El opositor Aécio Neves suma el apoyo de Marina Silva en las elecciones

Por Publimetro Colombia

Sao Paulo, 12 oct (EFE).- El opositor Aécio Neves recibió hoy el apoyo expreso de la ecologista Marina Silva, tercera candidata más votada en la primera vuelta de las presidenciales brasileñas, de cara a la cita con las urnas del próximo día 26, en las que se enfrenta a la actual mandataria, Dilma Rousseff.

Silva declaró su voto a Neves a título personal, aunque seis de los siete partidos de la coalición que la respaldaron en la primera vuelta habían anunciado previamente su apoyo al socialdemócrata y solo una fuerza se declaró neutral.

Rousseff, la más votada el pasado día 5 con el 41,59 % de los sufragios, restó importancia a la declaración de Silva, y consideró que no supondrá una transferencia “automática” de sus 22 millones de electores hacia Neves, puesto que “el voto no es propiedad de nadie”.

Neves, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quien recibió el voto del 33,55 % del electorado, consideró que el espaldarazo de la ecologista amplió la dimensión y el calado de su candidatura, que ahora “representa el profundo sentimiento de cambio que hoy se propaga por la sociedad”.

“Hoy es un día glorioso para nuestra caminata. Recibo con mucha emoción y responsabilidad la manifestación de Marina Silva. A partir de ahora, somos un sólo cuerpo, un sólo proyecto en favor de Brasil y de todos los brasileños”, afirmó Neves en una rueda de prensa en la ciudad de Aparecida, en el estado de Sao Paulo.

La declaración de Silva a favor de Neves sucedió un día después de que el candidato del PSDB asumiera públicamente una lista de principios y promesas electorales que habían sido defendidas por la ecologista.

Silva se mantuvo una semana en silencio, retrasando la decisión de apoyar a Neves o de mantenerse neutral, a la espera de que el candidato socialdemócrata incorporase a su programa las modificaciones sugeridas por ella.

El manifiesto de Neves, titulado “Juntos por la democracia, por la inclusión social y por el desarrollo sostenible”, fue comparado hoy por Silva a la “carta a los brasileños” que le sirvió a Luiz Inácio Lula da Silva para ganar las elecciones de 2002.

Si la carta de Lula supuso un giro a la derecha para calmar a los inversores, el manifiesto de Neves recogió tradicionales banderas de la izquierda, como el mantenimiento de los programas sociales, el impulso de la reforma agraria o la defensa de los indios.

“La alternancia de poder hará bien a Brasil. Lo que hay que reafirmar es el camino de los avances sociales, pero con una gestión competente del Estado y con estabilidad económica, ahora sacudida con el regreso de la inflación y la inseguridad traída por el desmantelamiento de importantes instituciones públicas”, afirmó Silva en su discurso.

El punto de vista de Silva no fue compartido por Rousseff, quien dijo que no le sorprende la decisión de la abanderada socialista, debido a su “proximidad” con las propuestas económicas de Neves y por las disparidades que, según ella, guarda con los programas sociales del oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

La mandataria recalcó que los electores son “independientes” y para decidir entre las “dos visiones” que, según Rousseff, se presentan en las urnas: el “retroceso” que supone su adversario y el “compromiso con el pueblo” que ella propugna.

La declaración de Silva a favor de Neves, aunque sea importante por la influencia de la ecologista, podría tener un efecto limitado en el electorado por la heterogeneidad de los grupos que, según los expertos, optaron por la ecologista ante las urnas.

Entre el variopinto electorado que optó por Silva, se incluyen evangélicos, grupos de clase media descontenta y también antiguos votantes del PT desencantados con el partido y con los reiterados escándalos de corrupción, pero que difícilmente se inclinarán por votar al PSDB.

La propia Marina Silva militó en el PT tres décadas y formó parte de los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva, pero rompió con el partido en 2009 para presentarse a las presidenciales de 2010, entonces en las filas del Partido Verde.

Si logra sumar nuevos apoyos entre los votantes de Silva, Neves podría agrandar la ventaja que ha obtenido en los primeros sondeos divulgados en la última semana.

Las dos primeras encuestas de las reputadas empresas Datafolha e Ibope coincidieron en mostrar un empate técnico, con dos puntos de ventaja para el opositor, lo que está dentro del margen de error.

Un tercer sondeo publicado el pasado sábado por la empresa Sensus situó a Neves 17 puntos por encima de Rousseff, lo que supondría que la candidata oficialista tendría una votación incluso inferior a la que obtuvo hace una semana, el 41,2 %, frente al 58,8 % de su rival.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo