Se rompió el cráneo en 30 pedazos y vivió para contarlo

Por Luz Lancheros

Jack Martindale es un milagro viviente: El joven de 25 años se rompió el cráneo en 30 pedazos cuando un auto chocó contra el suyo. Él quedó vivo, pero su novia y amiga murieron.

Eso pasó en 2010. Estuvo en coma un mes y los doctores advertían a sus padres que este jamás volvería a caminar ni a hacer nada por sí mismo. Tuvo el peor grado de coma: El 3. Es en el que menos se tiene opción para sobrevivir, pero lo hizo. Y a pesar de su tremenda lesión en la cabeza, que lo dejó con amnesia y ataxia, trató de recuperarse, reportó el tabloide Daily Mirror.

Los doctores “unieron” su cráneo con nueve piezas de titanio y 33 tornillos. Su apariencia no volvió a ser lo mismo. Y luego de cinco años de batallas legales y terapia, se pudo graduar, tiene su propio apartamento y escribió un libro con su historia, que antes del accidente podía prodigarle todo lo que desearía un joven: Viajes, fiestas y amistades. Luego del accidente, no recordaba nada. Solo podía identificar objetos en francés.

Poco a poco comenzó a querer recuperarse y el conductor que los estrelló fue encarcelado por siete años. Ahora, en su libro “Desafiando una herida cerebral: El mundo que Jack construyó”, cuenta cómo tuvo que luchar para que la sociedad no lo considerara una persona incapacitada sino alquien que quería salir adelante.

 
 

 

 

Lea también:

Nave espacial de Virgin Atlantic se estrella en EEUU y deja un muerto

5 ofensivos disfraces de Halloween inspirados en noticias

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo