Juncker recibe esta medianoche el testigo de Barroso al frente de la Comisión Europea

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 31 oct (EFE).- El luxemburgués Jean-Claude Juncker recibirá esta medianoche el testigo de José Manuel Durao Barroso al frente de la nueva Comisión Europea, un Ejecutivo que toma posesión con el objetivo claro de la recuperación económica en la Unión Europea tras la peor crisis a la que ha hecho frente el bloque.

Atrás quedan diez años, los de las apodadas Comisión “Barroso I y II”, marcados por la ampliación de la UE, que ha pasado de 15 a 28 miembros, y por una crisis económica y financiera que a punto estuvo de acabar con la integración económica del euro.

“Una década después de haber asumido esta gran responsabilidad de dirigir la Comisión, debo decir adiós”, declaró Barroso esta semana en su despedida oficial ante el personal del Ejecutivo comunitario.

Barroso, que no ha revelado futuras ambiciones políticas tras un periodo de descanso que espera tomar a partir de mañana, reconoció en su despedida ante la prensa acreditada en Bruselas que durante su mandato tuvo que tomar decisiones “no perfectas”.

El ex primer ministro portugués entonó un tibio “mea culpa” por la imperfección y la lentitud con la que se tomaron decisiones clave durante la crisis, que relacionó con los obstáculos planteados por las capitales.

“Lamento que, también debido al complejo sistema de toma de decisiones de la UE, no siempre fue posible moverse lo suficientemente rápido”, dijo Barroso, que inauguró su segundo mandato en 2009, cuando la crisis ya se cebaba con especial dureza en la zona del euro.

Barroso se ha mostrado sin embargo “orgulloso” por el trabajo realizado, convencido de que, “pese a las dificultades”, deja una Unión Europea “más abierta y unida”.

También ha defendido durante esta semana en diversos actos de despedida que, en uno de los periodos más duros que ha atravesado la Unión, la Comisión Europea fue “la única institución que nunca dudó” de la necesidad de que Grecia continuara en el euro, y aseguró haber mantenido esta postura ante algunos líderes que lo cuestionaban.

Este jueves, en el acto de descubrimiento de su retrato junto al resto de los otros expresidentes de la Comisión Europea, Barroso, que compartió su protagonismo con su sucesor Juncker, señaló en referencia al nuevo líder del Ejecutivo que la Comisión “no podría quedar en mejores manos”.

Barroso elogió la “experiencia, la inteligencia y la convicción” de la causa europea de Juncker, al que deseó todo el éxito del mundo, porque “el éxito de la Comisión también será el éxito de Europa”, recordó.

Juncker, que se convertirá el sábado en el décimo segundo presidente de la Comisión Europea, ha cerrado la puerta a nuevas ampliaciones durante los próximos cinco años y centrará sus esfuerzos en la recuperación de la economía y en atajar el paro juvenil en la UE.

En su discurso ante la Eurocámara en la última sesión plenaria que dio su visto bueno al colegio de comisarios elegido por Juncker, el democristiano anunció que adelantará a diciembre la presentación de un plan de inversión pública y privada de 300.000 millones de euros para los próximos tres años a fin de promover el crecimiento.

En el equipo de veintisiete hombres y mujeres que formarán el nuevo colegio de comisarios de Juncker estará el español Miguel Arias Cañete, que asumirá la comisaría de Acción por el Clima y Energía.

Pese a su guiño a la inversión, el expresidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo durante casi dos décadas ha dejado claro que las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento “siguen vigentes”, y aseveró que la UE no podrá recuperarse de la crisis “solo con endeudamiento o solo con austeridad”.

Esa dicotomía entre inversión y austeridad es una de las apuestas de Juncker, que ha situado en los dos principales puestos económicos de su Ejecutivo, la comisaría de Asuntos Económicos y Monetarios y la vicepresidencia de Empleo, Crecimiento, Innovación y Competitividad, a dos hombres ideológicamente alejados en apariencia: el socialista francés Pierre Moscovici y el conservador finlandés Jyrki Katainen, respectivamente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo