Netanyahu dice que los palestinos deberán reconocer un "Estado judío"

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 25 nov (EFE).- El reconocimiento de Israel como “Estado judío” es la base de cualquier futuro acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, afirmó hoy el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

“Israel es la nación Estado del pueblo judío”, dijo en una reunión con el presidente de la República Checa, Bohuslav Sobotka, en la que agregó que el reconocimiento de este hecho por parte de los palestinos “es la base para cualquier acuerdo de paz”.

Los Gobiernos israelí y checo celebraron hoy en Jerusalén su cumbre anual, que Netanyahu aprovechó para responder a las críticas internas y de la comunidad internacional sobre su intención de pasar una ley por el Parlamento (Kneset) que así lo establezca.

La ley, propuesta por cuatro diputados ultranacionalistas y que el domingo fue apoyada por el Ejecutivo israelí en medio de una sonada polémica, tiene supuestamente el objetivo de reforzar el carácter judío del país frente a lo que Netanayhu denominó “retos” que provienen del exterior.

Los detractores, entre los que se cuentan la ministra de Justicia, Tzipi Livni, consideran que no sólo daña la democracia israelí sino que puede tener un efecto bumerán y perjudicar a las relaciones entre la mayoría judía y las distintas minorías, la inmensa mayoría de origen árabe.

“Israel es una democracia ejemplar, así ha sido siempre y así será. Un país que perpetúa los derechos individuales de cada uno de sus ciudadanos”, explicó Netanyahu ante las quejas de que la nueva ley podría erosionar los derechos de las minorías.

Y alegó que, mientras el carácter democrático del país estaba garantizado, a su juicio hay constantes intentos fuera y dentro de Israel para despojarlo de su condición de Estado nación del pueblo judío.

La demanda de este reconocimiento a los palestinos para alcanzar un acuerdo de paz la planteó el primer ministro israelí hace ya varios años, a pesar de que la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), firmante de los acuerdos de Oslo, reconoció el Estado de Israel en 1993.

Junto con la expansión de asentamientos judíos, la nueva demanda se ha convertido en uno de los principales escollos para la reanudación de las negociaciones, que quedaron interrumpidas a principios de año.

Jerusalén, 25 nov (EFE).- El jefe de la Policía israelí, Yohanán Danino, se quejó hoy de las visitas de políticos ultranacionalistas de su país al Monte del Templo, o Explanada de las mezquitas, por la interpretación que de ellas se hace en el mundo musulmán y la tensión que provocan.

“Cualquiera que exhorte a cambiar el statu quo en el Monte del templo no debe subir allí”, dijo Danino en una comparecencia pública durante un encuentro académico en el sur del país, recoge la página por internet del diario Yediot Aharonot.

Danino se quejaba así de las sucesivas visitas de políticos de ultraderecha que reclaman cambiar el statu quo en ese recinto sagrado para permitir a los judíos rezar en el lugar donde en su tiempo se alzaron los templos de Salomón y Herodes, destruidos en el siglo VI a.C y en el año 70 d.C, respectivamente, y en donde hoy se erigen el Domo de la Roca y la Mezquita de Al Aqsa.

Las sucesivas visitas de políticos nacionalistas en los últimos meses a la Explanada de las mezquitas (considerado el tercer lugar más sagrado en la jerarquía del islam tras La Meca y Medina) han servido de combustible para alentar la tensión en la zona desde el pasado mes de junio, y generar una serie de enfrentamientos y ataques entre los dos pueblos.

Danino se pronunció después de que el asesor jurídico del Gobierno israelí diera hoy su consentimiento a que otro político, Moshé Feiglin, del ala más derechista del partido gobernante Likud, pueda visitar el disputado recinto escoltado por la policía.

“Puede ser que el señor Danino crea que el Monte del Templo no debe quedar en nuestras manos. Si es así que lo diga abiertamente. (Mientras tanto) la función del Gobierno de Israel y de sus fuerzas de seguridad es preservar (allí) la soberanía israelí”, le respondió Feiglin.

Debido a la libertad de cultos en Israel, ni el poder judicial ni el gobierno pueden prohibir las visitas al recinto sagrado, aunque la policía puede imponer restricciones temporales por motivos de seguridad.

Desde hace ya dos meses, cuando se agravó la ola de violencia en Jerusalén, la Policía viene pidiendo al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que frene las visitas de sus ministros y otros políticos de derechas, aunque sin éxito.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo