El presidente del Kurdistán iraquí defiende el control kurdo de Kirkuk

Por Publimetro Colombia

Bagdad, 27 jun (EFE).- El presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, defendió hoy el control kurdo de la ciudad petrolera de Kirkuk y otras zonas de Irak, en manos de las fuerzas kurdas o “peshmerga” desde hace dos semanas.

En una rueda de prensa en la capital regional, Erbil, y en compañía del ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, Barzani dio por resuelto el caso de las zonas disputadas con el Gobierno central de Bagdad tras la entrada en ellas de las tropas kurdas.

“El Kurdistán ha aguantado más de diez años sin aplicar el artículo 140 de la Constitución iraquí, a la espera de resolver el caso de las zonas disputadas con el Gobierno central, pero todo ha sido en vano”, afirmó Barzani.

El dirigente consideró que ese artículo, que estipula un referéndum en Kirkuk sobre su incorporación a la región del Kurdistán, “ya no se necesita tras la entrada de los peshmerga”.

“No vamos a hablar más de ese asunto”, apostilló.

Dicho referéndum debería haberse celebrado en 2007, pero las discrepancias políticas lo postergaron sine díe.

Barzani reiteró que esas zonas estaban bajo el control de las fuerzas gubernamentales hasta que estas se retiraron después de la toma el pasado día 10 de la ciudad de Mosul, en el norte, por parte de los insurgentes.

“Nos vimos obligados a mandar tropas para proteger esas áreas y evitar que cayeran en manos de terroristas”, afirmó el presidente del Kurdistán.

Además de Kirkuk, tomada el día 12, las fuerzas kurdas dominan la localidad de Al Tuz, en la provincia de Saladino (al norte de Bagdad); la de Sahl, en la provincia septentrional de Nínive; y varias partes de la de Diyala (noreste).

Hague apuntó que su país no va a intervenir en un nuevo gobierno en Irak y que existe “una tendencia general de suníes, kurdos y muchas partes de los chiíes para formar un Ejecutivo”.

El ministro británico llegó hoy a Erbil después de reunirse ayer con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, y con otros líderes en Bagdad para intentar buscar una solución a la crisis.

Bagdad, 27 jun (EFE).- Unas 10.000 personas han abandonado el pueblo de Qaraqosh, de mayoría cristiana en el norte de Irak, y se han desplazado a la región autónoma del Kurdistán huyendo de la violencia, informó hoy el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

En un comunicado, la agencia de la ONU señaló que numerosos residentes de Qaraqosh, muchos de ellos mujeres y niños, han llegado en los últimos dos días en autobuses, coches y taxis al Kurdistán.

La mayoría permanece actualmente en la capital de esa región, Erbil, con familiares y en escuelas y otros centros, y no llevan muchas de sus pertenencias debido a la rapidez con la que salieron de sus hogares.

Varios proyectiles de mortero cayeron esta semana en Qaraqosh, un histórico pueblo asirio de unos 50.000 habitantes que también se conoce por el nombre de Bajdida o Al Hamdaniya.

Está situado a unos 30 kilómetros al sureste de Mosul, la segunda ciudad de Irak cuyo control fue tomado hace unas dos semanas por el extremista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), que junto a otros grupos insurgentes suníes amenaza con conquistar otras partes del país.

El ACNUR proporcionó anoche colchones, mantas y productos de higiene entre los desplazados.

El número creciente de desplazados al Kurdistán, que asciende actualmente a unos 300.000 iraquíes de la provincia septentrional de Nínive y otros sitios, requerirá más ayuda humanitaria, según el ACNUR.

La falta de duchas, aire acondicionado y cuidado médico entre los desplazados, que tienen que soportar altas temperaturas de más de 40 grados a diario, son algunos de los problemas registrados en la zona.

La agencia de la ONU está buscando financiación por valor de 64,2 millones de dólares para dar cobijo a esas personas, como parte de un paquete más amplio de 312 millones.

Naciones Unidas calcula que alrededor de 1,2 millones de iraquíes se han visto obligados a abandonar sus casas por la violencia, sobre todo en las provincias de Nínive y Al Anbar (oeste).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo