El laico Essebsi anuncia su triunfo en las elecciones presidenciales de Túnez

Por Publimetro Colombia

Túnez, 21 dic (EFE).-El candidato del partido laico Nidá Tunis, Beyi Caid Essebsi, ha ganado las elecciones presidenciales en segunda vuelta frente al mandatario saliente Moncef Marzuki, aseguró su equipo de campaña conforme a varias encuestas a pie de urna, aunque no hay todavía resultados oficiales.

El jefe de la campaña electoral de Essebsi, Mohsen Marzuk, afirmó que los resultados de los sondeos encargados por su equipo dan una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales entre el ganador y el presidente saliente.

No obstante, los resultados oficiales de los comicios podrían tardar aún varias horas en conocerse.

La junta electoral debe publicar estos resultados en las próximas 24 horas, tal como ha anunciado uno de sus miembros.

Según las empresas encargadas por Nidá Tunis para hacer los sondeos a pie de urna, Essebsi ha logrado entre un 55,5 % y 56,5 % de los votos frente al 43,9-45,5 % de Marzuki.

El jefe de la campaña electoral de Marzuki, Adnan Manser, sin llegar a referirse a una victoria de Essebsi, ha dicho que la diferencia entre ambos candidatos es menor a la anunciada por su rival y ha denunciado “numerosas irregularidades” durante la jornada electoral.

El equipo de Essebsi ha querido proclamar su victoria cuanto antes sin esperar a las cifras oficiales, que en otras jornadas han tardado varios días en conocerse.

Pocos minutos después del anuncio de Nidá Tunis en conferencia de prensa, miles de automovilistas salieron a las calles haciendo sonar los claxon de sus vehículos por el centro de la capital y también en barrios periféricos.

También se han desplegado en el centro de la capital, sobre todo en la avenida Habib Burguiba, numerosos agentes de las fuerzas antidisturbios en previsión de posibles incidentes entre partidarios de uno y otro candidato, en el caso de que los seguidores de Marzuki no acepten los resultados.

Essebsi partía hoy como favorito, tras vencer en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del pasado 23 de noviembre, aunque por un porcentaje menor del esperado entonces (seis puntos porcentuales).

La jornada electoral ha transcurrido sin problemas mayores, desde la apertura de los colegios a las 08.00 hora local (07.00 GMT) hasta su cierre a las 18.00 hora local (17.00 GMT).

Al menos 90.000 agentes del orden, entre militares y policías, velaron por la seguridad en los 11.000 centros de votos repartidos por toda la geografía tunecina.

No obstante, el portavoz del Ministerio de Defensa informó de la muerte de un supuesto terrorista, un joven de 20 años, al ser perseguido después de atacar presuntamente anoche, junto a su grupo, un colegio electoral en un pueblo de la región de Qairauán, en el centro del país.

Este fue el único ataque registrado después del llamamiento que esta misma semana hizo un grupo de yihadistas de Ansar al Charia (Partidarios de la Ley islámica), la principal organización terrorista tunecina, llamando a sus miembros a hacer descarrilar la jornada electoral.

Los principales líderes políticos y otras personalidades ejercieron su derecho al voto durante la mañana, en la que se registró una tímida afluencia de electores.

Sin embargo, la participación se animó a partir de la hora del almuerzo.

Con la votación de hoy, se culmina el largo proceso de transición tunecina iniciado en 2011, en la llamada Primavera Árabe, con la caída del dictador Zin al Abidín Ben Ali, un desarrollo modélico para el resto del mundo árabe.

Túnez, 21 dic (EFE).- El casi seguro ganador de las elecciones presidenciales que hoy concluyeron en Túnez, Beyi Caid Essebsi, de 88 años, aparece como el único capaz de sacar al país de la crisis por su larga y respetada trayectoria política.

Nacido el 29 de noviembre de 1926 en una familia de la burguesía ilustrada que hizo fortuna, Essebsi comenzó en política como miembro activo de la resistencia contra el protectorado francés mientras finalizaba sus estudios de Derecho en París, con un aura de luchador anticolonialista que siempre ha sido un “plus” en el Magreb.

Con la independencia, en marzo de 1956, el joven abogado ocupó varios puestos: representante del presidente Habib Burguiba; responsable de varias áreas en el Ministerio de Interior, hasta llegar a director de la Seguridad Nacional y a titular de Interior en 1967 y responsabilizarse en 1969 de la cartera de Defensa.

A principios de la década de 1970, la crisis política que atravesaba el sistema de partido único instaurado por Burguiba, debido al fracaso económico de una política de colectivización socialista de las tierras agrícolas, hizo creer a muchos que supondría el fin del monopartidismo.

Sin embargo, Burguiba rechazó una apertura y Essebsi criticó al partido Neodestur, declinó el puesto de embajador en Francia, abandonó su carrera política y pasó a ejercer la abogacía.

Una década después, los aires de cambio que parecían prometer democracia, en la época del primer ministro Mohamed Mazali, devolvieron a Essebsi a la política y durante seis años (1981-1987) ocupó la cartera de ministro de Asuntos Exteriores.

El favorito a ganar las elecciones del domingo no se afilió al Neodestur hasta que el golpe de Estado de Zin al Abedín Ben Alí en 1987 lo transformó en el partido Agrupación Constitucional Democrática (RCD, siglas en francés).

Essebsi -que como muchos tunecinos pensaba que el RCD traía bajo el brazo la democracia- fue elegido diputado en 1989 y presidente del Parlamento del 14 de marzo de 1990 al 9 de octubre de 1991, cuando, por segunda vez en su vida, volvió a abandonar la política al vislumbrar la deriva dictatorial del régimen de Ben Alí.

Durante veinte años desapareció de la vida pública hasta que las primeras revueltas de la Primavera Árabe, que acabaron con el régimen de Ben Alí en 2011, lo devolvieron a la primera línea del convulso escenario político tunecino con el inicio de una transición democrática.

Tras la caída del Gobierno del longevo primer ministro de Ben Alí, Mohamed Ganuchi, por la presión de la calle, ocupada por miles de jóvenes, Essebsi lideró el Ejecutivo desde el 27 de febrero hasta el 24 de diciembre de 2011, cuando fue sustituido por el primer ministro islamista, Hamadi Yabali.

En esos meses de “revolución” Essebsi se encargó de organizar las primeras elecciones democráticas, transparentes y libres de Túnez, de las que salió una Asamblea Nacional Constituyente que debía redactar una nueva Constitución en un periodo que se prolongó hasta el pasado 27 de enero, cuando fue adoptada.

Tras abandonar la jefatura del Gobierno, Essebsi anunció la creación de un partido político para posibilitar una alternancia democrática frente a los islamistas del partido Al Nahda, que habían ganado las elecciones para la constituyente: así nació Nidá Tunis (Llamada por Túnez), que obtuvo la autorización el 6 de julio de 2012.

El partido se convirtió pronto en punta de lanza de los laicos contra los islamistas y además comenzó a propugnar “la inclusión de todos los tunecinos”, una referencia nada velada a toda la clase que había colaborado de un modo u otro con Ben Alí y a la que una ley de “protección de la revolución” pensaba excluir.

Cuando Al Nahda, superado por la violencia política y la crisis económica galopante, tuvo que dejar el Gobierno para dar paso a un Gabinete tecnócrata, Essebsi ya estaba lanzado a la primera línea y fue elegido candidato presidencial por su partido.

A punto de cumplir 89 años, el presidente de Nidá Tunis ha conseguido que su partido, con solo dos años de vida, ganase las pasadas elecciones legislativas del 26 de octubre al lograr 85 escaños sobre un total de 217, con los islamistas de Al Nahda en segundo lugar.

Túnez, 21 dic (EFE).- Un presunto terrorista resultó muerto en un tiroteo con militares, después de que un grupo atacase un colegio electoral la pasada madrugada en el pueblo de Hafuz de la región de Qairauán, en el centro del país.

Según afirmó hoy el portavoz del ministerio de Defensa, Belhasán Oueslati, el joven, de 20 años, murió durante la persecución que se inició después de disparar contra los militares que vigilaban un colegio electoral con una escopeta de caza de 16 mililitros.

Tras la persecución del grupo de supuestos terroristas, que ha durado hasta esta mañana, los militares detuvieron a tres miembros del grupo.

Por otra parte, otro grupo de supuestos terroristas disparó desde una camioneta contra miembros de la Guardia Nacional en un control de carretera en la región de Siliana, al sur de la capital, sin que se produjeran víctimas ni heridos.

El primer ministro, Mehdi Yumá, declaró ante la prensa que estos sucesos son “tentativas desesperadas” porque los terroristas “son conscientes de que (la cita electoral de hoy) es la recta final de la transición democrática”.

“La mejor respuesta a esas tentativas desesperadas es votar masivamente”, concluyó el jefe del Gobierno.

El país celebra hoy la segunda y definitiva vuelta de las primeras elecciones presidenciales libres y pluralistas de su historia en la que participan dos candidatos, el laico Beyi Caid Essebsi, y el presidente saliente y candidato a su propia sucesión, Moncef Marzuki.

Hace varios días, el grupo yihadista de Ansar Al Sharía, o “Los partidarios de la Ley Divina”, amenazó con cometer atentados con ocasión de la cita electoral de este domingo, y dijo cumplir así las instrucciones dadas en ese sentido desde el Estado Islámico desde Irak.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo