La máxima autoridad chií presiona a Al Maliki para negociar con las fuerzas iraquíes

Por Publimetro Colombia

Bagdad, 27 jun (EFE).- La máxima autoridad chií en Irak, el ayatolá Ali al Sistani, presionó hoy al primer ministro del país, Nuri al Maliki, y al resto de fuerzas políticas para lograr un acuerdo antes del próximo martes.

En nombre de Al Sistani, el jeque Abdel Mahd al Kardalai pronunció el sermón de los viernes en la ciudad santa chií de Kerbala e insistió en la necesidad de un acuerdo antes de que el martes se reúna por primera vez el nuevo Parlamento surgido de los comicios de abril pasado.

Al Sistani consideró que la próxima elección de los jefes de Gobierno, Parlamento y República en el Parlamento será “la entrada a la solución política de la crisis actual que atraviesa el país”.

En cambio, Al Maliki se mantiene firme en su rechazo de un Gobierno de unidad nacional, como han pedido múltiples voces locales e internacionales a lo largo de estas dos semanas.

En un discurso en Bagdad tras reunirse con líderes militares, el primer ministro explicó que un Gobierno de coalición nacional “iría en contra de la voluntad del pueblo” que votó en las legislativas.

La formación de Al Maliki, el Estado de Derecho, obtuvo el mayor número de escaños en los comicios, pero no tiene la mayoría necesaria para gobernar en solitario y debe aliarse con otros grupos.

Las negociaciones para formar un gabinete son complicadas, dado que la oposición y sus tradicionales socios chiíes rechazan un tercer mandato de Al Maliki, al que acusan de promover el sectarismo en el país.

Mientras, continúan los choques armados en el país sin un atisbo de solución.

Al menos trece personas murieron hoy y veintisiete resultaron heridas en enfrentamientos y bombardeos aéreos en las localidades de Tikrit, Biyi y Baquba, al norte de Bagdad, informaron a Efe fuentes policiales.

Además, diferentes organizaciones de derechos humanos denunciaron las ejecuciones sumarias en Irak.

Human Rights Watch (HRW) advirtió de que los yihadistas del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) habrían matado a entre 160 y 190 hombres en dos sitios de Tikrit, entre los días 11 y 14 de junio, tras analizar varias fotografías difundidas por ese grupo.

El número de fallecidos podría ser mayor, según la organización de derechos humanos, debido a la dificultad de localizar los cuerpos y acceder a las zona de los hechos.

Amnistía Internacional aseguró que, de acuerdo con sus investigaciones, las fuerzas del Gobierno y las milicias chiíes han ejecutado extrajudicialmente a decenas de detenidos en las ciudades de Tal Afar, Mosul y Baquba.

Huyendo de la violencia, unas 10.000 personas han abandonado el pueblo de Qaraqosh, de mayoría cristiana y en el norte de Irak, y se han desplazado a la región autónoma del Kurdistán, informó el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Qaraqosh, un histórico pueblo asirio de unos 50.000 habitantes, está viviendo una situación de especial violencia en los últimos días, agravada por la caída de proyectiles de mortero esta semana.

El número de desplazados al Kurdistán asciende actualmente a unos 300.000 iraquíes procedentes de la provincia septentrional de Nínive y otros lugares, lo que hace necesaria una ayuda humanitaria urgente aproximada de 64,2 millones de dólares, pidió ACNUR.

Frente al caos en Irak, el Kurdistán se mantiene en calma.

Su presidente, Masud Barzani, defendió el control kurdo de la ciudad petrolera de Kirkuk y otras zonas de Irak, en manos de las fuerzas kurdas o “peshmerga” desde hace dos semanas.

Durante una rueda de prensa en Erbil en compañía del ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, Barzani dio por resuelto el caso de las zonas disputadas con el Gobierno central de Bagdad tras la entrada en ellas de las tropas kurdas.

Dijo que ya no hay necesidad de realizar un referéndum, una medida que nunca se ha llevado a cabo por discrepancias políticas, a pesar de que lo establece la Constitución.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo