Altercados en Hong Kong entre manifestantes y contrarios a las protestas

Por Publimetro Colombia

Hong Kong, 3 oct (EFE).- Manifestantes prodemocracia y ciudadanos contrarios a ellos han protagonizado hoy en Hong Kong pequeños enfrentamientos en dos de las zonas ocupadas por el movimiento en la sexta jornada de protestas que vive la ciudad.

Lo altercados han ocurrido en la zona comercial local de Mong Konk, el barrio más denso, y en Causeway bay, donde suelen acudir los turistas chinos del continente a realizar sus compras en esta época del año, una semana festiva en el país asiático -salvo en Hong Kong, donde sólo tuvieron dos días festivos, miércoles y jueves-.

Al parecer, las disputas se han producido cuando ciudadanos contrarios a la ocupación de la calle comenzaron a desmontar las tiendas y las barricadas de los jóvenes manifestantes en estas dos zonas.

Mientras en Causeway Bay se controló la disputa rápido, en Mong Kok el ambiente está más caldeado y se están produciendo diversos enfrentamientos verbales entre ciudadanos, que casi han llegado a traducirse en enfrentamientos físicos, según pudo constatar Efe.

Cientos de ciudadanos -en su mayoría, hombres- han rodeado el último tenderete que queda en pie de los manifestantes, y que los jóvenes intentan mantener.

Los estudiantes -en menor número- han organizado tres filas humanas para que los ciudadanos que protestan contra la ocupación no puedan acceder al mismo.

Diversos agentes de Policía, que han acudido a la zona para asegurar el orden, también han organizado una cadena humana para sostener a las cientos de personas que tratan de alcanzar a los jóvenes enfurecidos, comprobó Efe.

La Policía les insiste en que “si quieren sentirse seguros, no se enfrenten a los manifestantes”, y ya han interceptado a un ciudadano que pretendía agredir a los manifestantes.

“Llegaron de la nada, son gente pagada por el Gobierno, no son de aquí, no hablan bien cantonés (dialecto que se habla en Hong Kong)”, explicó a Efe una joven de 26 años llamada Cynthia integrante del movimiento prodemocrático que ha demostrado ser muy pacífico estos seis días.

Ajeno a uno y otro bando, un profesor de 42 años, dueño de una academia de lenguas en Mong Kok, Victor Mai, manifestó a Efe su apoyo a las demandas de los estudiantes pero también su malestar por la forma en la que están llevando a cabo las manifestaciones.

“Estoy con ellos (los estudiantes) pero nos están tratando como a secuestrados para presionar al Gobierno de Hong Kong. Tendrían que protestar en un parque pero no perjudicando a sus propios conciudadanos”, indicó el profesor, presente en los altercados pero sin estar envuelto en ellos.

En la zona de Admiralty, el centro de la protesta y donde los manifestantes siguen bloqueando las sedes gubernamentales, los estudiantes se muestran pesimistas ante la oportunidad de diálogo ofrecida por el Gobierno anoche.

Según comentaron varios de ellos a Efe, el jefe del Ejecutivo local, Leung Chun-ying, sólo trata de ganar “tiempo” por lo que creyeron que ahora es el momento de organizarse mejor y resistir.

Las protestas continúan hoy más dispersadas y con un menor número de integrantes, a la espera de que los manifestantes y el Gobierno concreten detalles de cómo celebrarán el diálogo político que ambas partes acordaron esta madrugada tras una tensa medianoche en la que el jefe del Ejecutivo anunció que no iba a dimitir.

Hong Kong, 3 oct (EFE).- La Federación de Estudiantes de Hong Kong ha accedido esta madrugada a discutir sus reivindicaciones con el Gobierno de la ex colonia británica, tras seis días de protestas en los que reclaman más democracia.

En un comunicado, los representantes estudiantiles indicaron que aceptan entrevistarse públicamente con Carrie Lam Cheng Yuet-ngor, secretaria jefa de la Administración hongkonesa, pocas horas después de que el jefe ejecutivo de Hong Kong, Cy Leung Chun-ying, hubiera asegurado que no dimitiría del cargo, como exigen los estudiantes, aunque ofreció dialogar con ellos.

Pese a acceder a la reunión con Carrie Lam los estudiantes reiteraron que Leung debería dimitir.

“CY Leung ha perdido toda su integridad y ha traicionado la confianza que la gente tenía en él. No sólo ha negado a la gente una auténtica reforma política, sino que ordenó una represión violenta sobre los pacíficos manifestantes con gases lacrimógenos”, indicaron en el comunicado.

“Ahora, el centro del debate debe ser la reforma política”, subrayaron los líderes estudiantiles en su respuesta a la oferta negociadora, en la que advirtieron también de que no cesarán en su empeño hasta ver “un legítimo sufragio universal”.

Horas antes, el jefe ejecutivo de Hong Kong aseguró que no dimitirá del cargo pero que presentaría una iniciativa de diálogo.

Leung dijo en una conferencia de prensa a última hora de la noche que había nombrado a la “número dos” del gobierno local, Carrie Lam, para que dialogue con representantes de los estudiantes y discuta una reforma constitucional.

Sin embargo, luego precisó que ese diálogo sería dentro de los parámetros de la reforma electoral aprobada por las autoridades chinas.

Su comparecencia fue acogida con una mezcla de rechazo y desconfianza por parte de los manifestantes, y la Federación de Estudiantes se apresuró a pedir que el diálogo sea a puerta abierta y delante de los medios de comunicación, algo que aceptaron entrada la madrugada.

El anuncio de Leung se produjo pocos minutos antes de la medianoche hora local (16.00 GMT), cuando concluía el plazo dado por los estudiantes para que el responsable del gobierno local abandonara el cargo bajo la amenaza de comenzar a ocupar edificios administrativos.

Pero Leung aseguró que no piensa ceder a las peticiones de los manifestantes.

“No dimitiré”, afirmó.

Mientras, en las afueras de la sede del Gobierno de esta región administrativa especial china, centenares de ciudadanos recibían con abucheos las declaraciones de Leung, algunos acusándole de “comprar tiempo y no tomar decisiones”.

La comparecencia de Leung, acompañado de Carrie Lam, se produjo al final del quinto día de protestas en favor de una elección realmente democrática del próximo jefe ejecutivo de la ciudad, en 2017, que amenazan con bloquear el centro administrativo y financiero de la ex colonia británica.

La intervención de la máxima figura política de Hong Kong desactivó buena parte de la tensión acumulada en las últimas horas, con el ultimátum de los estudiantes acercándose a su plazo límite, mientras que las autoridades habían advertido de “serias consecuencias” y de medidas “firmes”, contra posibles actos violentos y un uso “apropiado” de la fuerza si fuera necesario.

El movimiento Occupy Central, uno de los protagonistas del movimiento junto a la Federación de Estudiantes, señaló que la comparecencia de Leung ha permitido a las dos partes “dar un paso atrás” y reducir la tensión, aunque “sigue sin resolver” la cuestión de cómo salir de la actual crisis.

La Federación de Estudiantes respondió con una carta a Carrie Lam en la que pidió que el diálogo sea a puerta abierta, “delante del público”, y también recalcó que Cy Leung “ha perdido su integridad y cualquier legitimidad”.

La intervención de Leung fue acogida con abucheos y todo tipo de exclamaciones negativas entre los miles de manifestantes por toda la ciudad, entre ellos varios cientos a las puertas de la sede del gobierno local, que acusaron al jefe ejecutivo de tratar de ganar tiempo y de intentar dividir al movimiento de protesta.

Algunos grupos, más desencantados, hicieron amago de cortar algunas vías o autopistas más, pero la mayoría les contuvo con el argumento de que eso era lo que buscaban las autoridades para enviar a la policía.

Las protestas, pacíficas y ordenadas, han puesto a la reforma política de Hong Kong en primera fila de la atención mundial, lo que ha incomodado notablemente al Gobierno chino, que ha visto como las fiestas nacionales de estos miércoles y jueves estaban dominadas por los manifestantes de su ciudad del sur.

Leung, de 60 años y en el cargo desde julio de 2012, es una figura poco apreciada en el territorio, ya que según varios analistas es percibido por la población como simple comparsa de los movimientos políticos de Pekín.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo