudad de Sinjar, dos ataques impactaron en un vehículo y en una posición de combate; mientras que otro ataque cerca de Faluya afectó a una unidad táctica del EI y en Tal Afar, destrozaron un vehículo

En los ataques perpetrados en Siria participaron junto a Estados Unidos, Bahrein, Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

En cuanto a los realizados en Irak, además de Estados Unidos, Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Holanda y Reino Unido formaron parte de la operación.

Mosul (Irak), 24 dic (EFE).- Al menos 400 yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) murieron en los últimos cuatro días en la ofensiva lanzada por las fuerzas kurdas “peshmergas”, apoyadas por los aviones de la coalición que lidera EEUU, contra la ciudad de Sinyar, en el norte de Irak.

El dirigente del Partido Democrático del Kurdistán iraquí, Mohiedín al Mazuri, explicó a Efe que los “peshmergas” avanzan poco a poco en Sinyar, ciudad tomadas por el EI en agosto pasado.

En la ofensiva para recuperarla, que comenzó hace una semana, participan 8.000 combatientes kurdos que cuentan con el apoyo de tanques y artillería pesada, además del aéreo de la coalición.

Por ahora, los combates se concentran en varios barrios y distritos del sur de Sinyar, concretó Al Mazuri, que añadió que en la mayoría de estas zonas los explosivos y las minas colocados por los yihadistas dificultan el avance.

Hace una semana, los “peshmergas” penetraron en la ciudad y lograron tomar los barrios de Al Shohadá y Peshmerga, en el sureste.

Según el dirigente kurdo, un equipo de expertos artificieros empezó hoy a desactivar las bombas y a peinar estas zonas para allanar el camino al avance de las fuerzas kurdas.

Al Mazuri aseveró que el EI trasladó 133 cadáveres de sus combatientes a Mosul, ciudad que controlan desde junio pasado, y mató a 15 supuestos desertores.

El monte Sinyar se hizo tristemente famoso en agosto pasado debido a que en él quedaron atrapados decenas de miles de personas de la minoría religiosa yazidí, cientos de los cuales fueron secuestrados o asesinados por los yihadistas.

El analista Abdel Gani Fiqui dijo a Efe que los combates entre el EI y los “peshmergas” se desarrollan en un frente de 1.050 kilómetros.

Según Fiqui, al menos 727 combatientes kurdos han perdido la vida en enfrentamientos con los yihadistas en los últimos seis meses.

Los yihadistas cuentan en algunas zonas con el respaldo de tribus suníes, que desconfían de las autoridades chiíes y de sus milicias.

Otros clanes colaboran con el Ejército iraquí y han sido blanco de ejecuciones masivas a manos de los extremistas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo