Osborne combina recortes y nuevos impuestos para sanear las finanzas públicas

Por Publimetro Colombia

Londres, 3 dic (EFE).- El ministro británico de Economía, George Osborne, propuso hoy una combinación de recortes y nuevos impuestos para sanear las finanzas públicas del Reino Unido, aún lastradas por un déficit más alto de lo que hubiera deseado.

En la llamada Declaración de Otoño, en que expuso en el Parlamento sus prioridades para el presupuesto del próximo marzo, abogó por “acabar el trabajo” de equilibrar las cuentas, lo que implica mantener la austeridad pero con cambios impositivos a fin de gravar más a bancos y multinacionales.

En una de sus medidas más impactantes, anunció un impuesto que gravará con un 25 % los beneficios de las multinacionales como Google o Amazon que desvían sus ganancias a otros países, a fin de recaudar 1.000 millones de libras (1.200 millones de euros) en los próximos cinco años.

Con la vista puesta en las elecciones generales de mayo de 2015, Osborne pidió veladamente confianza en los conservadores del primer ministro, David Cameron, para culminar la tarea de eliminar el déficit presupuestario.

El Reino Unido “tiene dos opciones”, planteó: “Despilfarramos la seguridad económica que hemos logrado” o “acabamos el trabajo que hemos comenzado”.

“Yo digo que, si nos mantenemos en esta senda, nos mantenemos en la senda de la prosperidad”, afirmó, entre aplausos de sus colegas.

Al comienzo de su intervención, Osborne dio a conocer las últimas previsiones de la Oficina de responsabilidad presupuestaria (OBR, en inglés), que revisó el crecimiento y ofreció una nueva proyección del déficit.

Según los datos de la OBR, la economía del Reino Unido crecerá un 3 % en 2014, por encima del 2,7 % previamente pronosticado, y un 2,4 % en 2015, un 2,2 % en 2016 y un 2,4 % en 2017.

Menos halagüeñas fueron las cifras del déficit, que el Gobierno de coalición entre “tories” y liberaldemócratas prometió eliminar en 2015 y que aún se sitúa en cotas altas, en parte, según la oposición laborista, por la pobre recaudación de impuestos debida a los precarios sueldos de los británicos.

La OBR confirmó que el déficit alcanzará este año 91.300 millones de libras (116.000 millones de euros), más de un 5 % del PIB y por encima de los 86.000 millones de libras (109.000 millones de euros) pronosticados en el último presupuesto, en marzo pasado.

No obstante, este desequilibrio estructural se irá reduciendo en años sucesivos hasta llegar a un superávit de 4.000 millones de libras (5.000 millones de euros) en 2018-19, indicó.

Osborne reconoció que el déficit, cuya reducción es el principal objetivo de su plan económico, “caerá este año y los próximos algo menos de lo esperado”, pero incidió en que su plan “funciona”.

El portavoz de Economía del Partido Laborista, Ed Balls, le acusó no obstante de haber “roto sus promesas” y criticó que, a pesar del crecimiento, los británicos padecen, por la precarización del empleo, “una crisis del coste de la vida”.

Al anunciar una congelación de las ayudas sociales y un ahorro adicional de 10.000 millones de libras (12.700 millones de euros) en la Administración pública, el ministro alertó de que el Reino Unido “no está fuera de peligro”, pues, con la recesión en Japón y un estancamiento en la eurozona, hay “luces rojas de alarma” sobre la economía global.

Además del gravamen a las multinacionales, otra de las grandes reformas propuestas hoy por Osborne fue la del impuesto sobre la compra de vivienda, que gravará menos a las casas baratas y más a las caras, hasta un 12 % en el caso de las que cuesten por encima de 1,5 millones de libras (1,9 millones de euros).

Osborne anunció un fondo soberano con los ingresos de la polémica extracción de gas de lutita para beneficiar al norte de Inglaterra, muy castigado por la crisis, y se eliminará el impuesto de aerolíneas para los menores de doce años en 2015.

El próximo abril, como ya se había anunciado, subirá hasta 10.600 libras brutas anuales (13.500 euros) el umbral a partir del cual hay que pagar impuesto sobre la renta y se cambiará el gravamen a los bancos para que contribuyan con 4.000 millones de libras más (5.000 millones de euros) en el próximo quinquenio.

El ministro confirmó también la financiación de varios proyectos de infraestructura de carreteras y defensas de inundaciones, por un valor total de 17.300 millones de libras (21.700 millones de euros), así como 2.000 millones de libras (2.500 millones de euros) más para el Servicio Nacional de Salud (NHS).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo