El BM remarca que la "batalla" contra ébola refleja la lucha contra la desigualdad

Por Publimetro Colombia

Washington, 1 oct (EFE).- El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, reconoció hoy que la respuesta global al brote del ébola ha sido “inadecuada” y afirmó que su combate encarna “la batalla contra la desigualdad” económica en la que se ha embarcado el organismo.

Kim recordó que en los países desarrollados existe “el conocimiento e infraestructura para tratar a los enfermos y contener el virus existe”, pero que “hemos sido incapaces de hacer que estos avances llegaran a la gente de escasos recursos en Guinea, Liberia y Sierra Leona”.

Por ello, subrayó que miles de personas mueren porque “en la lotería del nacimiento, lo hicieron en el lugar equivocado”.

En un acto en la Howard University de Washington, una de las universidades de mayor tradición afroamericana de EE.UU., el presidente del BM, doctor y antropólogo de formación, recordó un reciente estudio de la ONG Oxfam que indica que las 85 personas más ricas del mundo cuenta con la misma riqueza que los 3.600 millones más pobres.

Kim ha marcado como objetivo desde su llegada a la primera institución de desarrollo global el combate contra la desigualdad a través de la eliminación de la pobreza extrema (aquellas personas que viven con menos de 1,25 dólares al día) en el mundo para 2030 y el impulso de la prosperidad compartida para el 40 % de los más pobres en los países en desarrollo.

Los últimos cálculos del BM sitúan a la población mundial en situación de pobreza extrema en torno a los 1.300 millones de personas.

Sobre la epidemia del ébola, reconoció que “hasta ahora, la respuesta (al brote) ha sido inadecuada”, aunque celebró que en las últimas semanas tanto Estados Unidos como los Gobiernos de Reino Unido y Francia han elevado sus recursos para detener la expansión del brote.

El brote de ébola se ha cobrado ya la vida de más de 3.000 personas en Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia y 10.000 más podrían haber sido ya infectadas.

De acuerdo al BM, el impacto económico del ébola podría ser “catastrófico” en los tres países epicentro de la epidemia y cifrarse en más de 800 millones de dólares para 2015.

Kim lamentó, asimismo, que el brote llegue tras una década de crecimiento sostenido en el continente africano, al advertir que la mejor manera de disminuir la desigualdad es fomentando la creación de empleo y oportunidades.

El ébola y la desigualdad serán dos de los principales temas que ocupen la agenda de la reunión anual del BM, que organiza junto al FMI, a realizarse la próxima semana en Washington.

El organismo internacional ha comprometido más de 400 millones de dólares para ayudar a los Gobiernos de Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona para fortalecer sus sistemas sanitarios y ha colaborado en el envío de personal especializado en enfermedades contagiosas.

“Si no detenemos el ébola, se extenderá a otros países”, dijo Kim, al recordar que precisamente este martes se confirmó el primer caso de ébola diagnosticado en Estados Unidos y apuntó que los escenarios más negativos hablan de que podría llegarse hasta los 1,4 millones de personas infectadas.

Las palabras de Kim fueron bien recibidas por las organizaciones no gubernamentales, y Nicholas Mombrial, director de Oxfam en Washington, coincidió en que el “problema subyacente es de desigualdad”.

“Pero, más allá de la prometedora respuesta, el Banco Mundial debe jugar un papel a la hora de encarar realidades estructurales que hacen más difícil para aquellas personas en países en desarrollo acceder a la atención sanitaria básica”, aseguró en un comunicado enviado a Efe tras el discurso de Kim.

“Es crucial que los donantes aprendan la lección”, subrayó Mombrial, “y realicen compromisos financieros a largo plazo que apoye a estos países para desarrollar servicios de salud pública que puedan hacer frente a desastres como el ébola”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo