La malnutrición afecta a 2.000 millones de personas en todo el mundo

Por Publimetro Colombia

Berlín, 13 oct (EFE).- Cerca de 805 millones de personas pasan hambre en el mundo, pero incluso más del doble, hasta 2.000 millones de personas, sufren de malnutrición o “hambre oculta”, según el Índice Global del Hambre (GHI) de 2014, presentado hoy en Berlín.

La principal causa de la malnutrición, caracterizada por la ingesta insuficiente de vitaminas, minerales y nutrientes, que debilita el sistema inmunológico y eleva la mortalidad infantil, es sobre todo la pobreza.

En 16 países, entre los que figuran Irak, Suazilandia, Comores y Burundi, la situación de hambruna es “muy grave” o “alarmante”, indica el informe.

“Conflictos como los de Siria, Irak o Sudán del Sur ponen en peligro la situación alimentaria en estos países. Los refugiados se ven expuestos a una mayor amenaza de inseguridad alimentaria, malnutrición y enfermedades”, indicó Bärbel Dieckmann, presidente de la ONG Welthungerhilfe (Ayuda Mundial contra el Hambre).

Irak, donde el porcentaje de personal con malnutrición es más del doble que en 1990, ocupa el penúltimo lugar entre todos los países en el índice de este año.

La violencia constante, el gran número de desplazados en el país y la afluencia de refugiados procedentes de Siria, así como la calidad de las necesidades básicas, que empeora año tras año, agudizan esta situación, indica el informe.

La difícil situación en Suazilandia encuentra su explicación en la propagación extrema del virus del VIH, que afecta al 26,5 % de la población adulta, señalan los expertos.

En tanto, Burundi está todavía en el lento proceso de recuperar la estabilidad política y la paz tras décadas de guerra civil.

Según Dieckmann, a todo ello “se suma la epidemia de ébola en África occidental, que influirá de forma considerable en los próximos meses en la situación alimentaria de los países afectados”.

“El mundo debe estar ahora más unido para enfrentarse a este desafío. Necesitamos el valor para una solidaridad incondicional”, advirtió.

No obstante, el informe muestra también que el GHI retrocedió un 39 % desde 1990 en los países en vías de desarrollo.

Así, un total de 26 países, entre los que figuran Brasil, Perú, Angola, Benin, Gana, Camboya, Malí, Tailandia y Vietnam, vieron reducidas sus puntuaciones GHI a la mitad o más.

“La lucha contra el hambre y la malnutrición debe avanzar consecuentemente en el siglo XI. El fin de semejante dimensión de sufrimiento humano crea la oportunidad para millones de personas de llevar una vida sana y plena”, subrayó Klaus von Grebmer, investigador del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI, por sus siglas en inglés).

El Índice Global del Hambre, que se actualiza cada año, es una herramienta diseñada para medir y dar seguimiento de manera comprehensiva al hambre a nivel mundial y también por países y regiones

El GHI es publicado de forma conjunta por el IFPRI y las ONG Concern Worldwide irlandesa y Welthungerhilfe alemana.

Roma, 13 oct (EFE).- Los países que participarán en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN2) han firmado una declaración conjunta en la que asumen que la responsabilidad principal de la lucha contra el hambre es de los gobiernos.

La cumbre, que se celebrará en Roma del 19 al 21 noviembre de 2014 con la presencia de jefes de Estado y de Gobierno, está organizada por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Antes de la celebración de esta cumbre, la FAO anunció hoy que tras intensas negociaciones los países que participarán firmaron una Declaración común y aceptaron un Marco de acción con cerca 50 recomendaciones.

En éste “reconocen que la malnutrición en todas sus formas, incluidas la subalimentación, las deficiencias de micronutrientes, el sobrepeso y la obesidad no sólo afectan a la salud y el bienestar de la gente sino que también suponen una pesada carga en forma de consecuencias sociales y económicas negativas para individuos, familias, comunidades y Estados”.

Además, los países “se comprometen a erradicar el hambre y prevenir todas las formas de malnutrición en todo el mundo y aumentar las inversiones para intervenciones y acciones efectivas para mejorar la alimentación y nutrición de las personas”, se lee en la nota de la FAO.

La declaración, que tendrá que ser ratificada tras la cumbre, afirma que “la pobreza, el subdesarrollo y el bajo nivel socioeconómico son los principales contribuyentes a la malnutrición, tanto en las zonas rurales como urbanas”.

Y subraya que en este aspecto “la responsabilidad principal es de los gobiernos”.

“Los gobiernos tienen la responsabilidad primordial de la adopción de medidas a nivel nacional, dialogar con una amplia gama de partes interesadas, incluidas las comunidades afectadas, las recomendaciones están dirigidas principalmente a los líderes gubernamentales”, añade el documento.

Entre las recomendaciones que aceptan los países se incluye “el desarrollo y la implementación de planes y políticas nacionales para mejorar la nutrición y las inversiones relacionadas, incluida la Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD)”.

También se recomienda “mejorar la producción agrícola sostenible en formas que garanticen la seguridad alimentaria y que las personas puedan tener acceso a una alimentación sana”.

“El acuerdo sobre el Marco de Acción envía una poderosa señal al mundo: los países miembros se toman realmente en serio el tema de la nutrición”, aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, tras comunicar el acuerdo alcanzado.

Para Graziano da Silva, “La CIN2 puede desempeñar un papel fundamental en la promoción de la seguridad alimentaria y la nutrición”.

En la nota de hoy se recordó que, según datos recientes de la FAO, alrededor de 805 millones de personas en el mundo pasan hambre, y que la mitad de la población mundial está afectada por algún tipo de malnutrición.

La primera conferencia internacional sobre nutrición se celebró en 1992 y, aunque se han hecho avances importantes en la lucha contra el hambre y la malnutrición, apunta la FAO, “este progreso ha sido insuficiente y desigual”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo