El Ejército turco bombardea posiciones de la guerrilla kurda, según un periodico local

Por Publimetro Colombia

Estambul, 14 oct (EFE).- Cazabombarderos turcos han atacado objetivos de la guerrilla del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) en el sureste de Turquía, informa hoy el diario “Hürriyet”.

Los bombardeos, en la zona de Daglica (provincia de Hakkari), fronteriza con Irak e Irán, son el primer incidente de este tipo desde que arrancó el proceso de paz, hace casi dos años.

Según el citado diario, las Fuerzas Armadas tomaron la decisión de bombardear después de varios días de asedio con fusiles y ametralladoras pesadas contra un cuartel militar en Daglica.

Varios aviones F-16 y F-4 partieron de dos bases aéreas para bombardear “objetivos del PKK”, pero no hay información sobre muertos o heridos.

El proceso de paz, con un alto de fuego en vigor desde marzo de 2013, se ha visto sacudido en los últimos días por declaraciones de ambos bandos que hacían prever una vuelta a la guerra.

El PKK no se queja sólo de que el Gobierno turco no ha dado los pasos esperados para ampliar los derechos de los kurdos, sino también de la pasividad de Ankara sobre el asedio del grupo yihadista Estado Islámico a la ciudad kurdo-siria de Kobani.

La comunidad kurda de Turquía denuncia que el Gobierno no permite permite enviar ayuda o armas a este enclave.

La guerrilla ha vinculado el proceso de paz con Turquía a la salvación de Kobani, amenazando con romperlo si la ciudad cae en manos de los yihadistas.

El Gobierno turco, por su parte, ha rechazado toda responsabilidad y ha declarado que “el PKK es tan terrorista como el Estado Islámico”.

El fundador del PKK, Abdullah Öcalan, encarcelado en Turquía, fijó recientemente el 15 de octubre como fecha límite para reactivar el proceso de paz, aunque el sector político kurdo en Turquía ha prometido “negociar hasta el final”.

Hace dos días, un alto cargo del PKK, Cemil Bayik, declaró en una televisión alemana que los guerrilleros empezarían a volver a suelo turco, poniendo fin a una retirada que se completó el verano pasado.

Ankara, 14 oct (EFE).- Centenares de milicianos kurdos que luchan contra los yihadistas del Estado Islámico en la ciudad kurdo-siria de Kobani han sido detenidos por las autoridades turcas, según informa hoy la cadena CNNTürk.

Ese medio informa de que unos 270 combatientes de las milicias kurdas de Kobani, conocidas como YPG, fueron detenidas por las autoridades cuando cruzaron a Turquía desde Siria la pasada semana.

Tras una breve huelga de hambre, unos 60 recibieron hoy permiso para regresar a Kobani, afirma la citada emisora.

“Venimos de Kobani a través del paso oficial, no de forma clandestina. Sin embargo, tras interrogarnos, nos retienen aquí y no podemos salir. No sabemos por qué”, aseguró uno de esos combatientes al diario Zaman.

422 guerrilleros kurdo-sirios han llegado en las últimas semanas al hospital público de Suruç para ser operados de heridas sufridas en el frente, informa hoy el diario “Hürriyet”.

Según esa fuente, las autoridades turcas han identificado entre esos combatientes a 40 miembros de la guerrilla kurda del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), considerado terrorista por Turquía, EEUU y la UE.

De hecho, Ankara ha insistido en que considera igualmente terroristas al PKK que a los yihadistas del Estado Islámico.

El PKK y las YPG mantienen estrechas relaciones y no es un secreto que numerosos miembros del PKK han acudido a Kobani para luchar contra los yihadistas.

La guerrilla del PKK mantiene desde marzo de 2013 un alto el fuego con el Gobierno turco para avanzar en las negociaciones de paz, pero la negativa de Ankara a permitir la llegada de armas a Kobani o de intervenir contra los yihadistas ha tensado el ambiente.

Aviones militares turcos bombardearon el lunes posiciones del PKK en el sureste de Turquía, en respuesta a ataques por parte de los guerrilleros a un cuartel militar turco, según informan hoy los medios locales.

CNNTürk informó hoy de que continúa la evacuación de heridos de Kobani hacia los hospitales turcos, aunque bajo condiciones cada vez más peligrosas, ya que los yihadistas se han acercado lo suficiente como para bombardear el paso que conecta la ciudad sirio-kurda con la frontera turca.

“Las balas pasan por encima de nuestras cabezas, pero seguimos intentando llevar a los heridos al hospital, aunque es muy arriesgado. Suelen tener heridas de bala o de metralla”, declaró un conductor de ambulancia a la cadena CNNTürk.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo