El Gobierno colombiano y las FARC pasan la página y retoman el proceso de paz

Por Publimetro Colombia

La Habana, 10 dic (EFE).- El Gobierno colombiano y las FARC retomaron hoy el proceso de paz con el reinicio de las negociaciones, lo que supone pasar la página después de la crisis desatada por el secuestro del general Ruben Darío Alzate, que derivó en la suspensión de los diálogos, episodio que eludieron comentar.

La única mención a la mayor crisis que ha vivido el proceso en dos años vino de la mano del jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, quien señaló que la reanudación de los diálogos “hace patente que han quedado atrás los acontecimientos de las últimas semanas que generaron las dificultades que el país conoce”.

En una declaración leída ante los medios, el jefe de la delegación del Gobierno salió de nuevo al paso de las críticas al proceso de paz por parte de algunos sectores políticos de Colombia, encabezados por el expresidente Álvaro Úribe, quien recientemente afirmó que la reanudación de las conversaciones se logró cediendo concesiones a la guerrilla.

“Nada de esto se ha basado en concesiones oscuras e inaceptables. En un trino reciente, el senador Uribe publicó supuestos compromisos exigidos por las FARC para reiniciar las conversaciones. Esto ni siquiera fue planteado por las FARC y, en todo caso, si lo hubiera sido, no lo hubiéramos aceptado”, subrayó De la Calle.

Para evitar especulaciones sobre lo que se negocia en la mesa de La Habana, De la Calle reafirmó su disposición a dialogar con otros partidos políticos de Colombia y “brindar información detallada”, reuniones que ya ha mantenido con varios partidos pero a las que el Centro Democrático, que lidera Uribe, “se ha negado”.

“Nuevamente tenemos que rechazar informaciones falseadas, inverosímiles, carentes de sindéresis, cuyo objetivo único es generar obstáculos al anhelo de paz de los colombianos”, lamentó.

El Gobierno recordó que en este ciclo, el próximo día 16 de diciembre viajará a La Habana la quinta y última comitiva de víctimas que participará en la mesa de negociación; además de recibir un día antes por primera vez a un grupo de expertas en cuestiones de género.

“La mujer ha estado en el vórtice de la victimización, pero es a la vez, la correa de transmisión de la reconciliación”, señaló el jefe negociador del Gobierno colombiano, que aborda en estos momentos con la guerrilla el punto de la hoja de ruta sobre el resarcimiento de los 6,5 millones de víctimas del conflicto armado.

Por su parte, las FARC rehusaron completamente referirse a la crisis del proceso de paz recién superada y “Pablo Catatumbo” (alias de Jorge Torres Victoria) se limitó a leer una reflexión sobre el derecho humanitario en conflictos armados, en la que reiteró la “desproporción” de fuerzas sobre el terreno entre la insurgencia y el Ejército.

El guerrillero indicó que es “incompatible con el sentido común” que se acuse a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de usar artefactos explosivos artesanales contra las fuerzas del Estado, mientras estos “utilizan indiscriminadamente aviación ofensiva y bombas de tonelada y media”.

En este sentido, reiteró que la guerrilla “nunca” ha diseñado estrategias “de ataque generalizado contra la población civil”.

La reanudación hoy de las negociaciones supone la confirmación de la voluntad de las partes de sacar adelante este proceso, el intento de paz con las FARC que ha llegado más lejos, con acuerdos parciales en asuntos tan peliagudos como reparto de tierras, participación política o cultivos ilícitos y drogas.

Tras la suspensión de los diálogos pocas horas después de que la guerrilla retuviera en el departamento del Chocó al general Alzate y otras dos personas el pasado 16 de noviembre, las partes enseguida trataron de salir de ese impasse para retornar a la mesa de negociación.

Gracias a la mediación de los países garantes, Cuba y Noruega, llegaron a un acuerdo, tan sólo tres días después de ese suceso, para la liberación de los rehenes, condición que exigía el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos para reanudar las conversaciones.

Una vez liberados todos los rehenes de la guerrilla, las partes acordaron volver al trabajo con el empeño de dejar atrás las dificultades que desencadenó el capítulo del secuestro del general, y no dejar pasar la oportunidad de poner fin al conflicto armado más longevo del continente.

Bogotá, 10 dic (EFE).- Las Comisiones de Paz del Congreso colombiano y miembros de la sociedad civil pidieron hoy al Gobierno y al Ejército de Liberación Nacional (ELN) que instalen lo más pronto posible una mesa formal de conversaciones para avanzar hacia una paz “completa” y “duradera” en el país.

La petición fue formulada a los negociadores de ambas partes por los copresidentes de las Comisiones de Paz en una carta que lleva la firma de cuatro senadores y dos representantes a la Cámara de distintos partidos y de miembros de organizaciones sociales.

En el mensaje, los firmantes expresan su “preocupación” por la falta de avances en los contactos entre el Gobierno y el ELN para la instalación de un proceso de paz similar al que desde hace dos años se lleva a cabo en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El Gobierno y el ELN anunciaron el pasado 10 de junio, es decir hoy hace seis meses, que en enero de este año habían comenzado contactos “exploratorios” para iniciar un proceso de paz, pero desde entonces no se ha informado de avances.

“Quienes suscribimos esta carta lo hacemos con la preocupación de que, no obstante el anuncio de la fase exploratoria de los diálogos entre el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional hace seis meses, aún no se ha producido la instalación formal de la mesa de conversaciones”, expresa la carta.

En la misiva, los firmantes dicen estar convencidos de que “sin un proceso con el ELN, la paz de Colombia no será completa”.

“Destacamos los adelantos significativos que se han logrado en los puntos de acuerdo con las FARC, sin embargo, no vemos conveniente que se profundice el desfase que provoca continuar avanzando con el proceso en La Habana, mientras se atrasa el comienzo de los diálogos con el ELN”, añade el mensaje.

En su comunicado conjunto del 10 de junio, el Gobierno y el ELN anunciaban que la agenda de conversaciones incluiría los temas de víctimas, participación de la sociedad y otros por acordar sobre los cuales nada se ha vuelto a decir.

Al respecto, los firmantes de la carta divulgada hoy reconocen “la iniciativa del ELN de plantear la participación social y ciudadana en los diálogos de paz” y manifiestan su disposición a “promover la intervención activa de la población civil en la búsqueda de la paz”, pero consideran “indispensable” que se produzca “cuanto antes la apertura de la mesa de conversaciones”.

“Por eso, esperamos que este llamado contribuya en época decembrina a estimular el arranque del proceso de paz que se ha anunciado, y ponemos a disposición nuestro trabajo en procura de alcanzar esa meta”, concluye la carta.

Firman el documento los senadores Iván Cepeda (Polo Democrático), Roy Barreras (Partido de la U), Antonio Navarro (Alianza Verde) y Horacio Serpa (Partido Liberal), así como los representantes a la Cámara Ángela Robledo (Partido Verde) y Alirio Uribe (Polo Democrático), y 35 representantes u organizaciones de la sociedad civil.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo