Canadá estudia endurecer las leyes contra los "radicales" tras el ataque al Parlamento

Por Publimetro Colombia

Toronto (Canadá), 24 oct (EFE).- El ministro de Seguridad Pública de Canadá, Steven Blaney, dijo hoy que el Gobierno está estudiando cambios en las leyes del país para facilitar la detención de personas que puedan estar “radicalizadas” y ser propensas a cometer ataques como el que se registro el miércoles en el Parlamento.

En una entrevista con la emisora pública Radio-Canada, Blaney señaló que el Ejecutivo está considerando una serie de cambios para alcanzar los “umbrales” necesarios que permitan efectuar detenciones.

“Lo que el primer ministro (Stephen Harper) nos ha pedido es que revisemos de forma acelerada los diferentes mecanismos que se ofrecen a la Policía para asegurar la seguridad de todos”, afirmó.

Por su parte, el ministro de Justicia, Peter MacKey, declaró durante una rueda de prensa que está revisando “aquellos elementos del código criminal que permitan una acción preventiva, específicamente en el área de terrorismo”.

Los posibles cambios son consecuencia directa de los dos ataques ocurridos esta semana en Canadá.

El lunes, un joven “radicalizado” atropelló en las cercanías de Montreal a dos soldados, de los cuales uno murió, y el miércoles, otro individuo, que el Gobierno ha calificado de “radicalizado”, pero que familiares y amigos han señalado era un drogadicto con problemas mentales, mató a un soldado en Ottawa antes de atacar el edificio del Parlamento.

Los dos atacantes, Martin Couture-Roleau, de 25 años, y Michael Zehaf-Bibeau, de 32, resultaron muertos por disparos de las fuerzas de seguridad.

Ambos habían solicitado pasaportes para poder abandonar el país y viajar a Siria, según las autoridades canadienses, pero en ambos casos no se les había concedido.

La Policía también ha confirmado que Martin Couture-Roleau era una de las 93 personas en Canadá que estaba siendo vigilada por su radicalización.

Las fuerzas de seguridad han indicado en numerosas ocasiones que las actuales leyes les impiden detener y mantener en prisión a aquellos individuos que tienen planeado viajar al extranjero para unirse a fuerzas extremistas como el Estado Islámico.

El director de la Policía Montada canadiense, Bob Paulson, indicó el jueves que Zehaf-Bibeau no estaba en la lista de 93 “radicales”.

Pero Paulson añadió que su petición de pasaporte estaba siendo retenida por las autoridades, lo que pudo provocar los ataques del miércoles.

Toronto (Canadá), 24 oct (EFE).- El primer ministro canadiense, Stephen Harper, se escondió en un armario mientras algunos de los diputados de su Partido Conservador se armaban con lanzas improvisadas para protegerse del atacante que penetró en el Parlamento armado con un rifle del siglo XIX.

Esos son algunos de los detalles que han empezado a emerger en las últimas horas de los dramáticos acontecimientos que se produjeron en la capital canadiense el pasado miércoles, cuando Michael Zehaf-Bibeau, de 32 años, disparó mortalmente contra un soldado y posteriormente atacó el edificio del Parlamento.

Zehaf-Bibeau, que según el retrato dibujado por familiares, amigos y conocidos sufría adicción a drogas y problemas mentales, fue capaz de causar pánico y caos armado con un rifle diseñado en el siglo XIX y en un asalto que duró poco mas de 90 segundos.

Tras disparar mortalmente contra el cabo Nathan Cirillo, Zehaf-Bibeau corrió a un vehículo que había comprado el día anterior por 650 dólares, recorrió unos pocos metros hasta una de las entradas al complejo de Parliament Hill, se hizo con el vehículo de un ministro y aceleró hacia el edificio que alberga el Parlamento.

Una vez allí, se apeó armado con un rifle Winchester Modelo 94 (en referencia al año 1894, cuando fue creado), entró por los pasillos del edificio y llegó a estar a pocos metros de la sala donde Harper se reunía, como cada miércoles, con los diputados del Partido Conservador.

En los pasillos del edificio, Zehaf-Bibeau fue abatido por una lluvia de balas disparadas por las fuerzas de seguridad. Según los expertos, el arma que portaba Zehaf-Bibeau, de 32 años de edad, tiene capacidad para siete u ocho balas. Y tres de ellas ya las había disparado.

Cuando se oyeron los disparos, los diputados conservadores reunidos con Harper se atrincheraron en la sala, amontonando sillas contra la puerta.

Mientras, el primer ministro canadiense intentó salir de la sala pero finalmente decidió quedarse en su interior y esconderse en un armario durante más de 15 minutos hasta que la Policía Montada vino a rescatarlo.

A su alrededor, algunos de los diputados conservadores rompieron los palos utilizados para sujetar las banderas que adornaban la sala para convertirlos en improvisadas lanzas.

Tras abatir a Zehaf-Bibeau, la Policía Montada acudió a la sala pero los diputados conservadores se resistieron a abrir las puertas por temor a que los agentes fuesen en realidad los atacantes.

Finalmente, los agentes penetraron en la sala para llevarse a Harper, que permaneció oculto en un lugar no revelado hasta 24 horas después, cuando hizo su aparición de nuevo en el Parlamento canadiense.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo