El TPIR confirma la cadena perpetua para 4 responsables del genocidio ruandés

Por Publimetro Colombia

Nairobi, 29 sep (EFE).- El Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) confirmó hoy la pena de cadena perpetua impuesta a cuatro antiguos altos cargos ruandeses por su responsabilidad en el genocidio de 1994.

Los condenados son los ex ministros Edouard Karemera (Interior) y Callixte Nzabonimana (Juventud), el capitán y antiguo “número dos” de los servicios secretos Ildéphonse Nizeyimana y el ex presidente del Movimiento Republicano Nacional para el Desarrollo y la Democracia Matthieu Ngirumpatse, informó el TPIR en un comunicado.

Nizeyimana está considerado como uno de los principales responsables del genocidio que acabó con la vida 800.000 personas -la mayoría, de etnia tutsi- entre los meses de abril y junio de 1994, mientras que a los otros tres acusados se les atribuye una participación decisiva.

El capitán de las Fuerzas Armadas -detenido en Uganda en octubre de 2009- planificó y ordenó a sus soldados la matanza de miles de personas, entre ellas “la antigua reina de Ruanda, Rosalie Gichanda, una figura simbólica para todos los tutsis”, según la acusación.

Nizayimana, condenado por genocidio y crímenes contra la humanidad, pertenecía al círculo próximo al presidente Juvenile Habyariman, cuyo asesinato fue el detonante del genocidio ruandés.

Los dos antiguos ministros cuya condena también ha sido confirmada hoy formaron parte del Gabinete de Habyariman y también del Gobierno interino que se formó días después de que éste muriera.

El TPIR los consideró culpables de participar en los múltiples asesinatos cometidos en Kigali el 12 de abril de 1994 y de incitar directa y públicamente al genocidio en diferentes partes del país, actos en los que también estuvo implicado Ngirumpatse.

El Gobierno interino dirigió Ruanda durante un centenar de días, en los que cerca de 800.000 tutsis y hutus moderados fueron masacrados, con machetes y armas de fuego, por milicias, soldados del Ejército y población civil.

Al término de cien días, las milicias tutsis del Frente Patriótico de Ruanda (FPR) ocuparon Kigali y se hicieron con el Gobierno, que aun retiene su líder, el presidente Paul Kagame.

Situado en Arusha, en el norte de Tanzania, el TPIR se constituyó en 1994 para juzgar a los máximos responsables de planificar y llevar a cabo el genocidio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo