Las recientes tensiones raciales en EE.UU. son un nuevo test para el legado de Obama

Por Publimetro Colombia

Washington, 13 dic (EFE).- Las recientes tensiones raciales en Estados Unidos son un nuevo test para el legado de Barack Obama, el primer presidente negro de la historia del país y de quien la comunidad afroamericana espera y reclama más en este asunto.

Muchos esperaban una visita de Obama a Ferguson (Misuri) a finales de noviembre tras el estallido de protestas y la indignación popular que suscitó la decisión de un jurado de no imputar al policía blanco Darren Wilson por la muerte unos meses antes del joven negro Michael Brown, quien iba desarmado.

En las mismas fechas fue noticia el caso de un niño negro de 12 años que murió en Cleveland (Ohio) por los disparos de un policía que confundió la pistola de juguete que portaba el menor con un arma de verdad.

Y hace apenas diez días, otro jurado de Nueva York decidió no imputar al agente blanco que aplicó al afroamericano Eric Garner una llave de inmovilización que le provocó la muerte.

Después de todos estos casos, muchos ciudadanos, y en particular los de raza negra, esperan de Obama “algo más”, pero no se dan cuenta de que es “muy difícil” para él involucrarse políticamente por el cargo que ocupa.

Así lo explicó a Efe el profesor Tony Brown, de la Universidad Vanderbilt (Tennessee), al recordar, además, que la campaña de Obama hacia la Casa Blanca se basó en la noción de un país que está “más allá” del racismo, que lo ha superado.

A su juicio, el problema reside en la poca “credibilidad” que tiene en este asunto un presidente que ha minimizado el problema del racismo y cuya llegada al poder fue interpretada por muchos como una señal de superación de la discriminación hacia los negros.

Obama, quien ganó relevancia a nivel nacional con un discurso en la Convención Nacional Demócrata de 2004 en el que afirmó que “no hay un Estados Unidos negro y otro Estados Unidos blanco”, puede “hacer más” para calmar las tensiones actuales simplemente “si se mantiene al margen” del debate, según este profesor experto en racismo.

En julio del año pasado, Obama entró en el debate abierto tras la absolución de George Zimmerman, un exvigilante blanco, por la muerte del joven negro Trayvon Martin en Florida y habló desde su propia experiencia como afroamericano en su discurso más sincero y personal sobre el racismo desde su llegada a la Casa Blanca.

“Cuando Trayvon Martin murió dije que podría haber sido mi hijo. Otra forma de decirlo es que Trayvon Martin podría haber sido yo hace 35 años”, afirmó entonces Obama, tras aparecer por sorpresa ante los periodistas en la sala de prensa de la residencia presidencial.

Ahora, mientras continúan en algunas ciudades las protestas por los sucesos de Ferguson, Nueva York y Cleveland, el presidente dijo esta semana durante una entrevista que ese tipo de manifestaciones son “necesarias”, siempre que sean “pacíficas”.

Pero también dejó claro, ante los que le reclaman que se una a esas manifestaciones y tome partido, que eso es algo que “institucionalmente” no puede hacer.

“He sido bastante explícito acerca de mi preocupación”, se defendió Obama, quien a comienzos de año lanzó la iniciativa “El guardián de mi hermano” (“My brother’s keeper”), que persigue mejorar el acceso a la educación de los jóvenes latinos y negros, más proclives al fracaso escolar y a la marginación que los blancos.

Asimismo, a principios de este mes el mandatario anunció una serie de medidas para combatir la “creciente desconfianza” entre los departamentos de policía locales y las comunidades de minorías como la hispana y la afroamericana, algo que consideró “un problema nacional”.

En ese marco, Obama pedirá al Congreso invertir 263 millones de dólares a lo largo de tres años, incluidos 75 millones para conseguir que unos 50.000 agentes más lleven cámaras incorporadas a su uniforme o su cuerpo, con el fin de grabar sus interacciones con civiles.

Por otro lado, el Departamento de Justicia divulgó el lunes nuevas directrices para evitar la discriminación racial por parte de las fuerzas de seguridad, aunque son solo de obligatorio cumplimiento para los agentes federales, no para los locales y estatales.

Ese departamento llevaba cinco años trabajando en la elaboración de las nuevas directrices, pero “particularmente a la luz de ciertos incidentes recientes” era “imperativo” tomar medidas, según explicó el secretario de Justicia, Eric Holder.

“Claramente necesitamos nuevas leyes”, aseguró a Efe Vernellia Randall, profesora de la Universidad de Dayton (Ohio) y quien, a la pregunta de si Obama ha hecho “lo suficiente” para lidiar con las tensiones raciales, responde que el mandatario “no ha hecho nada en seis años”.

Obama “no tiene un plan para ocuparse de manera activa del problema”, opinó Randall, para quien es “esencial” que el Gobierno “se involucre” para poner fin a la desigualdad y la discriminación racial.

Washington, 13 dic (EFE).- Miles de personas marcharon hoy por las calles de Washington en protesta contra la violencia racial de la Policía, a la luz de varios casos de policías blancos que han matado este año a personas negras en Estados Unidos.

Al grito de “Justicia para todos”, los manifestantes, convocados por la Red de Acción nacional -asociación fundada por el reverendo Al Sharpton, uno de los grandes líderes de la comunidad negra de Estados Unidos- se congregaron en la Plaza de la Libertad, cerca de la Casa Blanca, en el centro de la capital del país.

Desde ahí y en un ambiente festivo, los congregados -jóvenes y ancianos, blancos y negros- caminaron hasta el Capitolio, sede del Congreso, pertrechados de pancartas en las que se leían consignas como “Las vidas negras importan”, “Manos arriba, no disparen” o “El racismo es una enfermedad letal”

“Esto no es una marcha blanca o una marcha negra. Esta es una marcha estadounidense, de manera que los derechos de todos los estadounidenses están protegidos”, afirmó Sharpton.

Los participantes en el acto recordaron el caso de Eric Garner, que murió el pasado julio en Nueva York a manos del policía blanco Daniel Pantaleo, contra el que un gran jurado decidió no presentar cargos hace diez días.

Garner, de 43 años, era asmático y murió por asfixia, según determinó la autopsia, luego de que Pantaleo le colocara el brazo alrededor del cuello y ejecutara una llave de estrangulamiento, acto que fue grabado por un transeúnte en vídeo.

Otro gran jurado decidió el pasado mes no imputar al policía blanco Darren Wilson por la muerte del joven negro Michael Brown.

Wilson, de 28 años, tiroteó a Brown, de 18 años, tras robar éste una caja de cigarrillos en un supermercado de Ferguson, un suburbio de San Luis (Misuri), en circunstancias no aclaradas públicamente.

También evocaron los manifestantes el caso del pequeño Tamir E. Rice, de 12 años, que murió en Cleveland (EEUU) el pasado noviembre por los disparos de un policía que confundió la pistola de juguete que portaba el menor con un arma de verdad.

De hecho, familiares de esas tres víctimas acudieron hoy a la manifestación de Washington y expresaron ante la multitud su condena de la violencia policial.

“Este es un momento histórico”, afirmó la madre de Eric Garner, Gwen Carr, quien vestía una sudadera con la frase “No puedo respirar”, pronunciada por su hijo antes de fallecer.

Estas tensiones raciales han hecho que el presidente de EEUU, Barack Obama, reafirmara recientemente su compromiso con la mejora de la relación entre la policía y las minorías del país.

El pasado día 3, Obama, primer presidente negro de la historia de EEUU, subrayó la “inquietud de demasiadas comunidades de minorías de que las fuerzas del orden no lidian con ellos de una manera justa”.

“Este es un problema estadounidense, cuando alguien de este país no es tratado con igualdad ante la ley. Es un problema y, como presidente, es mi trabajo ayudar a resolverlo”, aseveró el mandatario.

Protestas como la de Washington se han convocado también hoy en otras ciudades de Estados Unidos, como Nueva York, Boston y San Francisco.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo