La coalición internacional bombardea al EI para frenar su avance hacia Kobani

Por Publimetro Colombia

Beirut, 1 oct (EFE).- Los aviones de la coalición internacional bombardearon hoy los alrededores de la ciudad kurda siria de Kobani en un intento de impedir la irrupción del grupo yihadista Estado Islámico (EI), mientras que por tierra las milicias kurdas siguen resistiendo.

Esta mañana, la aviación de la fuerza multinacional liderada por EEUU lanzó varios ataques aéreos contra posiciones de los yihadistas al este y al sureste de Kobani.

El viceministro de Asuntos Exteriores de la Administración autónoma kurda de Kobani, Idris Nuaman, aseguró a Efe por teléfono que estos bombardeos causaron muertos en las filas de los radicales, aunque no precisó su número.

El responsable político destacó que los aviones internacionales tuvieron como blanco un edificio donde estaban concentrados miembros del EI en la periferia meridional de la localidad.

Pese a los ataques de la coalición, los extremistas han continuado con su ofensiva y hoy intensificaron el lanzamiento de cohetes contra la ciudad.

Por su parte, los milicianos kurdos respondieron disparando proyectiles contra las zonas donde están apostados los militantes del EI al este de Kobani, sin que se sepa si ha habido víctimas.

Nuaman afirmó que, por el momento, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo están logrando contener a los combatientes yihadistas, que ayer llegaron a aproximarse a menos de tres kilómetros de la población desde su lado oriental.

Kobani es uno de los tres enclaves kurdos más importantes de Siria y lleva asediada por el EI desde el pasado 16 de septiembre, cuando los radicales iniciaron una ofensiva para hacerse con su dominio.

La ciudad es fronteriza por su parte norte con Turquía, desde donde entran suministros y refuerzos militares enviados por los kurdos en territorio turco.

Desde el interior de Kobani, el activista Mustafa Bali dijo a Efe en una conversación telefónica que, así como los miembros del EI han conseguido acercarse a menos de tres kilómetros desde el este, por el sur y el oeste los milicianos kurdos los están frenando y se encuentran a unos diez kilómetros de la urbe.

La ofensiva del EI contra Kobani ha originado un éxodo de refugiados kurdos a Turquía y a otras zonas de Siria que asciende a más de 200.000 personas, según las cifras del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Además, los extremistas han tomado el control desde el comienzo del ataque de al menos 325 pueblos de los alrededores.

Nuaman subrayó que, aunque la situación humanitaria es “difícil” en el interior de la población, ellos se han acostumbrado a vivir en estas condiciones porque el EI la lleva rodeando desde hace un año y ha atacado con anterioridad, aunque nunca de forma tan intensa como esta vez.

El viceministro hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que intervenga de inmediato para evitar que el EI entre en Kobani y ayude a los refugiados kurdos sirios que han tenido que escapar de sus casas en dirección al territorio turco.

En una entrevista con Efe, el presidente del Gobierno autónomo kurdo de Kobani, Anuar Muslem, explicó que esta zona es importante para el EI “porque es el símbolo de la Siria independiente”.

“Aquí antes vivían kurdos, turcomanos y armenios de forma pacífica, somos un símbolo y por eso nos atacan estos terroristas del EI”, indicó el presidente.

Las milicias kurdas han presentado una dura oposición a la expansión de los yihadistas en Irak y Siria, que a finales de junio proclamaron un califato en ambos países, donde se han hecho con el control de amplias áreas del norte y el centro.

Ayer, se cumplió una semana del inicio de la ofensiva aérea de EEUU y sus aliados árabes contra el EI en el suelo sirio.

En Siria, los kurdos se concentran, sobre todo, en la provincia de Al Hasaka (noreste), donde está la región autónoma kurda de Al Yazira, y en la provincia de Alepo (norte), donde se localizan Afrin y Kobani, y suponen el nueve por ciento de sus habitantes.

Beirut, 1 oct (EFE).- Es imposible detener el avance del Estado Islámico (EI) contra el enclave kurdo de Kobani, uno de los principales de Siria, con la ofensiva de la coalición internacional tal y como está planteada actualmente, considera el presidente de esta región, Anuar Muslem.

En una entrevista telefónica a Efe, Muslem confesó sus temores de que los yihadistas consigan al final irrumpir en Kobani, localidad fronteriza con Turquía. “Lucharemos hasta el final en cada calle, en cada casa, para no dejarles pasar, pero hay fuertes probabilidades de que lo hagan”, reflexionó.

En los últimos días, los yihadistas han llegado hasta casi las puertas de la urbe y se encuentran solo a unos pocos kilómetros, aunque los milicianos kurdos tratan de impedírselo.

En opinión de Muslem, la única manera de parar el progreso de los extremistas suníes sería que los aviones de la fuerza internacional liderada por EEUU bombardearan las armas pesadas y los tanques del EI desplegados en los alrededores de Kobani.

Esto daría ventaja a las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), que disponen de armamento menos sofisticado, para contraatacar al EI y evitar que avance sobre el terreno.

“¿Qué vamos a esperar (de la coalición)? Nosotros llevamos luchando contra el EI desde hace un año en Kobani y la coalición comenzó los bombardeos hace unos días”, lamentó el líder kurdo.

Muslem afirmó a Efe que la Administración Autónoma kurda de esta región ha solicitado ayuda a “todas las partes internacionales”, pero no ha recibido respuesta.

También “hemos mantenido contactos con el Parlamento de Turquía para que nos respalden y envíen armas, pero todavía estamos esperando”, subrayó.

Está previsto que la asamblea parlamentaria turca debata y apruebe mañana la petición del Gobierno de Ankara de prorrogar el permiso para poder llevar a cabo operaciones militares en Siria e Irak contra los radicales.

Frente a la falta de respuesta a sus llamamientos, Muslem resaltó el apoyo prestado por “los hermanos kurdos de Turquía que han cruzado a Siria para proteger Kobani”.

Gracias a este respaldo, “la situación humanitaria dentro de la población es normal porque entra comida desde el territorio turco”, con el que limita Kobani por su parte norte, pese a que el cerco de los yihadistas desde sus lados este, oeste y sur dura ya dos semanas.

El inicio de la ofensiva del EI contra esta región, una de las tres que componen la administración autónoma del Kurdistán sirio, junto a Afrin y Al Yazira, se produjo una semana antes del comienzo de los bombardeos de la coalición internacional contra posiciones de los extremistas en Siria.

El ataque del EI, que ha tomado el control de unos 325 pueblos en las afueras de Kobani, ha originado un éxodo de refugiados a Turquía y otros lugares de Siria, que asciende a más de 200.000 desplazados, según los cálculos de la ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Para Muslem, Kobani es importante para el EI “porque es el símbolo de la Siria independiente”.

“Aquí antes vivían kurdos, turcomanos y armenios en calma y de forma pacífica, somos un símbolo y por eso nos atacan estos terroristas del EI”, se quejó el presidente.

Los yihadistas proclamaron un califato en Irak y Siria a finales de junio, donde han conquistado amplias zonas del norte y el sur de ambos estados.

Los kurdos, tanto en el suelo sirio como en el iraquí, han opuesto una dura resistencia al progreso del EI.

En Siria, los kurdos se concentran, sobre todo, en la provincia de Al Hasaka (noreste), donde está la región de Al Yazira, y en la provincia de Alepo (norte), donde se localizan Afrin y Kobani, y suponen el 9 por ciento de los habitantes del país.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo