Forenses acceden a la zona de la tragedia aérea pero salen por los combates

Por Publimetro Colombia

Kiev, 31 jul (EFE).- Dos semanas después de la tragedia del avión malasio con 298 personas a bordo en el este de Ucrania, forenses internacionales pudieran llegar hoy a la zona para iniciar una investigación pero se vieron obligados a abandonarla por los combates.

Al mismo tiempo, el Parlamento ucraniano aprobó el próximo despliegue de una misión policial acordada con Holanda y Australia, los dos países que más víctimas tuvieron en el siniestro, para garantizar la seguridad de los investigadores en el lugar, donde aún quedan restos de decenas de víctimas.

“La misión de observadores de la OSCE ha llegado al lugar del siniestro del MH17 acompañada de cuatro expertos (forenses) holandeses y australianos. Se empleó una nueva ruta” de acceso, anunció la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa.

No fue fácil, ya que los combates entre los rebeldes prorrusos y las fuerzas gubernamentales ucranianas no han cesado en la zona, en la que los milicianos utilizaron hoy las temibles lanzaderas de misiles Grad, según el Ministerio del Interior de Kiev.

Una vez el convoy con tres vehículos alcanzó el campo donde cayó el pasado día 17 el avión de Malaysia Airlines, con 298 personas a bordo -la mayoría holandeses y australianos-, situado frente a la pequeña localidad de Grabovo, los expertos guardaron un minuto de silencio por las víctimas y comenzaron a trabajar sobre el terreno.

Poco después, varios proyectiles disparados por morteros explotaron a unos cien metros del lugar donde trabajaban los cuatro forenses, por lo que “los miembros de la misión se vieron obligados a abandonar la zona de la tragedia” y regresar a Donetsk, informó una fuente separatista a la agencia rusa Interfax.

“Nosotros arriesgamos a nuestra gente para que la misión de la OSCE pudiera hacer su trabajo. Fuimos nosotros quienes garantizamos su seguridad”, mantuvo el viceprimer ministro rebelde, Vladímir Antiuféev.

Los expertos “podrán empezar a trabajar cuando los valerosos soldados ucranianos liberen ese territorio”, replicó el consejero del Ministerio de Interior ucraniano Antón Gueráschenko.

Ucrania había anunciado por la mañana que suspendía por un día sus “acciones de combate, a excepción de la defensa de sus posiciones de las agresiones” del enemigo, para permitir un corredor seguro para los forenses, por petición expresa del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Una vez que el grupo abandonó la zona, el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, informó por teléfono a sus colegas holandés y australiano de que la misión había sido un éxito.

La inspección de los expertos internacionales fue definida como una visita de reconocimiento, pero los países afectados confían en la pronta repatriación de los cuerpos que aún no han sido encontrados.

La ministra de Exteriores australiana, Julie Bishop, mencionó que la zona del desastre podría albergar aún hasta 80 cadáveres de tripulantes y pasajeros del aparato de Malaysia Airlines presuntamente derribado por un misil.

El próximo paso debería ser el despliegue de la misión policial internacional acordada esta semana por Ucrania con Holanda y Australia, que podría incluir a casi un millar de agentes, y que fue ratificada hoy por la Rada Suprema o Parlamento en Kiev.

En ese sentido, el primer ministro malasio, Najib Razak, aseguró hoy durante su visita a Holanda que un grupo de 68 policías del país asiático han llegado a Kiev para colaborar en la investigación.

También hoy se personó en Kiev una delegación de la agencia federal de aviación de Rusia, Rosaviatsia, que expresó su interés en desplazarse al lugar de la tragedia para examinar los restos del avión.

Mientras, representantes del Grupo de Contacto para la crisis ucraniana -que incluye a Ucrania, Rusia y la OSCE- celebraron hoy una nueva ronda de consultas en Minsk en busca de vías de solución del conflicto.

Las tres partes acordaron que se mantendrá un alto el fuego en la ruta utilizada hoy por los expertos internacionales para llegar a la zona del siniestro del avión malasio, según las agencias rusas.

Bruselas, 31 jul (EFE).- Los forenses internacionales que accedieron hoy a la zona donde cayó el avión malasio siniestrado hace dos semanas en el este de Ucrania recogieron 25 muestras de ADN y 27 objetos personales de víctimas, informó hoy el Gobierno de Holanda.

En un comunicado, el Ejecutivo dijo de que el grupo de expertos forenses consiguió acceder hoy al lugar del siniestro, pese a las hostilidades entre las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos.

Los forenses, holandeses y australianos, accedieron a ese área acompañados por un equipo de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Mañana, viernes, los expertos holandeses intentarán volver a acceder a la zona, esta vez el equipo al completo, agregó la fuente.

El jefe de la misión de repatriación, Pieter-Jaap Aalbersberg, destacó que la situación de seguridad en la zona “es muy inestable”.

Aalbersberg rehusó dar una fecha para el fin de los trabajos en el área del siniestro, que calificó de “muy complejos”, aunque dijo que, de tener acceso ilimitado, podrían concluirse “en el plazo de una semana”.

Un total de 298 personas, 195 de ellas holandesas, perecieron en el siniestro del avión de Malaysia Airlines, presuntamente abatido por un misil el pasado día 17 en territorio ucraniano controlado por los separatistas prorrusos.

El primer ministro malasio, Najib Razak, llamó hoy tanto a Ucrania como a las fuerzas separatistas “a poner fin a las hostilidades dentro y fuera del lugar de la caída” del avión.

En rueda de prensa tras reunirse en La Haya con su homólogo holandés, Mark Rutte, el mandatario malasio reclamó el “respeto a la integridad de la zona para que la investigación pueda proceder”.

El equipo de forenses y miembros de la OSCE que accedieron hoy al lugar se vieran sorprendidos por fuego de artillería procedente de una zona próxima, en la que siguieron los combates.

Rutte declaró que tanto para él como para su homólogo malasio la repatriación de cadáveres “sigue teniendo máxima prioridad”.

Explicó que Holanda ha asumido un papel de “liderazgo” en la repatriación de cuerpos y el trabajo forense.

“Le debemos a los países cuyos nacionales perdieron la vida en el desastre trabajar lo más rápido y cuidadosamente posible”, añadió.

La pasada semana, 227 ataúdes con restos humanos del siniestro fueron trasladados al aeropuerto holandés de Eindhoven procedentes de Ucrania.

Los cuerpos están siendo identificados en una nave industrial en Hilversum (norte de Holanda), donde el primer ministro malasio participó hoy en una ofrenda floral en memoria de las víctimas.

Bruselas, 31 jul (EFE).- El primer ministro malasio, Najib Razak, hizo hoy un llamamiento para el fin de las hostilidades en el lugar donde perecieron 298 personas tras el presunto derribo de un vuelo de Malaysian Airlines en territorio ucraniano controlado por separatistas prorrusos el 17 de julio.

“Llamamos tanto a los ucranianos como a las fuerzas separatistas a poner fin a las hostilidades dentro y fuera del lugar del accidente”, dijo Razak en una rueda de prensa tras reunirse en La Haya con el primer ministro holandés, Mark Rutte.

El mandatario malasio reclamó “respeto a la integridad de la zona para que la investigación pueda proceder”.

“El largo camino hacia la Justicia comienza con este paso”, afirmó.

Un equipo de 68 policías malasios llegó hoy a Kiev para trabajar en cooperación con los equipos australianos y holandeses que están en la zona intentando asegurar el lugar del siniestro.

Razak hizo el llamamiento al fin de la violencia después que un grupo de expertos internacionales y observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) se vieran sorprendidos por fuego de artillería procedente de una zona próxima en la que combaten fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos.

Varios proyectiles disparados por morteros explotaron a unos cien metros del lugar donde trabajaban los cuatro expertos holandeses y australianos, según el testimonio de un periodista de la agencia rusa RIA Nóvosti que acompaña al grupo liderado por la OSCE.

Por su parte, Rutte señaló que tanto para él como para su homólogo malasio, la repatriación de cadáveres “sigue teniendo máxima prioridad”.

Explicó igualmente que Holanda ha tomado un papel de “liderazgo” en la repatriación de cuerpos y trabajo forense.

“Se lo debemos a los países cuyos nacionales perdieron la vida en el desastre trabajar lo más rápido y cuidadosamente posible”, añadió Rutte.

La pasada semana, 227 ataúdes con restos humanos del accidente fueron trasladados al aeropuerto holandés de Eindhoven procedentes de Ucrania.

Los cuerpos están siendo identificados en una nave industrial en Hilversum (norte de Holanda), donde el primer ministro malasio depositó hoy una ofrenda floral en memoria de las víctimas. También firmó en el libro de condolencias.

Las autoridades holandeses aumentaron hoy el número de muertos nacionales a 196 personas después de comprobarse que algunos pasajeros que se creían de otra nacionalidad se revelara que tenían pasaporte neerlandés.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo