Cataluña mantiene la consulta soberanista, aunque apoyada en otro marco legal

Por Publimetro Colombia

Madrid, 14 oct (EFE).- El presidente del gobierno autónomo de Cataluña, Artur Mas, afirmó hoy que mantiene la consulta soberanista del 9 de noviembre “con locales abiertos, urnas y papeletas”, aunque se apoyará en otro marco jurídico basado en la legislación regional sobre “participación ciudadana”.

La primera convocatoria de la consulta independentista es considerada ilegal por el Gobierno español, cuya vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló hoy que analizará esa nueva iniciativa para decidir si impugnarla, aunque ya adelantó que se trata de una “nueva ocurrencia” de Mas.

El presidente del Gobierno autónomo de Cataluña compareció hoy después de renunciar anoche a la consulta del 9N, tal y como estaba establecida en el decreto aprobado en septiembre para ese fin.

A finales de septiembre, Mas aprobó la convocatoria de la consulta soberanista para el 9N y la Ley de Consultas que le daba amparo legal, en la que los ciudadanos de Cataluña (7,5 millones de habitantes) iban a pronunciarse sobre la soberanía de esa comunidad autónoma y, eventualmente, su independencia.

Ambas medidas quedaron suspendidas pocos días después por el Tribunal Constitucional, que admitió a trámite los recursos presentados por el Gobierno de España.

Ello obligó al Ejecutivo catalán a anular la campaña institucional para la consulta.

Desde entonces, el Gobierno catalán y los partidos independentistas y los partidarios de la consulta han tratado de buscar la fórmula que permita a los catalanes votar y eludir posibles recursos del Ejecutivo nacional.

“Mantengo la consulta”, afirmó hoy Mas, quien aclaró que se mantendrá también la doble pregunta sobre la independencia planteada en la consulta inicial, lo que demuestra que su compromiso al respecto sigue “intacto y firme”.

“Ese compromiso se mantendrá siempre y cuando tengamos muchas personas dispuestas a participar el 9 de noviembre”, reiteró en un claro llamamiento a los catalanes para que acudan a las urnas.

Por ello, el presidente catalán anunció hoy que esta nueva consulta se basará en “marcos legales preexistentes” a la Ley de Consultas y que respetan una “competencia genérica” del Gobierno autonómico de Cataluña, que es la “participación ciudadana”.

Sin embargo, rehusó concretar aspectos sobre ese nuevo marco legal que le permitirá sacar las urnas en noviembre para “no dar pistas al adversario”, en alusión al Gobierno de España, al que calificó de “muy intransigente”.

“El adversario es el Estado español. Ante un adversario así no tienes que dar pistas; no les haremos el trabajo fácil”, señaló en referencia a un posible nuevo recurso del Gobierno central ante el Constitucional.

En nombre del Gabinete central, Sáenz de Santamaría aclaró que analizarán el nuevo planteamiento y subrayó: “Incumplir la ley y, por tanto, saltarse el marco de convivencia de todos los españoles lleva a Cataluña a una situación que no es sostenible”.

El líder de la oposición española, Pedro Sánchez, secretario general del Partido Socialista, pidió a Mas que cumpla con la legalidad y abandone la idea de seguir adelante con la consulta, aunque también reclamó al Gobierno central “voluntad de reformar la Constitución para garantizar la unión de España”.

Por su parte, el diputado de ERC, formación independentista catalana y principal apoyo de Mas en este proceso, Alfred Bosch, culpó al “bloqueo” del Gobierno español de que tengan que buscar otras fórmulas para que el pueblo catalán pueda pronunciarse en las urnas y se mostró dispuesto a apoyar la nueva consulta propuesta por Mas.

Recalcó que ahora la pelota está en el tejado del Gobierno español que, al impedir “un referéndum a la escocesa”, debe dar respuesta al “anhelo democrático” del pueblo de Cataluña, para lo que dejó la puerta abierta a unas elecciones a las que acudan con una única lista todos los partidos catalanes que apoyan la consulta.

La misma idea planteó también el presidente Mas, que consideró la consulta del 9N como el primer paso de un proceso de participación ciudadana, para el que se guarda como última posibilidad unas “elecciones plebiscitarias” que supondrán la “consulta definitiva”.

Descartó realizar una declaración de independencia unilateral si no se da una votación popular con características de un referendo que avale dicha posición.

Según Mas, esas elecciones darán “plenas garantías” a la decisión sobre el futuro de Cataluña que los ciudadanos expresen en la consulta o proceso participativo del 9 de noviembre.

Madrid, 14 oct (EFE).- El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, calificó hoy de “una excelente noticia” que no se celebre la consulta independentista que el Gobierno regional de Cataluña quería llevar a cabo el próximo 9 de noviembre y reiteró su oferta de diálogo pero siempre dentro de la ley.

Rajoy se refirió al proceso soberanista catalán en una jornada organizada por el Financial Times en Madrid después de que, anoche, el presidente de Cataluña (noreste de España), el nacionalista Artur Mas, descartara celebrar la consulta que tenía prevista para noviembre y a la espera de conocer hoy su propuesta alternativa.

El jefe del Ejecutivo español, en referencia a esa comparecencia, consideró necesario esperar a ella para saber qué pretende hacer Mas y matizó que no es bueno “adelantar acontecimientos”, pero subrayó que, si se confirma, sería “una excelente noticia”.

Añadió que España es una democracia avanzada en la que cumplir la ley es una obligación de todos, y más de los que tienen una responsabilidad política.

Preguntado por la oferta que puede realizar Cataluña ante la nueva situación, Mariano Rajoy lamentó que hasta ahora la única alternativa ofrecida por Mas sólo haya sido la convocatoria de ese referéndum, que ya no se va a celebrar.

“El Gobierno no puede estar por encima de la ley”, recalcó Rajoy, e insistió en que es el pueblo español el que tiene la soberanía para adoptar determinadas decisiones sobre su futuro.

El jefe del Ejecutivo abogó por mirar al futuro y “superar cosas, dialogar y hablar”.

El presidente de Cataluña, Artur Mas, renunció ayer finalmente a la consulta del 9-N tal como la estableció en el decreto suspendido por el Tribunal Constitucional, decisión que anunció tras una reunión con el resto de partidos catalanes soberanistas partidarios de la consulta.

La convocatoria de la consulta fue una promesa de CiU, partido nacionalista que gobierna en Cataluña, durante las elecciones regionales de 2012, y cuenta con el apoyo de otros partidos independentistas y organizaciones sociales.

Bruselas, 14 oct (EFE).- La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural reclamaron hoy en Bruselas al bloque soberanista que se mantenga unido como lo hace la sociedad civil para lograr una Cataluña independiente, después de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, apuntase en ese asunto un alejamiento con ERC.

“El presidente ha dicho que se ha resquebrajado (la unidad), pero las cosas se pueden arreglar y nosotros intentaremos hacerlo”, señaló la presidenta de la ANC, Carme Forcadell, en declaraciones a la prensa en la capital belga tras participar en una conferencia sobre la independencia de Cataluña en el Parlamento Europeo (PE).

“Nos sentimos decepcionados de que los partidos políticos no hayan sabido mantener la unidad como hemos hecho la sociedad civil”, añadió.

Forcadell, que participó en la presentación en la Eurocámara de la campaña “Ahora es la hora” en defensa de la consulta soberanista del 9 de noviembre, aseguró que la sociedad civil seguirá unida y trabajará al máximo para lograr la unidad de los partidos porque es “vital” y “prioritario” para mantener vivo el proceso.

La ANC aseguró también que mantendrá la movilización convocada para el próximo domingo en la Plaza de Cataluña, al tiempo que animó a la participación.

“La movilización debe continuar para que el proceso pueda llegar al final que nosotros queremos que es una Cataluña independiente”, sostuvo Forcadell, quien consideró que hay que tener “la cabeza fría y los pies en el suelo porque estamos en un momento muy difícil”.

La presidenta de Òmnium, Muriel Casals, dijo que “ahora no es el momento de desanimarse” y aseguró que “pese a que el proceso es largo y difícil y el adversario muy poderoso, no nos desanimaremos”.

Casals dijo que Òmnium trabaja desde hace 53 años “para construir un futuro mejor para Cataluña”.

“Aunque el proceso no es un camino de rosas, no nos desanimaremos, al contrario, hay un deseo muy fuerte y muy general por parte del pueblo catalán de construir el futuro soberano de Cataluña y esta ilusión no se va a romper”, recalcó.

“Qué no cese la ilusión, esto no se acaba aquí ni muchísimo menos”, añadió Casals.

El presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), Josep M. Vila D’Abadal, que también participó en el acto, reconoció sentirse preocupado por los últimos acontecimientos en Cataluña.

“Reclamamos desde aquí que recuperen la unidad y que vuelvan a trabajar conjuntamente para el proceso, que es un proceso que dirige el pueblo de Cataluña”, afirmó.

En el debate de hoy en el PE participaron también Ramon Tremosa, de CiU, y Josep Maria Terricabras y Ernest Maragall, de ERC-NEC.

Mas afirmó hoy que su gobierno mantendrá una consulta soberanista el 9 de noviembre “con locales abiertos, urnas y papeletas”, pero en base a otro marco jurídico de “participación ciudadana” ya existente en la legislación regional.

El presidente catalán compareció hoy después de renunciar anoche a celebrar la consulta soberanista del 9N tal y como estaba establecida en el decreto aprobado para ese fin, que el Tribunal Constitucional suspendió cautelarmente por no cumplir con la legislación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo