Santos advierte a las guerrillas que los ataques a la población civil son "inaceptables"

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 30 jul (EFE).- El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, advirtió hoy a las FARC y el ELN que son “inaceptables” sus ataques contra la infraestructura del país porque afectan a la población civil y el medioambiente.

Al referirse a los recientes atentados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) contra el transporte de petróleo, acueductos y torres de transmisión de energía, el presidente afirmó que se trata de una actitud que es “absolutamente condenable”.

Según el mandatario, esos atentados “afectan primordialmente a la población civil y dentro de la población civil a la gente más vulnerable y más necesitada y eso es totalmente inaceptable”.

Santos, que presidió hoy un consejo de seguridad en Buenaventura, ciudad portuaria del Pacífico afectada por un atentado de las FARC que dejó sin electricidad a unas 400.000 personas, afirmó que aunque haya negociaciones de paz en medio de la guerra, la población civil debe ser mantenida al margen del conflicto.

“Por eso quiero hacerle nuevamente esa advertencia a las FARC y al ELN: el pueblo colombiano no acepta los ataques contra la población civil, los ataques que afecten la población civil y que afecten nuestro medioambiente”, dijo.

El presidente agregó que si las FARC negocian con el Gobierno en Cuba un acuerdo que ponga fin al conflicto y el ELN ha mantenido contactos exploratorios con el mismo propósito, “lo consecuente son gestos de paz y no acciones contra la población civil, y que eso quede muy claro”.

“Les vamos a advertir allá en La Habana a quienes están comandando estas organizaciones que esa actitud no es para nada aceptable ni consecuente con las conversaciones que hemos venido adelantando”, enfatizó.

Este mes, las FARC obligaron a los conductores de 29 camiones cisterna a derramar el crudo que transportaban por una carretera del departamento de Putumayo (suroeste), limítrofe con Ecuador, lo que contaminó ríos y otras fuentes de agua, y el pasado fin de semana dinamitaron el acueducto del Ariari, en el departamento del Meta (centro) que surtía de agua unas 16.000 personas de tres municipios.

Según el mandatario, mientras no se firme el fin del conflicto, el país está en guerra con los grupos armados ilegales, pero aclaró que “la guerra es entre combatientes” y “no es contra la población civil”.

El martes, Santos se refirió también a los ataques guerrilleros y advirtió a las FARC de que el diálogo de paz en Cuba “puede terminar” si esa guerrilla persiste en la escalada terrorista.

En otro discurso en la población de Palmira, también en el Valle del Cauca, el mandatario afirmó que les ha dicho a las FARC y al ELN que “la paciencia del pueblo colombiano no es infinita”.

Al rechazar las acciones de las FARC que perjudican a la población civil y al medio ambiente, Santos añadió que “eso no puede continuar”.

Agregó que fue al santuario de Cristo Milagroso de Buga (suroeste) a darle las gracias y a pedirle “las cuatro virtudes de un buen gobernante: fortaleza, justicia, prudencia, pero sobre todo templanza”.

“Esa templanza que debo tener frente a esos ataques de las FARC. Y por eso le pedí al Milagroso que me diera templanza para continuar este proceso. Se requiere mucha templanza frente a esos actos irracionales”, puntualizó el Presidente Santos.

Bogotá, 30 jul (EFE).- El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Luis Augusto Castro, pidió hoy que no se paralicen los diálogos de paz entre el Gobierno y las FARC como consecuencia del aumento de los ataques por parte de la guerrilla contra las infraestructuras del país.

“Las escaladas de violencia deben resolverse naturalmente con la ayuda del Ejército, pero el proceso de paz hay que seguirlo”, dijo el prelado en rueda de prensa en Bogotá.

Monseñor Castro, arzobispo de la central ciudad de Tunja y quien se reunió el pasado fin de semana con los negociadores del Gobierno y la guerrilla en La Habana, envió “ánimo” al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para continuar con el proceso de paz, que definió como “único”.

“Escaladas de violencia ha habido muchísimas a lo largo de todos estos años de guerra en Colombia pero este proceso de paz es único (…), entonces pues obviamente decimos al presidente que ánimo porque tiene a todo el pueblo colombiano esperando la paz por el camino del diálogo”, aseguró el prelado.

Monseñor Castro salió así al paso del debate abierto este miércoles en Colombia por las últimas acciones violentas de las FARC, que en este mes ha atacado camiones cisterna que transportan crudo, acueductos y la infraestructura energética del país, ocasionando grandes daños ambientales.

El último de esos ataques se produjo la noche del lunes, cuando las FARC dinamitaron una torre eléctrica que dejó sin suministro al puerto de Buenaventura (suroeste), el más importante que Colombia tiene sobre el océano Pacífico, lo que afectó a 400.000 personas que aún no han recuperado el servicio.

Santos, quien se desplazó este miércoles a Buenaventura, dijo tras conocer el suceso que el proceso de paz con las FARC “puede terminar” si este grupo armado continúa con los ataques terroristas.

“Por más que haya todos estos ataques, que son lamentables, y constituyen un gran desafío para las Fuerzas Armadas, el proceso de paz hay que seguirlo porque es un compromiso muy importante”, aseveró el arzobispo de Tunja.

En opinión del prelado, las guerrillas de las FARC y el ELN, que también ha intensificado sus ataques, buscan con esos atentados “hacer ver que tienen capacidad y que en la mesa se puedan sentir mas fuertes”.

Acerca de la polémica sobre la representación que las víctimas del conflicto armado tendrán en la mesa de La Habana, donde distintos sectores colombianos aseguran ser marginados, el presidente de la Conferencia Episcopal pidió no lanzar críticas antes de que se formen las delegaciones que participarán en el proceso de paz.

“Es como si nos quejáramos antes de formar la selección de fútbol de Colombia de quien está y quien no está. Puede haber sucedido en los foros (sobre las víctimas) que algunas voces no se hayan podido escuchar claramente, pero hay que distinguir los foros de la mesa de negociación”, señaló el jerarca de la Iglesia católica.

Esos foros, organizados por el Centro de Pensamiento de la estatal Universidad Nacional y la ONU, tienen como objetivo aglutinar propuestas que se presentarán en la Habana a través de cinco delegaciones representativas de las víctimas, y concluirán con la celebración la próxima semana del foro nacional en Cali (suroeste).

La primera de las delegaciones participará el próximo 16 de agosto en el cuarto de los cinco puntos que consta la agenda de paz en la capital cubana, referido al reconocimiento de las víctimas del conflicto colombiano.

Bogotá, 30 jul (EFE).- El procurador de Colombia, Alejandro Ordóñez, pidió hoy una respuesta contundente del presidente Juan Manuel Santos frente a los últimos atentados de la guerrilla de las FARC, que ha incrementado sus ataques contra la infraestructura del país.

La escalada de violencia provocó incluso que el martes el mandatario advirtiera a la guerrilla de que el proceso de paz entre ambos “puede terminar” si continúan realizando ataques terroristas.

“El señor presidente ha actuado y ha manifestado la preocupación que tiene el país, es indudable que esas advertencias y en la medida que se reiteren deben ser con una decisión contundente y enérgica de parte del señor presidente de la república”, señaló Ordóñez en un foro sobre recursos hídricos en Bogotá.

Así, el funcionario se mostró partidario de apoyar al presidente en una eventual cambio en los diálogos de paz entre el Gobierno y las FARC que se desarrollan desde noviembre de 2012 en La Habana, y que ahora se cuestionan a raíz de los últimos ataques de la guerrilla.

Y es que en las últimas semanas este grupo armado ha perpetrado ataques contra camiones cisterna que transportan crudo, contra acueductos y contra la infraestructura energética del país, ocasionando grandes daños ambientales.

Uno de los más recientes se produjo la noche del lunes, cuando las FARC dinamitaron una torre eléctrica que dejó sin suministro al puerto de Buenaventura (suroeste), el más importante que Colombia posee sobre el océano Pacífico, lo que afectó a 400.000 personas que aún no han recuperado el servicio.

La gravedad de este último ataque provocó que el presidente celebrara hoy un consejo de ministros en Buenaventura, desde donde mandó un mensaje a las FARC y al ELN, la segunda guerrilla del país, que también ha aumentado sus ataques en las últimas semanas.

“Quiero hacerle nuevamente esa advertencia a las FARC y al ELN: el pueblo colombiano no acepta los ataques contra la población civil, los ataques que afecten la población civil y que afecten nuestro medioambiente”, dijo.

De igual forma, se refirió a las consecuencias que esta situación generará en el proceso de paz.

“Les vamos a advertir allá en La Habana a quienes están comandando estas organizaciones que esa actitud no es para nada aceptable ni consecuente con las conversaciones que hemos venido adelantando”, enfatizó Santos.

Así las cosas, el procurador no se quedó atrás y aseguró que “debe haber una decisión contundente y enérgica” por parte del mandatario para responder a la escalada de violencia de la guerrilla.

“Estos episodios no son nuevos, son habituales, son reiterados, si se quieren son constantes”, indicó Ordóñez.

Asimismo, el funcionario se refirió al tema de las víctimas, cuarto punto de la agenda del proceso de paz que comenzará a debatirse en Cuba el próximo 11 de agosto.

Este es otro elemento de polémica, pues las FARC han criticado en varios pronunciamientos públicos que se les esté señalando como máximos victimarios del conflicto armado colombiano al dejar en segundo plano la violencia cometida por paramilitares y el Estado.

“Es inadmisible que se pretenda diluir la condición de victimarios de las FARC”, subrayó Ordóñez.

Asimismo, afirmó que a la mesa de negociación de La Habana no deberían acudir “víctimas genéricas” del conflicto, sino únicamente afectados por la violencia ejercida por las FARC, ya que, en caso contrario, se estaría dando “una bofetada al proceso de paz”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo